Edson Arantes do Nascimento, Pelé, el mejor jugador de toda la historia del futbol, enfrenta un nuevo y decisivo reto, esta vez, con su salud, el que, ojalá, como todos los que tuvo que afrontar en las canchas, lo logre superar.

No en vano en el controvertido mundial de Qatar, se le ha rendido justo y supremo homenaje a su vida y logros; y es que Pelé renovó, remozó y engrandeció el futbol, y hasta hoy, ha sido su máximo exponente y no en valde se le ha llamado “O Rey”.

Pelé fue el creador de la escuela “Jogo bonito” o juego bonito, que hizo de la práctica de un deporte rudo de fricción y roce hostil, una danza acompasada, estética y plástica.

Algunos han querido seguir sus pasos, entre ellos, Cristiano Ronaldo, el intermitente Messi, el malogrado Maradona y hasta el genial y provocador Neymar, pero ninguno ha logrado acercarse a su depurada fundamentación y formidable técnica, y menos, a los resultados obtenidos durante su carrera.

Pelé debutó con la selección de Brasil en 1957 contando con tan solo 16 años de edad y aún, es el máximo goleador de la verdeamarela con 77 goles.

Participó en cuatro copas mundiales, quedando campeón en tres de ellas, y fue destacado como el jugador que más veces y más joven las ha obtenido.

Se retiró del futbol a los 37 años habiendo marcado más de 1300 goles, entre ellos, el llamado “Gol de los cuatro sombreros“ y el “Gol de placa”, este último, vistiendo la camiseta de Santos contra Fluminense en el estadio Maracaná, quizás, el mejor gol logrado en la historia del futbol, en cuya ejecución Pelé avanzó 90 metros llevando el balón atado a su pie, desbordó a 7 rivales para finalmente eludir al portero y convertir el tanto, lo que le mereció el derecho a la instalación de una placa recordatoria de esta hazaña en el estadio Maracaná.

En reconocimiento a su caballerosidad, talento y señorío, Pelé fue nombrado Ciudadano del Mundo y Embajador para la Ecología y el Medio Ambiente por la ONU; Embajador de Educación, Ciencia y Cultura de la UNESCO; Ministro Extraordinario de Deportes de Brasil; Caballero de Honor del Imperio Británico; y, Embajador del Deporte en el Foro Económico Mundial.

En 1999 el Comité Olímpico Internacional lo distinguió como el Mejor Deportista del Siglo XX y en 2016 le otorgó la Orden Olímpica. En el año 2000 fue elegido como el Mejor Futbolista Oficial del Siglo XXI con el 73% en una votación realizada por la FIFA, la Federación Internacional de Historia y Estadística del Futbol y los ganadores del Balón de Oro.

Las buenas maneras y la corrección de Pelé, contrastan, con la conducta extravagante de muchos jugadores que le han sucedido, quienes erráticamente han creído, que es mejor, ser temidos que queridos, estrafalarios que austeros o violentos que talentosos.

Es claro, que algunos jóvenes al igual que muchos de los nuevos aficionados al futbol, por desconocer las hazañas de Pelé y por no disponerse en su época de avanzados medios visuales para registrarlas, consideran que su prestigio y fama es más un mito que una realidad. Pero contrario a lo que creen, bastaría decir, que ningún jugador actual o del pasado reciente es estadísticamente comparable a Pelé, y, que seguramente habrá que esperar algunos años para que surja un talento igual o al menos similar.

Para entender el presente y prospectar el futuro, es necesario conocer y entender el pasado; de no hacerse, seremos forasteros dóciles y despistados, condenados a repetir lo que oímos y nuestra opinión será la última que escuchemos.

Tan solo basta ver el video cuyo enlace abajo figura, para advertir las virtudes de Pelé, y la violencia que empleaban sus rivales para tratar de neutralizarlo, así como la tolerancia casi complaciente de árbitros pusilánimes que permitían semejantes despropósitos.

Ojalá que la disciplina y gallardía de Pelé sirva de ejemplo a las nuevas generaciones, y que su talento y corrección, sustituyan la trampa y la deslealtad que se da dentro y fuera de los campos de juego y en las relaciones de la sociedad actual.

Pido a Dios el pleno restablecimiento de la salud del Rey del Futbol.

Pelé fue el creador de la escuela “Jogo bonito” o juego bonito, que hizo de la práctica de un deporte rudo de fricción y roce hostil, una danza acompasada, estética y plástica. Clic para tuitear

Ver video que figura en Youtube: Así marcaban a Pelé.

https://www.youtube.com/watch?v=SdB3R08LOHo

Rafael Rodriguez Jaraba
+ posts

Rafael Rodríguez Jaraba

Abogado Esp. Mg.

Consultor Jurídico & Asesor Corporativo.

Especialización en Derecho Comercial. Maestría en Derecho Empresarial.

Conjuez de la Sala Civil del Honorable Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali.- Arbitro y Conciliador del Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Cali.- Mediador en Conflictos de Gobierno Corporativo certificado y acreditado por Global Corporate Governance Forum. Banco Mundial. IFC.- Miembro de la Academia Colombiana de Jurisprudencia.- Catedrático Universitario.