Los Paradigmas

Juan Manuel Jaramillo

Juan M. Jaramillo

Mi invitación es para los jóvenes y para todos los ciudadanos a ser políticamente activos. Estoy de acuerdo que encontrar buenos políticos es como encontrar una aguja en un pajar. ¡Actívense! pero con criterio. Clic para tuitear

Juan M. Jaramillo

Desconozco que tan infructuosos pueden ser mis esfuerzos por llegarle a una audiencia juvenil, y sabemos que consumen mucho más contenido audio-visual que escrito. Sin embargo hago esta columna con el ánimo de llegar a ellos haciendo ejemplos prácticos para explicar mi punto de vista.

Vamos a hablar de paradigmas en esta ocasión.

Un paradigma es una idea arraigada en nuestras mentes cuyo origen desconocemos o, para tener un ejemplo bien coloquial, es cuando decimos “Eso siempre se ha hecho así”

Para explicar cómo nace un paradigma les contaré lo siguiente, en algún experimento pusieron a 5 monos enjaulados un tentador racimo de bananos en el tope de una escalera. Imagínense no más lo que será para estos animales tener un racimo de suculentos bananos a su alcance, con la única condición de subir la escalera.

Los científicos se idearon bastante bien este experimento, así que cuando al primer mono se le dio por subir a tomar un banano, a los 4 que quedaban abajo los mojaron con agua fría, nada placentero para ellos.

Cada vez que un mono subía a coger un banano, los demás eran bañados con agua helada, así que al cabo de un corto tiempo empezó el descontrol. Cada vez que uno de los miembros de aquel grupo empezaba a subir la escalera los demás reaccionaban golpeándolo para impedir que subiera y como consecuencia, recibir un baño de agua fría. Al cabo de un tiempo ya ninguno volvió a intentar subir la escalera, pues sabía que sería reprendido por sus compañeros.

Los científicos entonces reemplazaron a uno de los 5 miembros originales por un mono nuevo en la jaula, ¿qué creen ustedes que sucedió apenas ingresó y vio el racimo de bananos? Pues sí, intentó ir por alimento y lo que recibió a cambio fue una golpiza de sus compañeros, lo mismo sucedía cada vez que intentaba emprender aquella hazaña. Como consecuencia nunca más lo intentó, así que reemplazaron a otro miembro del grupo y sucedió exactamente lo mismo. Continuaron este ejercicio hasta que los 5 miembros del grupo fueron reemplazados, de manera que a pesar que ninguno de ellos había sido bañado con agua helada, en ninguna ocasión, cada vez que alguno de los miembros intentaba subir por la escalera, los demás le daban su respectiva golpiza para evitar que subiera.

En conclusión, si tomáramos a alguno de los 5 habitantes de aquella jaula y le preguntáramos, ¿por qué es que reprenden a alguno de los monos cada vez que intenta subir por la escalera a tomar un banano?, ¿Cual creen que sería la respuesta?

“Es que aquí siempre ha sido así”

Esta anécdota fantástica, que desconozco si realmente sucedió o no, pero que finalmente termina siendo lógica me ha encantado desde que la conocí y la llevo a un punto para cerrar mi columna.

“Es que todos los políticos son ladrones y corruptos”, “es que no hay políticos buenos”, “es que siempre incumplen sus promesas”… yo les preguntaría ¿por qué? ¿Por qué aquí siempre han sido así las cosas? ¡Yo no me resigno!

No soy capaz de pensar que no existan personas serias y honorables que participen en la política o en cargos públicos. Estoy de acuerdo que encontrar buenos políticos es como encontrar una aguja en un pajar, pero a la vez pienso que es la misma desidia de la ciudadanía y de los jóvenes por la política.

Basta estar en una reunión de amigos y tocar temas políticos para que la gente se indisponga, porque claramente el tema genera controversia, pero es una conversación que se evade y que muchísimas personas prefieren tirar en un rincón del olvido, como cuando uno tiene un mal recuerdo, que prefiere tenerlo por allá arrinconado.

Mi invitación es para los jóvenes y para todos los ciudadanos a ser políticamente activos. Así como no le entregaría las llaves de mi casa a un desconocido para que entre, tampoco le entrego el control de mi ciudad o de mi país a cualquiera para que dirija el rumbo de nuestras vidas que se afectan directamente de las decisiones que se toman en los gobiernos.

¡Actívense! pero con criterio, no con odios que les hayan infundado sino revisando las propuestas y sobre todo el pasado de las personas que deciden aspirar a los cargos públicos para tomar decisiones fundamentales para nuestra sociedad.

No puedo cerrar sin tocar el tema de Medellín. Ahí estamos pagando las consecuencias de la desidia de los temas políticos. Yo si sabía de dónde venía Daniel Quintero, su carrera “apolítica” saltando de partido en partido, de aspiración en aspiración y apoyando la campaña presidencial de Gustavo Petro, con eso para mí era suficiente información para tenerle desconfianza, y en menos de 8 meses de mandato, el tiempo me da la razón. Que desastre y que preocupación!

Espero que tomemos suficiente conciencia como para que no nos vuelva a suceder, y apoyemos a todos los movimientos cívicos que están velando por el cuidado de nuestra ciudad y del patrimonio que con tanto esfuerzo hemos construido. ¡Vamos por la revocatoria!

Juan Manuel Jaramillo
Acerca de Juan Manuel Jaramillo 21 Articles
Doblemente ingeniero, orgullosamente paisa y enamorado de mi Colombia. Absolutamente agradecido con Álvaro Uribe Vélez por todo lo que hizo por Colombia, que además no me lo contaron, lo viví ! No me envolvía mucho en política hasta que en el 2011 vi que nuestro país se estaba desviando del camino de la prosperidad hacia un modelo fracasado, desde ese entonces columnista ocasional y twittero, defensor de la democracia.