Maduro ¡Te llegó la hora!

César Augusto Betancourt Restrepo

Maduro ¡Te llegó la hora! 

@C88Caesar 

Maduro ¡Te llegó la hora!. Columna de César Augusto Betancourt R Clic para tuitear

Muchas eran las burlas que recibía el Ex Presidente Uribe cuando denunciaba que el régimen de Hugo Chávez Frías era una dictadura. Los insultos no se hicieron esperar, pero como siempre, el tiempo nos dio la razón.

Ahora no es solo Uribe el que dice que advierte que en Venezuela no hay democracia, y que es necesaria la salida del dictador Maduro y su gabinete del poder, para que en Venezuela se pueda restablecer la democracia. A este llamado, se unió, tardíamente, el Grupo de Lima, y países como Estados Unidos y Canadá.

El cerco parece cerrado para Maduro y su cúpula, y las opciones se le acaban a los déspotas que se han creído su propia mentira “revolucionaria y libertadora”, lo que lleva al examen de todas las posibilidades, entre las que se encuentran: la salida pacífica del poder, presión diplomática internacional, un golpe de estado militar,  una intervención militar y una insurrección popular.

Siendo honestos, las primeras dos opciones (salida pacífica del poder y presión diplomática internacional), no han servido y a estas alturas no servirán de nada ya que la comunidad internacional dejó crecer ese pequeño monstruo que se llama Dictadura Socialista,  y en este punto no hay ninguna voz de sensatez en el montón de bestias que gobiernan a Venezuela.

El Golpe de Estado Militar podría servir, de hecho tanto el Presidente Trump como el Ex Presidente Uribe, han hecho llamados para que la cúpula militar venezolana  espabile y tome las acciones correspondientes para relevar a Nicolás Maduro. En teoría esta sería la vía más fácil, pero la realidad es que las Fuerzas Militares Venezolanas es una mafia controlada por el Cartel de los Soles, cuyo líder es Diosdado Cabello, cuya autoridad es incluso mayor que la del propio Maduro en el chavismo.

De hecho tanto el Presidente Trump como el Ex Presidente Uribe, han hecho llamados para que la cúpula militar venezolana espabile y tome las acciones correspondientes para relevar a Nicolás Maduro. Clic para tuitear

Esto deja una gran pregunta: ¿ayudarán los militares venezolanos, aún cuando ellos han sido cómplices, han cometido crímenes de lesa humanidad y tienen encima delitos de narcotráfico? Lo dudo mucho, pero si quieren, hagan sus apuestas.

Además de eso, tanto la cúpula militar como la base del Ejército y la Guardia Nacional Venezolana, son constantemente monitoreados y direccionados por el G2 cubano, sin contar la presencia de terroristas islámicos e incluso milicia iraní que se encuentra el puntos específicos de nuestro hermano país, dadas las riquezas en Petróleo y posible Uranio enriquecido que tiene la cuna de Bolívar.

La presión y vigilancia sobre el Ejército ha sido tal, que hasta altos mandos militares han desaparecido sin dejar rastro alguno, muy seguramente producto de una purga interna dentro de la institución.

La intervención Militar, es otra de las opciones, y de hecho, es la hipótesis que más ha manejado Venezuela, incluso desde los tiempo del dictador Hugo Chávez (leer: “Piensa mal y acertarás” http://www.elparchedelcapuchino.com/piensa-mal-y-acertaras/), pero además, la que ha estado en boca de todo el mundo de cuenta de las declaraciones del Secretario General de la OEA Luis Almagro, del Embajador de Colombia en EE.UU., Francisco Santos, y el exiliado y ex Diputado de Venezuela, Julio Borges.

Esta, sin embargo, es una opción que no cuenta con la aprobación de los Presidentes de América Latina, y especialmente con la de Iván Duque, con lo que deja a Estados Unidos un poco maniatado, aunque el Presidente Trump ya ha señalado que si Colombia es atacada, ellos no dudarán en responder para ayudar a un aliado. En pocas palabras, si Maduro prende el mechero, lloverá fuego sobre Venezuela, y el discípulo de Chávez, por idiota que sea, sabe que no tiene cómo ganarle a Estados Unidos, a no ser que China, Rusia e Irán intervengan en su salvación.

En síntesis, un conflicto directo con Venezuela no goza del respaldo político ni diplomático, y en Colombia es muy posible que las guerrillas terroristas del ELN y FARC se conviertan en los hombres de Maduro en territorio nacional. No obstante esta es una opción que podría funcionar, pero que es mejor no azuzar.

La Insurrección Popular, por otro lado, sería la opción más viable para la salida de Maduro y su cúpula del poder y el restablecimiento de la Democracia en Venezuela, ya que el régimen no goza de apoyo popular, el Ejército podría negociar con la autoridad civil paralela un apoyo a cambio de amnistía, teniendo un papel neutro como sucedió en Egipto, y la comunidad internacional no intervendría directamente, sino que apoyaría a los insurrectos con armas, víveres y ayuda internacional humanitaria, previniendo así tal vez una catástrofe mundial.

Sería repetir lo ocurrido en Libia, y ojalá con iguales resultados para el dictador Maduro, pero con el riesgo de que se vuelva otra Siria, convirtiendo a Venezuela en el nuevo tire y afloje entre Estados Unidos y Rusia.

No obstante, esa es la salida más viable y realista, y muy seguramente ese será el acontecer en un escenario no muy lejano, y mientras eso ocurre, aquí algunos sátrapas se rasgan las vestiduras porque se quiere invertir en la Seguridad y Defensa de nuestro propio país.

Sea como sea, a Maduro le llegó la hora, y de esta difícilmente se podrá librar. Personalmente auguro un final similar al de Muamar El Gaddafi o como el de Benito Mussolini, porque así es como deben terminar todas las dictaduras.

A Maduro le llegó la hora, y de esta difícilmente se podrá librar. Personalmente auguro un final similar al de Muamar El Gaddafi o como el de Benito Mussolini, porque así es como deben terminar todas las dictaduras. Clic para tuitear

Mientras tanto, espero que desde el Ministerio de Defensa se estén tomando todas las medidas necesarias para contener un eventual ataque y responder con eficacia y severidad, y a los cobardes de escritorio que preguntan si estaría dispuesto a tomar las armas para defender a Colombia en caso de que el Ejército Nacional me llame, les digo que sí, sin dudarlo, porque me duele la patria, no como a muchos que la traicionarían por 30 monedas de oro o un premio de oropel.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 480 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo