Mi camino hacia la libertad: De Feminista Proaborto a Provida (Parte 1)

Angélica Rubio

Mi camino hacia la libertad: De Feminista Proaborto a Provida (Parte 1) Columna de Angélica Rubio Clic para tuitear

A una edad temprana me enfrento a situaciones familiares fuertes que me llevan a buscar espacios y personas en medio de mi desequilibrio, desde mi experiencia quiero contarles lo qué hay dentro de los grupos feministas proaborto y la razon de ser hoy militante provida.

En medio de la ingenuidad y de un vacío emocional, me encuentro con un grupo de mujeres que sufren los mismos problemas que yo y de alguna forma encuentran en la causa feminista la posibilidad de desahogarse. Esta causa feminista venía acompañada de alcohol, drogas y sin duda de muchas lágrimas en medio de las reuniones y sesiones, afortunadamente solo las acompañaba en el llanto y en el dolor.

En una noche estábamos un grupo de chicas reunidas y el tema de esa noche decidió ser las experiencias personales respecto al aborto. Cada una empezó a hablar de como lo habían realizado, a los cuantos meses, que sintieron y porque lo hicieron. Nunca se me va a olvidar una de las historias de ellas, la llamare “Mariana” para proteger su identidad. Mariana decidió realizarlo a las 13 semanas con Misoprostol y con una mirada perdida nos dice “cuando salió, lo vi moverse en la taza del inodoro y del miedo decidí soltar el baño”. Ella tenia un dolor inmenso y todas lo sintieron, no vi una mujer empoderada, no vi una mujer libre, no vi una mujer feliz, vi una mujer pidiendo ayuda a gritos silenciosos y totalmente destruida por dentro.

Ella tenia un dolor inmenso y todas lo sintieron, no vi una mujer empoderada, no vi una mujer libre, no vi una mujer feliz, vi una mujer pidiendo ayuda Clic para tuitear

Las chicas que lideraban las sesiones decidieron decirle que todo estaba bien, “no era un bebé, tranquila que es normal que eso pase”. Otros dos chicas y yo las miramos inmediatamente con sorpresa, no podíamos creer lo que le estaban diciendo a Mariana. Momentos después empezaron a burlarse de lo que había pasado, de alguna forma intentando alentar a la chica para que no se sientiera mal, imitaban al feto moviéndose y reían o simplemente lo comparaban con heces fecales y reían. Palabras mas o palabras menos, estaban buscando “empoderarla” burlándose de su aborto.

La chica no decía ni una palabra, solo tomaba de su cerveza y ninguna fue capaz de parar a las lideres, desafortunadamente me incluyo ahí .

En la esquina del apartamento, había una mesa destinada unicamente para la drogas que las chicas consumían y las que querían podían pasar por ella y hacer una “recarga” entre las charlas y volver a participar en el dialogo. Mariana fue, elijo la droga de su gusto y volvió. Varias chicas fueron e hicieron lo mismo, después me invitaron:

– Gracias niñas pero no me gusta- les dije

 -¿Estas segura?…puedes empezar suave si quieres- Me dice una de ellas

-No chicas, no quiero. Gracias- le dije con voz tímida pero con un toque de molestia.

Ya en ese momento me di cuenta de lo turbio que es el mundo del feminismo, vi a las mujeres siendo esclavas de sus dolores, de las drogas y de sus contextos ; no vi libertad mientras  consumían droga, no vi libertad mientras contaban con cuántas personas podían estar una misma noche, no vi libertad cuando hablaban del numero de abortos que habían realizado, realmente las vi mas oprimidas que nunca.

Esos días fueron definitivos para mi, en lo mas profundo de mi razon y mi ser sabia que algo estaba mal. El feminismo paso a ser una red imaginaria de mujeres que se apoyaban entre si a una red de excesos, adicciones y peligro; desde ahí me di cuenta que las feministas proaborto no eran ni  “asesinas, locas, exageradas o ignorantes”,realmente eran personas con mucho dolor mental, físicos y emocionales que buscaban un propósito que las dejara olvidar sus errores, su pasado o sus diferentes contextos que las atormentaban.

El feminismo paso a ser una red imaginaria de mujeres que se apoyaban entre si a una red de excesos, adicciones y peligro Clic para tuitear

  Sin embargo el verdadero evento que cambio toda mi mentalidad y estilo de día se dio semanas después a esta historia, la cual merece una columna aparte que tocare en la segunda parte de este camino.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 479 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo