Negacionistas Enfermos

Hoffman Pacheco Gómez

Hoffman Pacheco
Negacionistas Enfermos. Por Hoffman Pacheco Gómez Clic para tuitear
Hoffman Pacheco

La llegada a la segunda vicepresidencia del Senado de la guerrillera Griselda Lobo, alias Sandra Ramírez, o como se llame la señora; esa misma que participó en toda clase de delitos atroces cuando perteneciendo a las FARC, un grupo catalogado como narcoterrorista y criminal de la peor calaña, no es un premio para el tristemente célebre proceso de paz como la izquierda y sus defensores pretenden presentarlo; esto es el franco deterioro de los principios fundamentales que deben regir una sociedad como la nuestra. La aludida guerrillera soltó varias perlas en su periplo de exaltación que hicieron los medios de comunicación que ponderaron tal “hazaña” de ser nombradas en la mesa directiva del Senado; esa de ver a una criminal en altos puestos estatales. La primera “metida de las patas” de esta “lumbrera” que ahora se cree el faro moral de los colombianos, fue negar rotundamente el cruel y despiadado reclutamiento forzoso de miles de niños colombianos; obligados estos a portal un fusil que muchas veces era más grande que sus indefensos portadores. Olvida la señora Lobo que en cada familia colombiana hay por lo menos un televisor, y que por ahí hemos visto las espeluznantes imágenes de niños cargando esos pesados armamentos, mismos que muchas veces sobrepasan su estatura.

La señora senadora Lobo se empecinó en negar tozudamente por cuanto micrófono y cámara tuvo a su alcance una verdad que todos en Colombia hemos visto a través de dicientes imágenes televisivas; y no son otras en la que miles de niños fueron obligados a participar y pertenecer a una guerra en la que no tenían ni arte ni parte, pero además jamás quisieron ir a ella, salvo por forzosa obligación a sus familiares y a ellos mismos. Estos muchachos fueron sometidos a tratos crueles e inhumanos. Todos sabemos cómo la mayoría de ellos fueron obligados a realizar los vejámenes más bajos a los que se puede obligar a una persona que apenas está despertando a la vida. Se aprovecharon de la inocencia de ellos, permitiendo por ejemplo que niñas que apenas se asomaban a una pubertad ya de por sí miserable fueran embarazadas y obligadas a abortar, o asesinadas a mansalva por “descuidarse” en esas relaciones sexuales a las que eran obligadas por hombres y mujeres desalmados, como la hoya honorable senadora Lobo. 

Negar lo que no se puede negar es la punta del iceberg de lo que estos monstruos están mostrando ante Colombia y el Mundo; esa es la verdad que están contando ante su tribunal de bolsillo, la JEP. Toda esta sarta de mentiras en la que han vivido y viven estos especímenes, es una puñalada en la espalda a su ya maltrecho proceso de paz. ¿Cómo se sentirá una víctima de estos cobardes al ver que los más altos dirigentes de esta narcoguerrila niegan los salvajes acontecimientos? Como la concubina principal de tirofijo, la señora Lobo debe guardar una inmensa cantidad de secretos que estos abusadores cometieron. ¿En cuántas decisiones con respecto a abortos, abusos sexuales muertes de niños reclutados en el grupo terrorista tuvo participación la hoy honorable senadora de la República? ¿Qué le dictara la conciencia a la amante de tirofijo? ¿Tendrá conciencia de lo que hizo y en lo que participo? Arruinarles la vida a miles de personas es de por sí un acto desalmado; pero acabar con la esperanza y la existencia de cientos de niños raya en lo satánico.

Griselda Lobo, así como toda la cúpula narcoterrorista de las FARC tiene las manos, los pies y todo su cuerpo interno y externo manchado de sangre inocente; todo eso lo podrán negar ante su tribunal personal, pero ante la justicia divina tendrán que comparecer, y cuando estén ante esa nadie los podrá salvar de pagar lo que les hicieron principalmente a esos niños de los que abusaron ferozmente y a sus familias. 

Esta señora y su séquito podrían blanquear en algo su percudida cara teniendo actos creíbles de arrepentimiento; así podrían empezar a ser vistos con algo de misericordia por el pueblo colombiano. Para eso tienen que contar la verdad tal como sucedió; empecinarse en la negación los condena cada vez a un oscuro hueco sin retorno, de donde es muy complicado salir, salvo contando la verdad, esa que a cada individuo le otorga la libertad de conciencia.

Hoffman Pacheco Gómez
Acerca de Hoffman Pacheco Gómez 38 Articles
Doctor en Divinidades, Licenciado en Teología, Capellanías y Defensor de Derechos Humanos con estudios en el Seminario Mayor Anglicano de Colombia Escuela de Teología y Ciencias Religiosas. Líder Social con más de 28 años de Servicio en varias Comunidades en Colombia. Conferencista y expositor bíblico con experiencia de más de 25 años en Colombia, Estados Unidos y otros países. Consultor y Asesor de empresas en los temas de crecimiento, superación personal y manejo de conflictos derivados de la relación familiar y laboral. Ha estado residenciado en Colombia en las ciudades de Barranquilla, Medellín, Sincelejo, Bogotá. También en Lima- Perú y en los Estados Unidos. Escritor, Director General de LAN, Liderazgo de Alto Nivel. Presidente durante 12 años de Iglesia Centro Internacional de Alabanza Barranquilla. Certificado y ordenado como Pastor el 5 de diciembre de 1.999. Consejero familiar y en Adicciones. Terapeuta y Facilitador de Comunidades de adictos y Gestor de Convivencia Social del S.E.N.A. Experto en el tratamiento de adicciones y en resolución de conflictos familiares. Mi mayor habilidad es la enseñanza. He formado durante más de 25 años personas que sirven con excelencia en sus diferentes disciplinas de trabajo. Puedo ser profesor universitario en áreas afines a mi formación profesional. Soy experto en capacitación y superación personal profesional. Hoy en día dedicado a tiempo completo como conferencista invitado frecuentemente a los Estados Unidos y otros países a entrenar Lideres en iglesias cristianas. Asesor de comunidades cristianas y equipos de pastores y líderes para llevarlos a realizar un trabajo de excelencia en el ministerio cristiano de avanzada.