¡Objeción, señor Presidente!

José Ignacio Lombana Sierra

@LombanaSierra 

¡Objeción, señor Presidente!Columna de José Ignacio Lombana Sierra Clic para tuitear

Tiene Ud. señor presidente la oportunidad de actuar con coherencia y apego a sus promesas de campaña. De corresponderle a los que votamos por Ud. creyendo en sus palabras sobre lo que debería hacerse con la JEP, el proceso de lavado de dinero de las FARC, perdón, el proceso de paz, y sobre todo, en su eslogan del que la hace la paga.

Usted señor presidente quiere quedar bien con todo el mundo, hacer lo políticamente correcto así se refugie en el sofisma de estar haciendo lo que es debido por sobre lo que sería conveniente. Eso es evidente ya y la verdad eso no es sostenible a largo plazo. Digamos por 3 años y medio que le quedan.

Usted señor presidente quiere quedar bien con todo el mundo, hacer lo políticamente correcto así se refugie en el sofisma de estar haciendo lo que es debido por sobre lo que sería conveniente. Clic para tuitear

Le llegó la hora de tomar partido de verdad, de dejar de ser tibio en sus decisiones y en su actuar, y en responderle a la derecha y a los sectores que le pusieron los votos que lo llevaron al lugar que ocupa, que valga la pena decirlo, sin el guiño del ex presidente  Uribe, sin el CD puesto a su favor y sin ese discurso suyo duro sobre el proceso de paz y la justicia transicional, a duras penas se habría reelegido Ud. en la siguiente legislatura como senador.

Ud. no aspira a ser reelegido porque la Constitución no se lo permite, así que la popularidad y esas cosas no deben importarle, por lo que tiene todo para hacer realmente lo correcto y gobernar para quienes lo eligieron bajo los presupuestos en que se finca la derecha, sí, la derecha y todos aquellos que al votar por Ud. le dijeron no al centro y a la izquierda. ¿O de eso le queda alguna duda?

La Constitución Política le faculta para objetar por diversas razones los proyectos de ley aprobados y remitidos para su sanción por el Congreso de la República, entre otras razones por motivos de inconveniencia o inconstitucionalidad.

Es cierto que la Corte Constitucional ya efectuó en la sentencia C-080 de 2018 el análisis previo que corresponde al trámite de una Ley Estatutaria, excluyendo incluso por adelantado del ordenamiento jurídico algunos artículos, pero eso no quiere decir que esa ley en todos sus apartes no pueda ser objetada por razones justamente de inconveniencia, señor presidente.

Se dice por la izquierda y por personas afines a ésta, de esas que suelen  ubica según les convenga en el momento, que objetar la Ley Estatutaria de la JEP es acabar con la JEP o con el proceso mismo de paz.

¡Qué más quisiéramos los más de 10 millones de personas que votamos por Ud. que eso fuera así, que se pudiera hacer trizas la ignominia de Farcsantos al pueblo colombiano!

Pero tristemente la objeción presidencial no tiene ese alcance. Pero si el de la coherencia, el de la defensa de la institucionalidad, el de la salvaguarda de la dignidad de la sociedad colombiana, el del comienzo de la recomposición del estado de derecho, entre muchas otras funciones.

Que el presidente del Congreso puede sancionar la ley en caso de que el parlamento no acoja las objeciones del señor Presidente de la República. Sí, eso es cierto.

Pero como de hacer lo correcto se trata, objetar esa ley es que lo debe hacer Ud. señor presidente, claro, si de verdad cree Ud. en eso de que el que la hace la paga, pues la JEP no es más que el burladero de las FARC, y será el despeñadero de los miembros de las FF.MM que se han acogido a ese adefesio atraídos como por un canto de sirena, o mejor, como fruto de la extorsión judicial de la que han sido víctimas: su libertad a cambio de falsas confesiones para permitir que la izquierda se haga con el poder buscando a como dé lugar con el último bastión que le queda a la libertad y la democracia en nuestro país, el ex presidente Uribe.

No le parece lo suficientemente inconveniente todo lo que se está haciendo para evitar la extradición de un bandido como Santrich que se siguió burlando de todos los colombianos después de firmado el esperpento ese del acuerdo de paz, o todo el entramado jurídico que se quiere seguir montando para legalizar todo el producto del narcotráfico de las FARC y sus secuaces, eso sin contar con la impunidad de los crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Objetar la Ley Estatutaria en su integridad o parcialmente no es acabar la paz, todo lo contario. La paz de Santos y las FARC es espuria pues es fruto del desconocimiento de un plebiscito, de lo que dijo la soberanía popular, esa misma que se expresó y le dio a Ud. un mandato claro y conciso cuando lo eligió a Ud. y a sus propuestas de campaña, por lo que reconducir el funcionamiento de ese entuerto que es la JEP a los motivos de conveniencia nacional es propender que algo de justicia haya en todo esto, siendo la justicia nada más y nada menos que la base de cualquier paz en cualquier sociedad democrática y libre.

Objetar la Ley señor presidente, es pedirle a un Congreso hoy sin mermelada que haga lo correcto. Es la antesala a los proyectos de Actos Legislativos necesarios para reducir la JEP a su mínima expresión, porque las reglas y la justicia de la paz no las pueden imponer los bandidos, porque como en cualquier guerra que termina, quien pone las condiciones son los vencedores no los vencidos, y más si el poder legítimo del estado no cambió de manos, al menos en teoría.

Objetar la Ley señor presidente, es pedirle a un Congreso hoy sin mermelada que haga lo correcto. Clic para tuitear

¿Estará Ud. señor presidente y el Congreso a la altura de lo que el país necesita y que ha quedado evidenciado en las últimas horas con el pago de sobornos a fiscales de la JEP?

¿Todavía tiene Ud. señor presidente dudas sobre la inconveniencia de la JEP?

José Ignacio Lombana Sierra
Acerca de José Ignacio Lombana Sierra 6 Articles
Abogado Penalista de la Universidad Javeriana y profesor de la misma Universidad. Tirador , cazador y coleccionista de armas por tradición y convicción.