Petro: un discurso venenoso. Duque: el antídoto

David Ghitis

Petro: un discurso venenoso. Duque: el antídoto

@ghitis

Petro: un discurso venenoso. Duque: el antídoto Columna de David Ghitis Clic para tuitear

En su discurso admitiendo la derrota Gustavo Petro regresó a su misma arenga de odio de la primera vuelta, la prédica de odio populista que él sabe le funciona muy bien. Y es que enseñar a odiar es muy fácil. Desde la tarima en una actitud delirante, Petro le instruyó al presidente electo Iván Duque cómo es que deberá gobernar y de quién se debe apartar atacando a Uribe y a Ordoñez con la ovación de sus seguidores. En sus palabras faltó la grandeza. Como será que Petro le habló a Iván Duque hasta del metro de Bogotá diciendo que los 8 millones de votos exigían que el metro sea subterráneo. Después de media hora de discurso, Petro terminó sin congratular al vencedor, algo que siempre hace el perdedor al reconocer su derrota.

Por el otro lado, el vencedor de la jornada, manteniendo la misma tónica reconciliadora que mantuvo durante su campaña, dijo que pensaba gobernar “con todos y para todos”. El diagnóstico que hizo Duque sobre lo fracturada que está la sociedad colombiana por el tema de la paz y la división entre amigos y enemigos de la paz, fue preciso y acertado y sabe que Colombia necesita caminar guiada por nuevo presidente en la dirección correcta. En el camino de la verdadera reconciliación y no una reconciliación a la fuerza.

Duque nos hablo de las víctimas, del proceso de paz, de la justicia, etc. El presidente electo tiene el brío de sus 42 años y una experiencia muy amplia para su edad. Con esperanza, anhelo que el espíritu conciliador que ha mostrado Duque logre recomponer a nuestra sociedad.

El presidente electo tiene el brío de sus 42 años y una experiencia muy amplia para su edad. Con esperanza, anhelo que el espíritu conciliador que ha mostrado Duque logre recomponer a nuestra sociedad. Clic para tuitear

¿Y a los que hicimos campaña por Iván Duque, que nos toca ahora? Pues nos toca seguir, nos toca ser críticos constructivos y nos toca ser multiplicadores de la frase de Duque “soluciones no agresiones”. Claro que si Duque hace el buen gobierno que esperamos, será una labor fácil resaltar sus logros.

En pocos meses entraremos en una nueva campaña política, esta vez para alcaldes y gobernadores. El trabajo que tenemos por delante es grande y debemos mantener el camino que empezaremos a recorrer este 7 de agosto. Y es que en ciudades como Bogotá, Cali y Barranquilla la extrema izquierda de Petro obtuvo la mayoría de los votos y ya vimos lo que paso en Bogotá durante la alcaldía de Petro: el carnaval de los contratos a dedo, la feria de los contratos de prestación de servicios que duplicó la nómina de la ciudad, la orgía de populismo con dineros de la ciudad y las mentiras de Petro que repetidas una y otra vez lograron convencer a muchos de que son verdades de a puño. Y es que muchos creen hoy que Petro si hizo los colegios y jardines que prometió o las sedes de la universidad distrital prometidas y no construidas. Y eso sin hablar de los $100,000 millones repartidos a pandilleros para que no robaran.

la orgía de populismo con dineros de la ciudad y las mentiras de Petro que repetidas una y otra vez lograron convencer a muchos de que son verdades de a puño. Clic para tuitear

Sí estimados amigos, tenemos un trabajo grande por delante para seguir con la recuperación del país. Afortunadamente tenemos a un presidente joven que habla de unión y no a un rencoroso populista que destila veneno en cada palabra.

Avatar
Acerca de David Ghitis 27 Articles
Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.