Nubarrones

John Milton Jr

Nubarrones

@jbagbam74

Nubarrones Columna de John Milton Jr Clic para tuitear

La sensatez de los colombianos al depositar mayoritariamente nuestro voto por Iván Duque permitirá que la economía no se contagie rápidamente de la crisis internacional por la que atraviesan los mercados emergentes, comenzando por Turquía y Argentina. Pero no nos engañemos, lo más probable es que nos pegue y duro, y no por culpa de la administración actual, que tendrá que pagar los platos rotos del derroche y la corrupción desbordada de los años anteriores.

En el país del realismo trágico aunque conozcamos la historia nos gusta repetirla. Hace 20 años terminó el nefasto gobierno de Ernesto Samper, un cuatrenio perdido porque la administración se dedicó a defenderse del narcoescándalo y tuvo que repartir mermelada a diestra y siniestra para no caerse. Como no había gobierno se disparó el narcotráfico, la guerrilla ganó espacio en todo el país y en consecuencia directa el paramilitarismo también se multiplicó. La inversión se paralizó durante ese período porque nadie sensato mete plata en un país en pleno juicio al Presidente. Para completar la tormenta perfecta los más grandes países en desarrollo sufrieron crisis por cuenta de su deuda externa, muy concentrada en vencimientos de corto plazo. México, Rusia y los emergentes asiáticos tuvieron fuertes devaluaciones y la enfermedad llegó a Sur América. Colombia no podía ser la excepción y recién posesionado Andrés Pastrana le tocó capotear la crisis, que llevó a una severa contracción del PIB del 4% en 1.999.

Pero no nos engañemos, lo más probable es que nos pegue y duro, y no por culpa de la administración actual, que tendrá que pagar los platos rotos del derroche y la corrupción desbordada de los años anteriores. Clic para tuitear

Hoy el escenario parece calcado: cultivos de coca en máximos históricos, guerrillas empoderadas por todo el país y nuestras finanzas en fragilidad extrema producto de un gasto desmedido de un gobierno que sólo se interesó por firmar un mal acuerdo y venderle al mundo una imagen falsa del fin de una guerra civil que nunca existió.

El mayor riesgo para nuestras finanzas está en la escandalosa deuda pública, tanto por el monto como por sus tenedores. Un porcentaje importante se encuentra en manos de fondos extranjeros, su permanencia depende de que las calificadoras nos dejen conservar el grado de inversión y para eso el gobierno deberá presentar medidas que garanticen un recorte en el gasto y fuentes nuevas de recursos.

Sin embargo es importante que el gobierno se sincere con el país, mande mensajes de austeridad y advierta que los días que vienen serán turbulentos Clic para tuitear

No la tiene fácil el equipo económico, el corte de cuentas era necesario para entender que una mala herencia no se transforma de un día para otro, no pueden hacer milagros. Sin embargo es importante que el gobierno se sincere con el país, mande mensajes de austeridad y advierta que los días que vienen serán turbulentos. Tenemos un excelente capitán que seguramente llevará el barco a buen puerto, pero lo debemos apoyar, solo no puede.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 480 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo