PODEMOS IR EN PAZ…

Argiro Castaño

Argiro Castaño
Vamos a ir en paz en el 2022 a demostrarle a la izquierda que los buenos somos más y que si hemos sobrevivo a décadas de violencia no nos van a quitar nuestra democracia con el cuento de la Paz... Clic para tuitear

 

Comencemos por decir que vengo de la época donde la inocencia y la fe iban agarradas de la mano. Los domingos era todo un acontecimiento asistir a misa en familia de camisa blanca. Ahora solo nos queda la fe por que la inocencia la perdimos hace mucho tiempo por culpa de los curas que no son santos y andan metiéndole política al sermón de los domingos y lo peor totalmente sesgados hacia la izquierda.
Añoro mi niñez cuando era acólito en la iglesia de mi pueblo y solo veía a los curas decir misa, escuchar confecciones e irle aplicar los santos óleos a algún moribundo en su casa.

Nosotros los acólitos nos encargábamos de sus finanzas llenándoles la ponchera en misa y ayudándoles con los remates de todo tipo de cosas en el famoso “altar de san Isidro”

“Daos fraternalmente el saludo de la Paz” dicen en medio de la misa mientras uno mira de reojo que no vaya a tener al lado alguna culebra y por respeto al momento terminar dándole la mano.

Hace algunos años los curas dan por terminada la misa con estas palabras “Podemos ir en paz” bellas palabras que solo nos dan una paz espiritual por unos momentos, por que la paz que ahora nos quieren vender los líderes de izquierda en Colombia sí que está lejos.

Colombia ha sido tristemente un país donde en todas las épocas de su historia ha tenido un puñado de bandidos, y nos hacen mucho mal a la inmensa mayoría.

Matones y gente mala siempre han estado ahí. Desde las épocas de Sangre Negra, los Vázquez Castaño, el casi inmortal Tiro fijo que terminó muriendo de viejo y que decir de la violencia política entre godos y manzanillos donde masacraban familias enteras por tener simpatía con un trapo rojo o azul.

Épocas donde dos montañeros se picaban a machete por que el otro le echó 5 al piano y sonó la canción que no quería o en las zonas de tolerancia ver a dos camajanes de pelo largo, pantalón bota campana, patillas a lo Elvis Presley y camisa abierta mostrando su pecho peludo cogerse a puñaladas agarrados de la punta de un pañuelo por el amor de una copera… Mientras se escuchaba al fondo la canción “sangre Maleva.”

Bravos, braveros, machos y matones siempre han existido en esta patria y seguramente seguirán existiendo por siempre. A todos nos ha tocado la violencia en Colombia, las masacres y los desplazamientos en distintas épocas de nuestras vidas. las farc, el eln, el narcotráfico y bandidos de todos los pelambres nos han azotado desde siempre. desde las épocas de los románticos comunistas como Jaime Bateman o Carlos Pizarro ya no queda nada, hace muchos años solo existen grupos de bandidos organizados peleándose a muerte los territorios pa´ tener el control del narcotráfico y la minería ilegal.

Pero en los 8 años de Santos luego de haberse hecho elegir con votos Uribistas llegó La Paz, su paz! Esa paz que volvieron política y que dividió a los colombianos entre amigos y enemigos de ella.

Con paz haremos más, La Paz es el camino, está cerca el fin de la guerra.
Y así comenzaron 8 años de burlas y desmanes de los terroristas hacia el pueblo colombiano. 8 años de lujosos hoteles, buenos whiskys y aviones privados mientras estaban en cuba fumando habanos y con el culo al sol.

8 años donde en Colombia siguieron las masacres y los asesinatos selectivos, pero ya eran en nombre de la Paz y los muertos quedaban mágicamente legalizados porque eran producto de haber aceptado “dialogar en medio del conflicto armado.”

¡Si gana el NO volverá la guerra! Y esta vez urbana que es más letal y peligrosa; advertía Juan Manuel Santos en alocución presidencial de frente y descaradamente. Si no salgo reelegido se perderá ¡La Paz! Decía con inspirado acento, mientras con la complacencia de políticos y comunidad internacional se robaba la reelección y de carambola el plebiscito ahh y de ñapa como pa´ que La Paz quedara más sellada y legal hasta se compró un NOBEL.

Gracias a La Paz de santos la izquierda quedó fortalecida y con ayuda de las cortes ha tratado por todos los medios, valiéndose de todo tipo de artimañas de encarcelar al Dr. Uribe. La JEP se da el gustazo de sacar memes en Twitter acusando a Uribe de 6402 muertes de los falsos positivos.

La Paz es política y muy bien empleada por los líderes de izquierda para ganar adeptos que con ese romántico cuento caen fácil. Si se hubieran implementado los acuerdos Colombia estaría en paz le decía Claudia López al ministro Molano esta semana.

Cuando se les acaban los argumentos resucitan los falsos positivos, los 12 apóstoles y los miles de cuerpos que quedaron tapados en la escombrera e Hidroituango.

La Paz es el pretexto, pero tampoco es el fin de los dirigentes de izquierda. Con el peligro que si un candidato de izquierda llega al poder veremos Al Paisa, Romaña, Márquez y Santrich desfilar en tapete rojo rumbo a la casa de Nariño.

Ahora la llaman extintas farc, ahora que están más vivas que nunca con personal en el monte y el congreso. los que están en Venezuela amenazan de muerte a nuestro presidente y periodistas mientras el que está en el congreso como timochenko ahora posa de defensor de los derechos humanos y le está tratando de conseguir un indulto a Mancuso, por que él manda en la JEP. Claro que lo único que quiere es que Mancuso termine hablando mierda del Dr. Uribe y así justificar ante los pendejos que ellos son unos libertarios.

¿Cuál Paz? La Paz es como la pata sola…Nadie la ha visto pero mucho pendejo cree q existe.

Podemos ir en paz… A defender democráticamente nuestra democracia, nuestras costumbres y nuestras tradiciones; antes que la izquierda nos acabe con lo que hemos conseguido por cientos de años con nuestra democracia.

Podemos ir en paz…

¡Mostrándole a los jóvenes el verdadero camino democrático de este país!

Vamos a ir en paz en el 2022 a demostrarle a la izquierda que los buenos somos más y que si hemos sobrevivo a décadas de violencia no nos van a quitar nuestra democracia con el cuento de la Paz…

Argiro

Argiro Castaño
Acerca de Argiro Castaño 27 Articles
carpintero de profesión, campesino de corazón, enamorao de mi negra y mas uribista que un putas.