Mi generación

Aldumar Forero Orjuela

Aldumar Forero Orjuela

Jóvenes, mi generación, NO podemos aceptar el discurso del odio, la rabia, la exclusión de la opinión, no podemos decir que se debe hacer RESISTENCIA al Estado cuando no es así, aquí nadie está reprimiendo a nadie Clic para tuitear

Con todo lo que está pasando en mi país, mi patria, mi nación he reflexionado mucho los últimos 20 días o quizás más respecto a todo lo que concierne al Paro Nacional, es increíble que el país haya llegado a un momento tan difícil, tan horrible y tan lleno de incertidumbre.

De todo esto lo que más me duele es la JUVENTUD, mi generación, mis amigos y hermanos que junto a ellos es que se construirá el porvenir de esta patria, me duele en el alma cómo algunos de ellos fueron instrumentalizados por odiadores de Colombia, no sé que les dieron para odiarnos los unos con los otros.

Hablan de “resistencia” como si aquí en Colombia hubiera una dictadura sangrienta que condenara a los jóvenes a lo más hondo de un hueco sin luz y sin condiciones para salir, hablan y se expresan de una manera tan denigrante de las instituciones y de quienes piensan diferente a ellos.

Ahora en las universidades no se puede si quiera decir que se es “uribista” porque de una vez lo rotulan de neonazista, neofascista, paramilitar y otras cosas que ofenden no a Uribe ni al Centro Democrático sino la DIGNIDAD de la persona. No se puede decir que se defiende a las Fuerzas Armadas porque lo acusan de cómplice de asesinos y hasta lo llaman a uno genocida.

No quiero culpar a nadie, mucho menos a los jóvenes, pero si tengo que decirle algo a los padres de los jóvenes de ahora:

Señores padres, ustedes vivieron la Colombia del narcotráfico de Pablo Escobar, vivieron la Colombia del asesinato a policías de manos de jóvenes que contrataba ese terrorista, él los utilizaba para asesinar. Padres de Colombia, ustedes vivieron la época en donde las FARC, las guerrillas en general y los paramilitares azotaban mediante el terror los campos y las carreteras del país. Padres ustedes vivieron el miedo en esos años, sentían la zozobra todo el tiempo, pero aún así con sentido patriótico siguieron adelante en medio de la dificultad.

Padres, ustedes sintieron que a través de esa policía y de ese ejército se pudo viajar por Colombia y estar seguros, volvieron a tener esperanza, se sintieron protegidos. Esa policía y ese ejército son los mismos de ahora, pero hoy son acusados de asesinos, de matones, de lo peor. Les pregunto, ¿ustedes qué les contaron a sus hijos?, ¿Por qué muchos de ellos ODIAN a la policía y al ejército de una manera tan horrible?

Ojalá les hayan contado lo que la policía y el ejército hizo por ustedes padres para que sus hijos (nosotros) tuviéramos una patria tranquila, sin miedo y con ganas de salir adelante.

Pero hay otro factor de responsabilidad, primero del Estado y segundo de los padres, es la EDUCACIÓN. ¿Qué hizo el Estado por la educación de los jóvenes de hoy? ¿qué les enseñaron? ¿por qué hay tanto odio de parte de colegios hacia el Estado y eso se lo enseñan a los niños y jóvenes? Pero, ¿qué hicieron los padres para que sus hijos no fueran influenciados por doctrinas políticas y no educativas como debió ser?

Son preguntas que me hago y las hago porque algunas personas de mi generación toman como si fuera cierto que la policía, el ejército y el Estado son los bárbaros de todos nosotros y no es así, esa no es la historia, la historia es otra y la han descalificado y la están tratando de difuminar.

Hago esta reflexión no desde un punto de vista político, eso es lo que han intentado hacer quienes todos los días hablan de que Colombia es lo peor, sino desde un punto de vista JOVEN y de FUTURO. Me da miedo, tristeza y angustia que MI generación sea utilizada de manera perversa por quienes quieren tomarse el poder diciendo sandeces.

Jóvenes, muchachos, mi generación, NO podemos aceptar el discurso del odio, la rabia, la exclusión de la opinión, no podemos de ninguna manera decir que se debe hacer RESISTENCIA al Estado cuando no es así, aquí nadie está reprimiendo a nadie y claro que hay necesidades y se deben pedir, pero a través del buen uso de la LEY.

Nosotros, que somos el futuro de esta patria no podemos reclamar nuestros derechos pisoteando el derecho de otro así no piensen como nosotros, ellos aun cuando tengan pensamiento diferente son HUMANOS, sienten, ríen y lloran, no podemos callar las voces de nadie.

Escribo estas modestas palabras no para que me crean, ni para que piensen como yo, ni más faltaba, las escribo para que hagamos una reflexión, no sigamos diciendo que Colombia es lo peor, pero al mismo tiempo decimos “Universidad (cualquiera) Antiuribista”, no ganan nada y si están persiguiendo ese pensamiento.

Todos en la diferencia podemos hablar, no a la violencia verbal.

Acerca de Aldumar Forero Orjuela 67 Articles
Aldumar Forero Orjuela, nací el 12 de noviembre de 1998 en Bogotá D.C., estudiante de Economía de la Universidad de la Salle. Egresado del colegio Externado Porfirio Barba Jacob de Bogotá, de este colegio soy Bachiller Técnico. Durante mis últimos años de bachiller trabaje en prácticas como "asesor" contable en la misma institución académica; técnico en Asistencia Administrativa. Miembro activo del grupo más grande de jóvenes en Colombia en materia política, Universitarios del Centro Democrático (UNICD). Mi pasión la política de mi país, mi interés la coyuntura mundial.