Columnista

El delfín y el pejelagarto

Y lo más chistoso del asunto es que sale su señor padre, Gustavo Petro, a reforzar las barrabasadas proferidas por la periodista Duzán, diciendo: “Le dicen democracia hereditaria: es decir volvimos a la monarquía contra la que lucharon Bolívar y Santander. Toca que ese pueblo patriota reviva, o su historia se habrá perdido definitivamente”. […]

Columnista

Metrocable: revolución pacífica mundial

El Metrocable es símbolo de una revolución pacífica. Movilidad en primera clase para los barrios populares; pacificación del territorio; derrumbe de murallas imaginarias; inclusión social; renovación urbana; dinamización del turismo y la economía; nacimiento de la valorización de las propiedades, lo que antes no existía en los barrios populares. […]

Columnista

La Opinadera: “silencios cómplices que tuvieron grave impacto para Colombia”

Me resulta difícil  creer que tanto Mora Rangel como Juan Carlos Pinzón, teniendo información de primera mano y verificada y ante la gravedad de los hechos y las implicaciones para los intereses de Colombia, hayan optado por su lealtad con Juan Manuel Santos y no con los intereses supremos de Colombia; primaron la mezquindad de sus intereses personales en contra del país […]

Columnista

Vive Colombia, Viaja por Ella

En 2002 las caravanas Vive Colombia, Viaja por Ella nos devolvieron la confianza para volver a recorrer con orgullo nuestro hermoso País sin el temor de ser extorsionados o secuestrados en las nefastas pescas milagrosas. Ahora, 18 años después, la reducción de impuestos establecida en la reforma a la Ley de Turismo le quitará presión al presupuesto de los hogares para que disfrutar de la geografía nacional sea una realidad. […]

Columnista

Gente Sin Destino

El ejercicio de la libertades en el marco de la actividad política, es una fortaleza de las democracias. Todos tenemos derecho a cambiar de opinión, a pensar como queramos y a actuar de acuerdo a lo que nuestra conciencia nos dicta; pero, seamos francos, eso de estar cambiando de idea en cada coyuntura, no se parece al simple ejercicio de libertades, sino a juegos malabares que subestiman la inteligencia de una sociedad aburrida de ver a “padres de la patria” haciendo shows que nada le aportan a la solución de los innumerables problemas que adolece Colombia. […]