Omelette

Francisco José Tamayo Collins

francisco Jose Tamayo

@tamayocollins 

El capuchino “conversado” de los sábados: Omelette; Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

francisco Jose Tamayo

En medio de la desazón y las ganas de botar todo a un sitio cuyo nombre es conocido universalmente por la especie humana, hoy comparto mi receta de omelette clásico, para que al menos, puedas desayunar sabroso, amable lector, y acompañes el capuchino sabatino, pensando en una salida, por ahora…

Ten presente que antes de cocinar, debes asegurarte de contar con los mejores ingredientes. Tú te lo mereces.

Empecemos con los ingredientes: dos huevos doble AA, brillantes y tan frescos como sea posible. Súmale a eso, una tajada gruesa de queso mozzarella, cortada en cuadritos (el jamón también es un buen invitado). Sal y pimienta al gusto. Como elemento graso para darle sabor a la preparación y humedecer la sartén, va una cucharadita de mantequilla o, si prefieres, un chorrito de aceite de oliva. Tú escoges.

Ten presente que antes de cocinar, debes asegurarte de contar con los mejores ingredientes. Tú te lo mereces. Clic para tuitear

Ahora bien, la preparación es sencilla: primero, bate los huevos con fuerza; entre más espuma le des a la mezcla, más aire recibirá tu omelette. Así lograrás una mejor textura en el paladar: bocados esponjosos te esperan.

Una vez lista la preparación, añade el queso (y el jamón, según tu preferencia) a los huevos batidos y mezcla suavemente. Ya estás listo para acercarte a la estufa.

Pon en el fogón una sartén de teflón, a fuego alto. Luego de 30 segundos, cuando esté bien caliente la sartén, puedes arrojar una gotita de agua, que se evaporará de inmediato. Esa es la clave.

En ese momento, que la cucharada de mantequilla baile mientras se derrite. Haz que todo la sartén quede bien impregnada de este manjar. Si escogiste el aceite de oliva, haz lo mismo.

Inmediatamente, vierte la mezcla de huevos y queso, y luego de 10 segundos, con una espátula de madera comienza a perfilar los bordes suavemente. Consentir el omelette es asunto de respeto.

Cuando la textura de los huevos se haga un poco más densa, debido a la reacción calórica, permite que la fiesta continúe. Dobla el omelette y deja que el queso se derrita con calma. En breves segundos, da el último doblez y disfruta de tu desayuno.

Bien charladito:  Golda Meir, la única mujer que ha sido primer ministro de Israel, así como Sir Winston Churchill y Margaret Thatcher, los más grandes primeros ministros británicos del siglo XX, amaban la cocina. Las dos damas eran excelentes pasteleras. Sir Winston, incomparable comensal. A los tres, la cocina los inspiraba para tomar decisiones importantes y minimizar a sus enemigos. Presidente Duque siga ese camino y actúe de conformidad.

Avatar
Acerca de Francisco Jose Tamayo C 70 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.