Prueba Bajo Fuego

Coronel Danilo Andres Arboleda Martínez

Coronel Danilo Andrés Arboleda
Prueba Bajo Fuego. Columna del Coronel Danilo Arboleda Clic para tuitear
Coronel Danilo Andrés Arboleda

Preocupante negación hace una Senadora de la República de particular Partido Político acerca del reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, al igual que otra camarada Representante, quien niega prácticas sexuales forzadas, proxenetismo y abortos en precarias e inhumanas condiciones, en medio de las montañas de Colombia en sus lujosas oficinas, sin dar detalles de personas y sitios, guardo la esperanza que el lector evidencie de quienes hablo. Denuncias van y vienen ante organismos nacionales que no surten efecto porque docto tribunal (JEP) no reconoce como víctimas a mujeres reclutadas, violadas, sometidas a vejámenes, tratos inhumanos y degradantes de parte de algunos padres de la patria de la camarilla de la rosa roja con botón estrellado de cinco puntas.

Los invito a sensibilizar sentidos, abrir ojos, oídos y mente con el ánimo de sacar a Colombia de la caída libre y vertiginosa en la que vamos por cuenta de intereses globalistas enquistados en nuestra patria. En frase célebre pronunciada por quien puede representar una esperanza Patriota neguémonos a arrodillarnos.

Retomando el hilo anterior, se llegó la hora de la prueba de fuego, trasladado el NO tan pipiolo a la primera unidad crítica, Batallón de Contraguerrillas # 29 “HEROES DEL ALTO LLANO” con una Oficina en Yopal, pero con área de operaciones en Aguazul, Maní, Chameza, Recetor (Casanare) y Pajarito, Labranzagrande (Boyacá).

El día de mi presentación en Yopal, entró en combate un pelotón del Batallón en la Vereda la Charanga municipio de Pajarito, el recibimiento fue el asesinato de mi compañero de promoción, Subteniente Edgar Briceño Velandia, líder innato, se ganó el aprecio y cariño de compañeros y subalternos; buscaban un Oficial para que recibiera la unidad que iría al rescate del cuerpo que duró 72 horas en llegar al sitio del lánguido suceso, en esa ocasión le correspondió a un Capitán que se presentó a la par conmigo quien pocos días después, solicitaría el retiro voluntario de la fuerza.

La historia del BCG 29 era lúgubre, en sus cortos años de fundado ya registraba el deceso de 5 oficiales por cuenta de alzados en armas, recuerdo que yo era el relevo de un Oficial que salía trasladado por tiempo cumplido, quien me aterrorizó en el momento en el que descendía del helicóptero que lo evacuó del área de operaciones y con gesto Vaticaneschi propio de Roma, se arrodilló, se persignó, besó la tierra y al incorporarse de nuevo gritaba, “SALÍ VIVO, SALÍ VIVO”.

El 22 de septiembre de 1996 se dio inicio a una operación militar en contra de una cuadrilla de las FARC que delinquía en Maní Casanare, largo movimiento táctico motorizado y llegada a la línea de partida/línea de contacto tipo 04:00, toma dispositivo de seguridad para pasar el día y en la noche continuar con infiltración pedestre, despunta el alba el 24 con colosal concierto de disparos con mix de explosiones, granadas de mortero, mano y fusil, gritos de animación imborrables como “PIJA CUÑAO, ADELANTE CAMARITA”. Primer combate, inicia 05:00 horas y se extiende hasta pasadas las 08:00, Catarsis entre miedo, emoción, excitación y adaptabilidad, recordaba que decían si usted no cae en el impacto inicial, ya no cae.

Recuerdo un suceso que marcó mi vida por siempre, me respiro la muerte en la nuca, sentí que me abrazó y me soltó en un santiamén, tenía a mi derecha al SLP Ángulo y a la izquierda al SLP Flores, estábamos protegiéndonos del fuego enemigo que a duras penas nos permitía levantar la cabeza tras una palmera, Ángulo se sintió vulnerable y trato de buscar mejor posición pasando por encima, cuando siento que pasa sobre mi espalda y comienza a gritar, pero no era un grito común, era ahogado, gutural, desazonado y pesadumbroso, un solo impacto entró por el hueco clavicular derecho, atravesó su humanidad, con orificio de salida por el tercio medio dorsal, suficiente para apagar su existencia, su cara quedó a escasos centímetros de la mía, con ojos vidriosos, clamores forzados y su boca llena de saliva blanca, espumosa y espesa, le entendí “Mi teniente llame el helicóptero, no me deje morir”, lamentablemente su respiración se apagó minutos después.

Al día siguiente 25 de septiembre fecha de mi onomástico, la celebración fue particular y la fiesta se extendió hasta el 26, juegos pirotécnicos propios del Douglas AC-47 Spooky o avión fantasma, acompasados con el melodioso rugir de motores de los A-29 Super Tucano, tamaña exaltación me dije yo.

La noble profesión de las armas, llena de soles y bemoles más que una carrera es un estilo de vida, es llevar la vocación y convicción de servicio, es entregar todo, fuerza, vigor, juventud, sueños, metas y propósitos a cambio de nada, es por eso que, si volviera a nacer, volvería a ser soldado, sin importar que minorías extremas nos quieren exterminar.

¡PALABRA DE ESPARTANO!

Danilo Andres Arboleda Martinez
Acerca de Danilo Andres Arboleda Martinez 13 Articles
Oficial del Ejercito en uso del buen retiro, profesional en Ciencias Militares, Especialista en Seguridad y Defensa Nacional, con credenciales como consultor de Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, caminante de la vida por Colombia como gitano y vago a la vez, pero con mi casa a cuestas como Soldado de la Patria, fui a donde muchos les dio miedo ir a pie y sin dinero.