Por qué quiero ser magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema

FRANCISCO BERNATE OCHOA

@fbernate

Por qué quiero ser magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema Columna de Francisco Bernate Ochoa Clic para tuitear

Gracias, Señor Presidente, Honorables Magistrados, Honorables Magistradas, buenos días.

Soy Francisco Bernate Ochoa, hijo de Ricardo y de Victoria, hermano de Juan Carlos y padre de Diego Enrique y quiero agradecerle a la vida, y a Ustedes el privilegio, el honor y la felicidad absoluta de estar hoy y acá ahora ante Ustedes presentándome y dando mis razones para afirmar ante Ustedes, ante la justicia, ante mi familia, y ante mi país por qué quiero ser Magistrado de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia. 

Lo primero, es que para esto me he formado. Soy abogado del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, he cursado tres especializaciones, una en derecho penal, una en derecho penal económico y una en cumplimiento normativo. Curse dos maestrías, una en derecho penal y una en derecho, realicé una estancia  de investigación en Derechos Fundamentales del Paciente, y cursé un Doctorado. A lo largo de mi vida profesional, he publicado 21 libros, más de un centenar de artículos y aportes a libros colectivos. A lo largo de mis 19 años de experiencia profesional, he tenido el privilegio y el honor de ser Profesor en cursos de bachillerato, pregrado, postgrado, educación continuada, maestría y doctorado en 17 de los 32 departamentos de Colombia así como en Universidades más allá de nuestras fronteras. 

Lo segundo, es que tengo la experiencia para asumir un cargo como el de Magistrado de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia. Inicié mi experiencia profesional como asistente en la Fiscalía General de la Nación en 1998, y desde Julio del año 2000 he ejercido la profesión como académico, combinándolo con el ejercicio de la abogacía. Desde Noviembre de 2003 accedí, a través de un concurso público de méritos a la plaza como profesor de carrera académica de la Universidad del Rosario, donde hoy ostento la condición de profesor titular, el más alto grado del escalafón docente, siendo además, Director del Grupo de Investigación y de la Especialización en Derecho Penal de mi Universidad, donde imparto en el pregrado las asignaturas de Derecho Penal Especial y Constitución Política.  

Soy miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, y Conjuez de la Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura, desde hace 10 años, así como de la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá DC y de la H. Sala de Casación Penal de esta Corporación. Ejerzo la representación como víctima de diferentes entidades del Estado en los denominados casos de connotación nacional, defiendo de frente las causas en las que creo, y dedico la mayoría de mi tiempo a la investigación y la docencia, particularmente en la compilación y edición de los 20 tomos de la totalidad de los Códigos Penales, de Procedimiento Penal y Penales Militares que han regido a lo largo de nuestra vida republicana, labor que estoy cerca de culminar y que creo representa un importante insumo para el debate público y la investigación en nuestro medio.  

Lo tercero, es que en mi vida personal y profesional soy una persona correcta, decente que no tiene agendas paralelas y que no cree ni en las prudencias convenientes ni en los privilegios, ventajas o las dignidades por motivos ajenos al propio mérito. Mis defensas judiciales, todas las he ejercido directamente y he puesto siempre la cara por mis decisiones, virtudes y defectos. No litigo a través de terceras personas, ni me escondo cuando se trata de asumir mis errores, que han sido muchos, o encarar mis responsabilidades. Jamás he acudido a la falsa adulación, la intriga o la conveniencia para obtener una ventaja personal, y nunca he sido inferior a ninguna responsabilidad que haya asumido y, por supuesto que esta no será la excepción. 

En la academia a través de los medios de comunicación o de las redes sociales el país ha conocido cuáles son mis posturas, que pueden compartirse o no, pero que siempre presento sin cálculos de ningún tipo y las asumo como propias. Soy un convencido de la meritocracia, del amor y la amistad sincera y desinteresada, así como de lo importante del debate frentero y honesto. 

Estar acá hoy frente a Ustedes es cumplir con un sueño y este es el para mi el mayor anhelo en mi vida profesional. 

Estar acá hoy frente a Ustedes es cumplir con un sueño y este es el para mi el mayor anhelo en mi vida profesional. Clic para tuitear

Gracias por su tiempo, por oírme y por permitirme estar acá frente a todos Ustedes