MUJER, POLÍTICA Y PODER

Jamer Chica

Jamer Chica

las mujeres han demostrado que están preparadas y formadas académicamente para asumir las riendas políticas dentro de un estado moderno, dejando atrás cualquier improperio descalificador y/o discriminatorio... Clic para tuitear

Jamer Chica

“Las mujeres han demostrado que están preparadas y formadas académicamente para asumir las riendas políticas dentro de un Estado moderno”.

Las últimas contiendas electorales, han estado enmarcadas por un notable protagonismo de las mujeres como personajes políticos. En varios lugares del hemisferio occidental, se ha evidenciado el tesón femenino con el que cuentan algunas personalidades del mundo político, verbigratia Michelle Obama, Dilma Rousseff, Cristina Fernández de Kirchner, entre otras, para librar con asuntos estatales que antes eran considerados como exclusivos para los hombres.

Margaret Thatcher, la famosa dama de hierro, fue una política británica que ejerció como primera ministra del Reino Unido desde 1979 a 1990, siendo la primera mujer que ocupó ese puesto en su país. Su firmeza para dirigir los asuntos de Estado, su estricto dominio sobre los ministros de su gabinete y su fuerte política monetaria supuso una completa transformación para Gran Bretaña, convirtiéndola en un ícono de la política mundial.

Michelle Obama, pasó de ser la esposa del hombre más poderoso del mundo, el Presidente Barack Obama, a convertirse en una mujer afroamericana con gran proyección política, valiéndose de su posición dentro de la casa blanca para impulsar algunas reformas legales en Estados Unidos, lo que podría catapultarla en un futuro hacia la casa blanca como candidata presidencial.

Para Cristina Fernández de Kirchner (Ex Presidente de Argentina) llevar las riendas de su país desde el 2007 no fue una tarea fácil, puesto que tuvo que afrontar con la crisis económica del momento y recibir un país colapsado, reemplazando en la casa rosada a su fallecido esposo Néstor Kirchner.

Rigoberta Menchú es una Guatemalteca embajadora de buena voluntad de la Unesco, ganadora del Premio Nobel de Paz gracias a su incansable lucha por los derechos de los indígenas de la península del Yucatán.

Angela Merkel es la mujer que lleva las riendas de Alemania desde 2005. En el año 2012 la revista Forbes la colocó en el lugar número uno de las mujeres más poderosas del mundo, por ser la columna vertebral de los 27 miembros de la Unión Europea.

“Park Geun-hye – Ex Presidente de Corea del Sur, Dilma Rousseff – Ex Presidente de Brasil, Michelle Bachelet – Ex Presidente de Chile, entre otras, son ejemplo de grandes mujeres que han dejado un legado político en cada uno de sus países”.

 

Ahora bien, en Colombia a mediados del siglo XIX las mujeres sembraron un precedente en la historia política del país, impulsando en la constituyente de Vélez (Santander) el voto femenino, logrando plasmar en la reforma constitucional, la concesión a todos los habitantes de la provincia sin distinción de sexos, el derecho al sufragio. Este hecho sin precedente alguno, marcó un hito en la lucha de las mujeres por lograr el reconocimiento de sus derechos políticos.

Entre 1899 y 1903 en la Guerra de los mil días, el protagonismo de las mujeres fue fundamental, tal y como lo cita Aida Martínez en su libro “Las capitanas de los mil días” al referirse a las Juanas, aquellas valientes guerreras y acompañantes de los combatientes: “sin siquiera haber soñado con obtener derechos ciudadanos creyeron que con su fuerza de presión ayudarían a la causa, esas mujeres que de alguna manera tenían partido y bandera no permanecieron indiferentes a la tensión política del momento”.

Durante los años 30´ en Colombia la mujer era considerada como una ciudadana de segunda categoría, quien debía permanecer subyugada en el anonimato sin derecho a voz, ni voto. No obstante, esa fuerza femenina emprendió una nueva lucha por rescatar su rol preponderante en los asuntos del Estado y re-dignificar su participación en el mismo, logrando en 1932 durante el Gobierno de Olaya Herrera, el primer reconocimiento como sujeto de derechos, concediendo a la mujer entre otros, el derecho a la educación superior y a la administración de sus bienes.

En la reforma constitucional de 1936, Alfonso López Pumarejo les otorgó a las mujeres el derecho de acceder a cargos públicos. Pero fue solo hasta 1954 que la Asamblea Nacional Constituyente, reconoció por unanimidad los derechos políticos de la mujer, entre ellos el derecho al sufragio que fue utilizado por primera vez en el plebiscito de 1957.

 

La Constitución de 1991, reconoció la igualdad entre hombres y mujeres y garantizó la efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios de la administración pública. Por consiguiente, la Ley Estatutaria 581 de 2000 o Ley de Cuotas, señaló que el 30% de los cargos de máximo nivel decisorio y otros niveles en la estructura de la administración pública, debían ser ocupados por mujeres.

De igual manera, la Ley Estatutaria 1475 de 2011 consagró el principio de igualdad de género, estableciendo el 30% de participación femenina en las listas de los partidos políticos para cargos de elección popular. Además, la Ley 1434 de 2011, creó la Comisión Legal para la Equidad de la Mujer en el Congreso, fomentando la participación de las mujeres en el ejercicio legislativo.

Estos acontecimientos en la historia de Colombia y el Mundo han demostrado con determinación que la mujer ha contribuido notablemente en el progreso político, social y económico de su territorio. Los logros alcanzados en materia jurídica han garantizado su participación el ámbito gubernamental a través de los diferentes mecanismos democráticos.

Los partidos políticos modernos a nivel mundial se han percatado de la importancia que tienen las mujeres en la esfera política, hasta el punto de contar con su presencia en la primera dignidad de algunos Estados.

Los partidos políticos modernos a nivel mundial se han percatado de la importancia que tienen las mujeres en la esfera política, hasta el punto de contar con su presencia en la primera dignidad de algunos Estados. Clic para tuitear

En este sentido, las mujeres han demostrado que están preparadas y formadas académicamente para asumir las riendas políticas dentro de un estado moderno, dejando atrás cualquier improperio descalificador y/o discriminatorio que ponga en duda su capacidad, como tristemente aún se evidencia en los estados árabes, en gran parte de los estados orientales y en algunos países del mundo occidental.

 

¡Mi reconocimiento y admiración para esas mujeres valiosas, sin caer en feminismos repugnantes!

Jamer Chica Castro
Acerca de Jamer Chica Castro 15 Articles
Abogado, Consultor y Estratega Político. Asesor de campañas Electorales y Gobiernos. 100 Top Political Professionals by Washington Academy of Political Arts and Sciences.