Los medellinenses somos por naturaleza emprendedores y pujantes, estos atributos hacen parte de nuestra cultura.
Impulsar el emprendimiento es un factor determinante para dinamizar le economía e integrar un gran número de la población al sector productivo. Como hemos comentado en columnas anteriores fomentar una cultura de emprendimiento combate el desempleo y brinda oportunidades a toda la sociedad.

 

Adicionalmente, el emprendimiento desincentiva el asistencialismo, práctica nociva para la economía de un territorio. Debemos impulsar una cultura del emprendimiento apoyada por la triada inquebrantable Estado – Empresa – Academia. Desde el gobierno se deben generar y fortalecer políticas públicas para incentivar los ecosistemas de emprendimiento, y que estos sean sostenibles en el tiempo para que sean fuente de desarrollo y empleo, por lo que desde los colegios y universidades debe integrar una asignatura que prepare a los niños y jóvenes para tener una mentalidad emprendedora.

 

El Estado debe ser el articulador de esta triada mágica que es motor de desarrollo en los territorios. El centro de estudios Starupblink mide la cantidad y calidad de los ecosistemas de emprendimiento en las ciudades y países del mundo, en fundamento de esto, asigna un ranking, en el que resulta paradójico ver como Medellín pierde 22 puntos referente al informe del año anterior, mientras Colombia como país aumenta en 3 puntos. Otras ciudades de Colombia como Barranquilla ganan puntos en el ranking de Starupblink. Esto nos lleva a cuestionarnos qué está pasando con el emprendimiento en la ciudad.

 

Surgen unas preguntas puntuales ¿será que el gobierno de la ciudad de Medellín no está articulando esa triada mágica (Estado – Empresa – Academia) cómomotor de desarrollo en la sociedad? ¿será que no se está teniendo en cuenta a la empresa privada para generar programas que impulsen y apoyen a los emprendedores? ¿o la academia no se está utilizando como instrumento para llevar el conocimiento a nuestros niños, jóvenes y adultos? ¿O será que el gobierno tiene fines diferentes al de trabajar por la ciudadanía?

 

La conclusión es una sola: se está perdiendo ímpetu en el tema del emprendimiento. Esta es una de las consecuencias a causa de la ruptura que se viene dando en los años recientes en Medellín, y mientras en otras ciudades como Barranquilla se está creciendo en este indicador, nosotros estamos perdiendo una bandera que nos ha caracterizado en las últimas décadas.

 

¿En qué otro aspecto está perdiendo fuerza la Medellín por el afán de fracturar nuestra sociedad?

 

Mientras en otras ciudades como Barranquilla se está creciendo en este indicador, nosotros estamos perdiendo una bandera que nos ha caracterizado en las últimas décadas. Clic para tuitear
Juan Carlos Benjumea
+ posts

Juan Carlos Benjumea Lema

Soy un defensor y fiel creyente en la democracia, con sumo respeto por la propiedad privada, los derechos individuales de los ciudadanos y creo en los generadores de empleo y de riqueza como dinamizadores de la economía y de la calidad de vida de los habitantes de una región. Creo que los resultados de una buena gobernanza favorecen a la comunidad.