#ProfesiónPeligroEs

Iván Cancino González

Iván Cancino G.

Profesión peligro es ser abogado litigante en Colombia porque no tenemos seguridad social sólida ni vacaciones reconocidas, ni seguro de desempleo. Esto debe cambiar ya. Clic para tuitear

Iván Cancino G.

En Cúcuta una juez de la República irrespeta a un abogado diciéndole que la audiencia no es un aula de clase, como si tratar de ser claro y didáctico fuera un defecto. En otra parte de Colombia, en una ciudad llamada Valledupar, una jueza resuelve la petición elevada por un defensor sin que al correo del juzgado hubieran llegado los documentos y soportes que uso para su disertación. 

En todo el país si un defensor no se presenta a una audiencia le compulsan copias casi de inmediato, pero rara vez el juez que empieza tarde sin razón visible o un fiscal que tarda o no asiste es requerido para dar explicaciones. 

Un colega fue sancionado con censura porque llegó dos horas tarde a una audiencia argumentando un atasco de tráfico que fue real, pero nada le pasa a un funcionario que pone una audiencia a las 8:00 de la mañana sabiendo que no llegará antes de las 10:00 am al despacho, porque o dicta clase o tiene pico y placa. 

En la Fiscalía, en sus redes sociales, se jactan de las capturas logradas o de las medidas de aseguramiento que sacan adelante o de las condenas sobre la base del interés general, pero no consideran de interés general publicar el gran número de capturas ilegales que les decretan, las medidas que se les caen o las sentencias absolutorias que se dictan que, dicho sea de paso, son seis de cada diez procesos que la Fiscalía decide llevar a juicio.

En fin, ejercer la abogacía en Colombia es una profesión peligro, especialmente en el área penal, todo esto lo digo porque estamos cerca de la elección de los siete magistrados que conformarán la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, magistrados que tendrán, entre otras, la función de disciplinar jueces y abogados, desde los colegios de abogados respetaremos esta comisión, pero con más ahínco y vehemencia exigiremos que seamos los abogados litigantes disciplinados por nuestros propios pares, como sucede en la mayoría de democracias del mundo. 

Ejercer la abogacía en Colombia es una profesión peligro, especialmente en el área penal, todo esto lo digo porque estamos cerca de la elección de los siete magistrados que conformarán la Comisión Nacional de… Clic para tuitear

Cada vez a nosotros, los abogados litigantes, se nos mira con más desdén por parte de los jueces, la última perla fue una carta de magistrados de tribunal en la que dicen que estas magistraturas sólo deben ser para personas que vengan de la carrera judicial, aislando a los litigantes de la posibilidad de acceder a estas. 

“¿Cuál es la solución? Que nuestros colegios sean nuestros jueces como la lógica y las reglas democráticas lo demandan”. 

Por último, desde el Colegio de Abogados Penalistas de Colombia hacemos un llamado a todos los abogados y abogadas que hayan sido sancionados por el Consejo Superior de la Judicatura en los últimos años, en especial por aquellos magistrados que ya no podían serlo por haber vencido su periodo, para que nos cuenten su caso y desde este colegio propondremos anular tales decisiones por carecer de validez y legitimidad.

Profesión peligro es ser abogado litigante en Colombia porque no tenemos seguridad social sólida ni vacaciones reconocidas, ni seguro de desempleo. Esto debe cambiar ya.