Que hable otro que no sea Petro

Mónica Pérez

Duque desiste de la reforma tributaria inicialmente planteada e invita a debatir opciones, mientras Petro propone retirar la reforma y emitir dinero (imprimir más billetes), tal cual lo hizo Venezuela. Clic para tuitear

Duque desiste de la reforma tributaria inicialmente planteada e invita a debatir opciones, mientras Petro propone retirar la reforma y emitir dinero (imprimir más billetes), tal cual lo hizo Venezuela.

El 01 de mayo, día mundial del trabajador, el gobierno venezolano anunció un aumento del  salario mínimo en casi el 300%, es decir, siete millones de bolívares, y con todo y esto no alcanza ni para comprar un kilo de carne. Esto es lo que se conoce como hiperinflación y se da gracias a la emisión de dinero, como propone Petro.

Además, según el diario France24 (2021) a los venezolanos le dan un bono de alimentación por  un monto de tres millones de bolívares. Ahora, si suma el sueldo mínimo y sale beneficiado con el bono de alimentación, solo haría falta un millón de bolívares más para comprar una cubeta de huevos de treinta unidades que cuesta once millones de bolívares.

Mientras tanto Petro modela la emisión de dólares que ha tenido Estados Unidos en el último tiempo para sustentar su teoría de que Colombia debería hacer lo mismo, imprimir billetes. Lo que no tiene en cuenta es que a diferencia de Estados Unidos, nuestro país no tiene una moneda que se encuentra en la reserva mundial, es decir, según La República, el dólar se encuentra en un 65% de las reservas internacionales de los bancos; Colombia no puede exportar la inflación, como si lo puede hacer EEUU, lo que significaría que este dinero llega al mercado de todo el mundo presionando que se alcen los precios de los bienes, en especial aquellos que son básicos y que finaliza igualmente con inflación para EEUU y alza de precios para el resto de países; Colombia no puede monetizar sus deudas -que el banco central le preste dinero- como sí lo puede hacer EEUU directamente, no obstante, si Colombia monetiza su deuda internacionalmente el dinero impreso que ha salido a circular hará que vaya perdiendo su valor, por lo que volveríamos a llegar a la hiperinflación -repito, que tiene a Venezuela arruinada- y a depreciar la moneda -ya nadie confía en el valor del peso colombiano y los grandes inversores cambian de divisa, por lo cual el peso sigue perdiendo valor-.

Paul Krugman, citado por Petro como el mejor economista, al parecer es contradicho por milenarios economistas, por ejemplo Steve Hanke, miembro del Consejo de Asesores Económicos del presidente Ronald Reagan afirma que la inflación de EEUU está a la vuelta de la esquina y mucha gente perderá dinero en la bolsa. Igual lo reconocen Janet Yellen, Secretaria del Tesoro, Gita Gopinath, jefa del Fondo Monetario, Paul Ashton, analista especializado en la consultora Capital Economics, y Javier Milei, especialista en temas monetarios en Argentina:

            «Pese a más de cinco mil años de evidencia empírica mundial, las lecciones monetarias de gigantes como Ludwig von Mises, Friedrich von Hayek, Milton Friedman y Robert Lucas Jr., entre otros, y junto a la experiencia local de los últimos setenta años… resulta casi imposible de creer que no se haya aprendido nada sobre el tema» (2016).

Milton Friedman, Premio Nobel de Economía en 1976, aseguró que la relación de emitir dinero para combatir el desempleo era de corto plazo y una vez el mercado se adaptara a la nueva tasa de inflación el efecto desaparecería.

En función de todo lo anterior, con cinco mil años de evidencia, un ejemplo latente en el vecino país de Venezuela, fuertes noticias sobre las consecuencias de la inflación en Argentina y un Premio Nobel, tan pronto Duque abre la posibilidad de proponer cuál podría ser la reforma tributaria que salve a Colombia del deficit en el que se encuentra y que al mismo tiempo no atente contra los ciudadanos que no aguantan más carga impositiva y sufren los efectos de la pandemia, ¿Petro propone emitir dinero?

Definitivamente que imprimir billetes sea la última de las opciones que contemplen quienes acuden a la solución de la reforma. Propuestas interesantes han sonado en las puertas del palacio, entre esas, dar fin a las prerrogativas de los tributos que han sido dadas con ocasión del Covid-19, y la más importante de todas en las que izquierda y derecha confluyen: no más gastos innecesarios del Estado, empezando por las cuantiosas facturas para resarcir el daño que ha generado el vandalismo y terrorismo al que han sido sometidas las principales ciudades del país donde los gobiernos de izquierda han dejado avanzar a tal magnitud estos actos vandálicos viéndose en la necesidad de confinar de nuevo a todos en sus casas, dejando a su paso destrucción, más pobreza, sangre y muerte.