Los Viejos

Argiro Castaño

Argiro Castaño
No está muerto el que está peleando y más sabe el diablo por viejo que por diablo. #LosViejos Clic para tuitear

 

Comencemos por decir que mientras más canas arriba más ganas abajo, que mientras más viejo el buey más duro el cacho y que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Hace muchos años se era viejo a muy temprana edad. A los 50 años los hombres del campo eran prácticamente ancianos y solo tenían por dentadura un colmillo amarillo, la corona de la cabeza completamente calva producto del uso diario del sombrero, las cejas paradas, las venas varices alborotadas, mantenían una tos casi todo el día y estaban completamente arrugados.

Hoy en día y gracias a la ciencia y a los cuidados personales un hombre de 50 años es prácticamente un muchacho, son galanes y muestran orgullosos sus músculos y abdominales producto de muchas horas de Gym y de contarle las calorías hasta a un vaso de agua. De 60, 70 y hasta de 80 años aún estamos montados en una bicicleta. Trotando y preparándonos pa’ la próxima maratón y hacer los 5, 10, 21 k y por supuesto hay muchos que aún se corren la maratón completa.

Mi estilo de vida ha sido un poco diferente pero ya casi con 60 años todavía me trepo de un solo brinco al caballo y mientras le meto un talonazo pa’ salir al galope le digo a mis compañeros de cabalgata que generalmente son 20 o 30 años menores que yo:

¿Viejo?.. ¡la cédula!

¡Y eso es cierto! nunca los viejos nos hemos sentido tan jóvenes como en las épocas actuales. Venimos de montar en zancos, carros de rodillos, de tirarnos de culos por una ladera abajo en cajas de cartón, de jugar tele bolito… Al mundo de las redes como twitter, Instagram y tik tok

Tenemos cuentas en casi todas las redes sociales y también nos pica el bicho de la vanidad y subimos fotos tratando de esconder la calva y las arrugas para sentirnos a la moda, cuando nos dan un like miramos el perfil de la muchacha y si vemos que es joven y bonita echamos a volar nuestra imaginación. Usamos Jeans, tenis de marca y camisetas que solo nos hace ver más culisecos y barrigones. Pero si alguien nos dice “¡Cómo estás de delgado!” ahí fruncimos la barriga pa salir mejor en la foto.

En cuestiones de amores y gracias a Pfizer jóvenes y viejos quedamos en igualdad de condiciones con nuestro armamento y salimos orgullosos al club de caza a sabiendas que no fallaremos el tiro.

Pero aún con los cuidados personales, la ciencia, la comida saludable, los 8 vasos de agua diaria, los electros, las pruebas de esfuerzo, la visita periódica al médico, irremediablemente vamos de salida.

Y esas cuentas las tienen claras desde hace muchos años los líderes de izquierda y dicen con sarcasmo y cierta razón:

“LOS VIEJOS URIBISTAS VAN DE SALIDA.”

Hace años vienen apostándole como única manera posible de tomarse el poder el adoctrinamiento de nuestra juventud con excelentes resultados. Tienen convencidos a muchos jóvenes que los malos somos los uribistas y que es cierto que el Dr. Uribe picaba personas con una motosierra. Que a HidroItuango lo hicieron pa desaparecer cadáveres y que la escombrera de Medellín fue la fosa común más grande de Colombia, hasta Iván Cepeda le hizo gastar un viaje de plata a la nación pa la búsqueda de desaparecidos en dicho lugar y lo único q encontraron fue una quijada de un burro, las costillas de una gallina y una muñeca con la cuca pelada.

Los tienen convencidos que: “los viejos uribistas” somos todos traquetos y afines a los paracos.

Que todos tenemos finca producto del desplazamiento forzado y que somos los causantes de la muerte de los “líderes sociales” a través de FECODE han inculcado un odio visceral por el Dr. Uribe y todo lo que sea uribismo. Cuentan cuanto muerto haya en Colombia y lo tildan de masacres y culpan al presidente con frases como estas:

 

“Pare las matanzas Duque”

¡Hombre!

Nada más infame y salido de toda realidad. Pero con ese cuento tienen embelesados a los muchachos que solo repiten como loros:

“Uribe paraco el pueblo está verraco”.

Eso es cierto… los viejos vamos de salida. Y con nosotros se va la generación de hierro, la verdadera generación sin miedo! los que nacimos en medio del pantano y las dificultades y que gracias a eso se nos desarrolló la neurona del rebusque, esa tan escasa en los muchachos de hoy.

Se va la generación que en poco o mucho ayudó a forjar la vida productiva de este país. Los que nos quebrábamos, nos parábamos y nos volvíamos a quebrar! pero no renunciamos a nuestros sueños de tener empresa. Y llámese por empresa una legumbrería, una carnicería, una panadería, una chatarrería, un taller de mecánica, una venta de helados, una carpintería, una fábrica como Haceb, Imusa, Pintuco, Noel, Fabricato y así muchas. Y es que las ganas de hacer empresa no se miden por el área o el monto del capital si no por lo que aportamos para engrandecer este país.

Cada año se cedulan en Colombia miles de jóvenes que en su inmensa mayoría ya van como borregos a las toldas de la izquierda y a nosotros los viejos que ya estamos en la edad de la volqueta (haciendo fila pa que nos echen tierra) el último documento que nos falta por sacar es un acta de defunción.

Nos vamos con la cabeza en alto y con el total convencimiento que estuvimos, estamos y estaremos al lado correcto de la historia hasta el fin de nuestros días.

Tal vez tengamos el perrenque pa’ poner un presidente más, pero tenemos que mirar a quien… A alguien que tenga pelotas de hierro y trate de enderezar el camino de esta patria.

El peligro es real y lo único que pretende la izquierda es un cambio pero de llaves para atornillarse en el poder y meter a chuparse la teta burocrática del estado a políticos que ya están saltando a las toldas de ellos.

¡Cuál cambio ni que ifueputas! ¡el único cambio que habrá, será de ladrones!

Tipos como Roy, Benedetti, Cesar Gaviria, Cristo y los Galán solo buscan acomodo y seguir con su vida cómoda de cuenta de nosotros.

¡A otro perro con ese hueso!

Y para terminar solo quiero dejar esta pequeña reflexión:

«No está muerto el que está peleando y más sabe el diablo por viejo que por diablo.»

Argiro Castaño
Acerca de Argiro Castaño 27 Articles
carpintero de profesión, campesino de corazón, enamorao de mi negra y mas uribista que un putas.