Petro represente la izquierda, se ha derechizado en todas sus prácticas con total incoherencia para los electores responsables, lo único que hace falta es que invite a Fico Gutiérrez a ser su vicepresidente. Clic para tuitear

 

El filósofo alemán Federico Hegel -en una de sus obras muy criticadas por los marxistas por considerar al Estado como expresión de opresión y explotación económica- sostuvo que «…el pueblo es aquella parte del Estado que no sabe lo que quiere…».

 

En la filosofía de Hegel el Estado constituye la realidad histórica de la libertad del individuo, hoy ese pensamiento no solo tiene importancia en la dialéctica académica, sino que también en la realidad política y social de nuestro país.

 

Lo anterior se evidencia con el resultado electoral de las elecciones del 13 de marzo pasado, en la marcada división del pueblo entre lo que hemos identificado políticamente como la izquierda y la derecha.

 

Vale recordar que esta división fue adoptada en la historia de las ideas políticas originada en los albores de la Revolución Francesa en 1.789 cuando el rey Luis XVI presidia la asamblea de los estados generales -lo que hoy sería el congreso en pleno- en aquella reunión del 5 de mayo de 1789, que presagiaba los acontecimientos que terminaron con el absolutismo monárquico, los representantes del clero y de la nobleza se sentaron a la derecha del presidente de la Asamblea, los representantes de la burguesía y del pueblo llano se sentaron a su izquierda. Los primeros defendían la monarquía y la aristocracia, los segundos la república y las libertades civiles. Cuando la Revolución Francesa acabó con la monarquía absolutista y la sociedad estamental, el término “izquierda” empezó a llamar a los sectores liberales más radicales, mientras que “derecha” se utilizó para señalar a los liberales más conservadores.

 

Con el correr de los años, nuevas ideas como el socialismo o el anarquismo fueron integrándose también en la izquierda, desbancando a los liberales radicales.

 

Desde su origen la izquierda nació con un rasgo característico: su heterogeneidad pese a compartir el deseo común de transformar la sociedad, las fuerzas aglutinadas en la izquierda presentan desde entonces una crónica división que se ha radicalizado hasta hoy.

 

En Colombia el candidato presidencial –Gustavo Francisco Petro Urrego- formado en la izquierda radical, cuyo trasegar político está marcado no solamente por el debate de las ideas sino por el camino de las armas dado que fue guerrillero en el movimiento M-19 y estuvo como militante ligado a la decisión de la toma del palacio de Justicia en 1.985, toma que dejo 66 muertos entre juristas y particulares, por esos y otros hechos fue indultado en 1.992.

 

Como paradoja de la historia, el ponente del proyecto de indulto del M-19 fue el entonces senador Álvaro Uribe Vélez; retomando, el candidato Petro ha sido un fiel exponente de la izquierda, ha tomado de esta la doctrina marxista, en su quehacer político ha dividido la izquierda en Colombia como estrategia para consolidarse como líder absoluto de la misma. Recordemos que fue militante del Polo democrático, partido que abandonó luego de crear división en su organización y ahora lo utiliza en las elecciones de 2022 con la inclusión de Francia Márquez y de esta forma aumentar su caudal electoral, por eso no sorprende a nadie los resultados del 13 de marzo, lleva 12 años en campaña política y sabe que esta es su última oportunidad para llegar a la Presidencia.

Hoy a Petro Urrego no le basta tomar los postulados de la izquierda para ser presidente de Colombia, en su doctrina y praxis de la combinación de todas las formas de lucha para alcanzar el poder, está usurpando a la derecha con las practicas más deleznables sin ningún escrúpulo. Algunos ejemplos de esto se encuentran en su discurso de lucha contra la corrupción: cuando a su paso por la alcaldía de Bogotá fue duramente cuestionado por todas las decisiones suyas que causaron detrimento a las finanzas públicas, cuando nombra como gerente de su campaña a un reconocido senador que intimidó a un ex Fiscal General y desafía a un ex Presidente de la República porque les conoce los secretos de sus actos corruptos e ilegales, Armando Benedetti ha estado en todos esos entuertos de poder, de paso hoy es investigado por la Corte Suprema de Justicia, además de ser experto en maquinarias electorales. Le vimos incitar al elector a vender sus votos y con doble moral descarada invita a votar por él – lo cual ha sido propio de la gamonalidad política de derecha en todo el país-, tambien ha hecho acuerdos con políticos inescrupulosos que han militado en todos los partidos políticos de izquierda y derecha como lo son: Roy Barreras, Piedad Córdoba, Luis Pérez Gutiérrez, Juan Fernando Cristo, Luis Fernando Duque, etc… ya se reunió con Cesar Gaviria, director del partido liberal, reconocido por su gran habilidad como politiquero, misma que le valió el repudio de Ingrid Betancourt, por último, aun nadie conoce de donde salen los recursos de su campaña, la que hasta ahora es la más costosa de todos los candidatos.

 

Para ser de izquierda, que Petro haya celebrado su triunfo del 13 de marzo en el hotel Hyatt – símbolo del capitalismo crudo- propiedad de Luis Carlos Sarmiento Angulo, tiene un valor simbólico especial y es que ha derechizado todas sus prácticas políticas. En este escenario dudo que Petro represente la izquierda, se ha derechizado en todas sus prácticas con total incoherencia para los electores responsables, lo único que hace falta es que invite a Fico Gutiérrez a ser su vicepresidente.

Por lo tanto, con la polarización que evidenciaron los resultados electorales, la vigencia de Hegel es incuestionable.

 

¡El pueblo no sabe lo que quiere!

Liliana Gutiérrez H.
+ posts

Abogada de la Universidad Gran Colombia. Especializada en Derecho Penal y Criminología por La Universidad Autónoma de Colombia. Conferencista Nacional e Internacional. Ha sido docente universitaria, Autora de Artículos sobre Derecho Penal y columnita de opinión en algunos medios de comunicación virtuales. Litigante.

Comparte en Redes Sociales