Militares colombianos , perseguidos y abandonados por la sociedad

Duvan Eduardo Idárraga

Duvan E Idarraga L

@duvanedo 

MILITARES COLOMBIANOS, PERSEGUIDOS Y ABANDONADOS POR LA SOCIEDAD Columna de Duvan Eduardo Idárraga Clic para tuitear

Duvan E Idarraga LHay una frase que dice “Cuando hay peligro el hombre clama a Dios y al soldado, cuando el peligro pasa Dios es olvidado y el soldado despreciado”. No tengo presente quien es su autor, pero refleja la realidad de lo que ha venido sucediendo en Colombia.

Muchos colombianos exigen a la Fuerza Pública actuar con rigurosidad y aplicar con contundencia la ley a todo tipo de infractores: Desde los terroristas que marchan en diferentes ciudades, dañan, incendian y acaban con establecimientos públicos y privados; o en los campos colombianos, cuando los soldados tratan de hacer cumplir la ley y son agredidos  y hasta secuestrados por supuestos campesinos  defensores de territorios atestados de cultivos de coca. La queja al unísono es porque se dejan, que cumplan con la ley, que son autoridad, que es el colmo que eso suceda, etc.

Esos que critican y cuestionan son los  mismos que poco o nada han hecho ante las más grandes atropellos que se han cometido (y se siguen cometiendo) en Colombia por parte de los encargados de aplicar justicia. Son muchos los casos que involucran a militares (especialmente del Ejército) que han padecido la subjetividad en procesos legales y que enfrentan condenas absurdas y desproporcionadas, incluso por hechos que jamás cometieron. Ni que hablar de la persecución de algunos medios y periodistas tan cercanos a las FARC y a la izquierda.

Esos que critican y cuestionan son los mismos que poco o nada han hecho ante las más grandes atropellos que se han cometido (y se siguen cometiendo) en Colombia por parte de los encargados de aplicar justicia Clic para tuitear

De los abusos hay  casos emblemáticos como el del Coronel Plazas Vega, estuvo preso más de 8 años a pesar de su inocencia y de la contundencia de las pruebas que demostraban persecución de jueces y fiscales e incluso de magistrados de la CSJ que, teniendo los elementos para fallar, demoraron la absolución por varios años. O el caso del Coronel Mejía o el de General Uzcategui, injustamente tratados por el aparato judicial colombiano. Hay más de 10.000 casos similares.

El caso más diciente es la absurda y desproporcionada condena al general Arias Cabrales a 35 años de prisión por la desaparición de personas en la retoma del Palacio de Justicia. Lo paradójico es que han venido siendo identificados varios cuerpos (gracias a la gestión de Medicina Legal, corroborando además lo que el Coronel plazas Vega desde hace años dijo: La fiscalía ha tenido por décadas varios cadáveres relacionados con ese caso y no se había querido ejercer ninguna investigación para esclarecer su identidad). Lo más absurdo es que los perpetradores de ese tenebroso hecho (terroristas del M-19 en alianza y con financiación de Pablo Escobar), que terminó en el incendio de expedientes de extradición y el asesinato de varios Magistrados, no pagaron un día de cárcel, son Senadores, gozan de privilegios y libertades y posan de adalides de la verdad.

Lo más absurdo y triste es que seguiremos viendo este tipo de injusticias. Gracias al acuerdo Santos-FARC (que el Pueblo Soberano rechazó y cuyo resultados se robaron) estamos viendo a los jefes FARC (los más despiadados asesinos, quienes por décadas cometieron todo tipo de crímenes incluso delitos de lesa humanidad) hoy congresistas, con todo tipo de privilegios, sin pagar un día de cárcel (también posando de prohombres) mientras que miles de soldados y policías se encuentran inmersos en procesos legales por todo tipo de situaciones.

Por años han premiado y siguen premiando a los criminales; los Militares que los enfrentaron, cumpliendo con la Constitución y su Misión Institucional, padecen atropellos y las más desproporcionadas condenas ante la pasividad y el silencio cómplice de la sociedad colombiana, a quienes nos ha faltado gratitud y entereza para luchar y defender a esos héroes que hasta darían su vida por nosotros.

Por años han premiado y siguen premiando a los criminales; los Militares que los enfrentaron, cumpliendo con la Constitución y su Misión Institucional, padecen atropellos y las más desproporcionadas condena Clic para tuitear

EL COLMO 1: Nuevamente se generan actos terroristas en marchas en Bogotá: Atacaron e incendiaron la sede del ICETEX en protesta por el supuesto extravío de dineros en la Universidad Distrital. Lo paradójico es que quienes defienden esas manifestaciones violentas son el señor de la Colombia Bolivariana y su fotógrafo personal que fue electo senador, sabiendo que el primero nombró como rector a quien originó la protesta.  NO HAY DERECHO.

Nota: Invito a leer el artículo “Joyas, autos de lujo y burdel, gastos del exdirector de la Distrital  https://t.co/ipOxwZD6TK .

También a escuchar la audio columna del Dr. Abelardo De La Espriella: “En ningún lugar del mundo los victimarios terminan de héroes y aquellos que defienden la democracia, la institucionalidad y la salud de la República terminan condenados, sometidos al escarnio público y en la mayoría de los casos en la cárcel”  https://t.co/u0CeCC4w34 .

Avatar
Acerca de Duvan Eduardo Idarraga L 79 Articles
Administrador Empresas Univalle, Especialista en Finanzas ICESI; amo al glorioso Ejército de Colombia. Chaparraluno de nacimiento, caleño por adopción; opinador por gusto y por convicción sobre la realidad politica y económica del país.