¡Palo porque sí, palo porque no!

Jorge Mario Pérez Solano

Jorge Mario Pérez

@JorgePerezSolan

¡Palo porque sí, palo porque no! Columna de Jorge Pérez S. Clic para tuitear

La jornada del día sin IVA del pasado 19 de junio, que por cierto ya estaba incluida en la reforma tributaria mucho antes de la llegada del importe chino, expuso lo que sigue siendo éste país a lo largo de su acentuada y reiterativa historia; su marcado gen de conquistado con cerrojos de colonizados, su expresión de figurado noble y burgués con extravagante esclavitud y de imperante servilismo a la incitante desobediencia y al convencimiento exagerado que este país no es de nadie, que las leyes se hicieron para violarlas porque los demás la violan, con el arrodaje  de la perversa noción del derecho que se tiene para exigir de todo y no deber de nada. 

Pese a ello, a la economía le fue relativamente bien, como lo mostraron los jalonados sectores de grandes superficies a través del dinero plástico, incrementándose las transacciones entre un 86% y un 285% en facturación con relación a electrodomésticos, vestuario y alimentos, representados en 5 billones de pesos por venta de teléfono, internet, al por menor o directa.

Sin embargo, la gran preocupación que sigue despertando en el mediano plazo, es el sostenimiento de los subsidios a las empresas y personas, así como la aplazada deuda de más de 211,55 billones por concepto de impuestos que debíamos pagar en este calendario fiscal, al igual que los 722 mil millones que debían recibir por sobretasas los municipios y departamentos junto con el impuesto de industria y comercio que significan más de 2 billones de PIB, así como la ostentable disminución de la exportaciones por las restricciones del mercado internacional y el agravado servicio a la deuda que ronda ya en el 49% del PIB.

Sumando a la gran crisis, la escasa liquidez de los empresarios para respaldar las inversiones, ya que los riesgos están resultando mayores en el mercado nacional e internacional, imposibilitando encontrar recursos con intereses mínimos, obligando a expedir mayores títulos de deuda para mantenerse a flote en lo que resta del semestre.

En ese orden, dicho en otros términos, a menor crecimiento y disminución de ingresos, es mayor el gasto, reflejado en déficits y altos costos de la deuda.

Enhorabuena el Comité Consultivo de la Regla Fiscal, decidió aceptar la suspensión de la regla fiscal – valga la redundancia – hasta el 2.022, como forma de darle un margen de maniobra al gobierno en lo que respecta al déficit y al endeudamiento, no sin antes asumir algunos compromisos como el de permitirles monitorear las finanzas públicas, unos informes trimestrales y la inclusión de dicho compromiso en los presupuestos venideros.

Sin embargo, esa flexibilización no es suficiente, cuando le acompañan mayores problemas a la economía con un posible apagón eléctrico en todo el país, que repercutiría con bastante fuerza en las secciones productivas que reinician labores, al igual que el impacto sobre los hogares colombianos que bastante asfixiados se encuentran con el impagable recibo de los servicios públicos, que llegó bajo el indecoroso promedio y no por la lectura real, y no decir del impuesto predial, valorización y otros.

No obstante, es tranquilizador lo que viene realizando el gremio de la industria nacional con las acciones de estimular la compra de productos nacionales, evitando la destrucción del empleo, la desaparición de compañías o el efecto negativo sobre la economía.

O la macrorueda de negocios virtuales que se llevará a cabo entre los días 23, 24, 25 y 26 de este mes, con la anuencia de la Cámara de Comercio Colombo Americana – AMCHAM COLOMBIA -, en donde 11 empresas de EE.UU., como 13 compañías de américa latina, buscaran nuevos socios comerciales con empresarios e industriales colombianos, como espacio de nuevos proveedores, de compradores y de competencia y reemplazar el mercado chino.  

Entre unas y otras realidades, vemos a una ciudadanía indispuesta, carente de responsabilidades, incapaz de dimensionar el tamaño del problema, agudizando la crisis, exponiendo al resto de conciudadanos al destino final, importando los riesgos y encareciendo la problemática.

En fin, como lo venimos sosteniendo en artículos anteriores, el panorama no resulta alentador para lo que resta del año y lo que comienza del otro, a pesar de los grandes esfuerzos que le impone el gobierno.  

En consecuencia,  es inevitable que el mismo gobierno nacional deba sentarse con los partidos políticos, con las distintas agremiaciones, con los sectores civiles y no gubernamentales, para trazar una política de corto plazo, porque el tiempo no da espera en la soledad de una situación que no puede ser conjurado con la simple expedición de decretos, que si bien, han desafiado la realidad con alicientes y han prorrogado la incierta tranquilidad, no permiten desalojar la enorme confrontación social y, ante todo, entronizar la gran oportunidad del acuerdo nacional bajo unas perspectivas de una estado más competitivo, actualizado y organizado en su centralización y desplegado en su descentralización hacia las regiones.

Entonces así, es necesario la convocatoria de todos los sectores, para revisar la restructuración del país, de lo contrario, seguiremos en el mismo pugilismo político desgastante de barras, sin mayores éxitos que la agotable división y el paupérrimo tejido nacional.    

JORGE MARIO PEREZ SOLANO
Acerca de JORGE MARIO PEREZ SOLANO 27 Articles
Abogado,Especialista En Derecho Administrativo, ha sido asesor y consultor en el sector nacional y territorial socio en Safey & Lawyers SAS - Bogota. Fue columnista en el hoy diario del magdalena, bloguero en kienyke,columnista en seguimiento.co. Samario de nacimiento,Barranquillero y Bogotano por adopción;su domicilio y residencia están en Bogotá y Barranquilla