¿Mataron el tigre, pero les dio miedo quedarse con el cuero?

Francisco José Tamayo Collins

francisco Jose Tamayo

@tamayocollins 

El capuchino “Relajado” de los domingos… ¿Mataron el tigre, pero les dio miedo quedarse con el cuero? Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

francisco Jose Tamayo

Casi tres años después de la campaña más desproporcionada y ruin de la historia democrática de Colombia, donde el Gobierno de turno usó todo su poder y contó con el apoyo de sus aliados políticos y mediáticos, cada uno de ellos debidamente  enmermelado, nos asaltan enormes dudas, cuestionamientos lógicos en medio de la incertidumbre y el ambiente enrarecido.

A juzgar por las evidencias, a los voceros del NO, vale decir, los representantes de quienes triunfamos en la épica jornada del 2 de octubre de 2016, les pasó lo que dice el refrán: “Mataron el tigre, pero les dio miedo quedarse con el cuero”.

Sin duda, no sé si las condiciones (¿amenazas?) que impusieron quienes representaron al Gobierno y a las FARC en esa mesa palaciega, incluyeron chantajes como la orquestación de una campaña difamatoria de señalamientos de la izquierda internacional contra Uribe y sus aliados, magia negra de los santeros cubanos, quienes, por cierto, nunca dejaron de intervenir durante el falaz proceso de La Habana o, para sembrar el terror en nuestros voceros, la disminución de sus esquemas de seguridad.

Los representantes de quienes triunfamos en la épica jornada del 2 de octubre de 2016, les pasó lo que dice el refrán: “Mataron el tigre, pero les dio miedo quedarse con el cuero” Clic para tuitear

Lo que sí es cierto, pues los resultados del escrutinio así lo confirman, es que Santos y las FARC, en inédito contubernio gerenciado “in situ” por Humberto De la Calle y Sergio Jaramillo, pasaron por encima de la voluntad popular.  Al parecer, al costo que fuera, tenía que ganar la “paz” de ellos, espuria y sin principios. En síntesis, esos tipos se terminaron robando el Plebiscito.

Sí, y de paso, nos clavaron la JEP, las 10 curules llenas de sangre e impunidad, los sueldos de alrededor de 30 millones de pesos para cada “congresista” fariano y la división de una sociedad superficial, desentendida de su destino, sin criterio.

No obstante, lo más aterrador es que los jefes del SÍ, legítimos perdedores de esa justa electoral, le dieron una puñalada al estado de derecho colombiano.

Dolorosamente, podemos suponer que su accionar, minucioso y asertivo, ha facilitado, en la práctica, que los abogados que se formaron en diferentes universidades europeas, becados por las FARC en las últimas décadas, hoy tengan acceso a información privilegiada.

Primer interrogante: ¿Será tal el “amarre legal” dejado por Santos y su pandilla, que los narco-comunistas que llegaron a la cima de la rama Judicial, incrustándose en los entresijos del poder y copando posiciones que les garantizan la toma del Estado, están felices disfrutando la consumación de una estrategia planeada hace más de 30 años?

Segundo interrogante: ¿Por qué no hubo corte de cuentas una vez posesionado el actual Gobierno, elegido mayoritariamente por colombianos que depositamos nuestro voto con la esperanza de recuperar el triunfo obtenido el 2 de octubre de 2016 y, cómo no, saber dónde estábamos parados como nación, luego del aquelarre institucional que se vivió entre 2010 y 2018?

Tercer interrogante: ¿Qué fue lo que se pactó entre el 3 y el 4 de octubre de 2016 en Palacio? Sí, por favor, señores negociadores de la Coalición del NO, cuéntennos ¿qué fue lo que se pactó en la Casa de Nariño después de nuestro inolvidable triunfo del 2 de octubre de 2016?

Bien charladito: “Bueno es culantro, pero no tanto…”, porque una cosa es arrasar con la democracia, robarse un resultado electoral en la cara de todos, y otra muy diferente avalar estos hechos, firmando quién sabe qué tipo de pactos por debajo de la mesa, mientras los responsables de tal acción se dan golpes de pecho ante las cámaras.

Cuéntennos ¿qué fue lo que se pactó en la Casa de Nariño después de nuestro inolvidable triunfo del 2 de octubre de 2016? Clic para tuitear

#NiTigreNiCuero

Torta de chocolate con nueces para acompañar el capuchino de hoy.

Avatar
Acerca de Francisco Jose Tamayo C 67 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.