¿Qué le espera a Medellín?

Juan Manuel Jaramillo

Juan M. Jaramillo
Es necesario sentarnos todos, despojados de egos y sin más pretensiones que organizar la ciudad y re orientar el camino, para poder mirar de cara al futuro que vamos a hacer. Clic para tuitear

 

Como ustedes bien lo saben soy promotor de la revocatoria del mandato de Daniel Quintero en Medellín. Lo hago con una profunda convicción que es lo que necesita la ciudad por el grave perjuicio que está causando la administración del supuesto independiente Quintero Calle.

Estoy seguro que este proceso de revocatoria lo vamos a sacar adelante y será la primera capital del país que logrará una revocatoria y la segunda vez, desde la constitución del 91, que se logre la revocatoria de un Alcalde en Colombia.

Entendiendo que es una batalla de David contra Goliat, en la que Quintero tiene a su favor la chequera del estado, los padrinos políticos, los medios, la burocracia y los contactos en las entidades que nos pueden entorpecer el proceso, nos hemos armado de una tremenda paciencia y seguimos trabajando sin prisa, pero también sin pausa.

A nuestro favor tenemos la desilusión e indignación de los ciudadanos que ven como, en poco más de un año, Daniel Quintero ha logrado acabar con un pacto implícito que se tenía entre la academia, el empresariado y el estado.

Ha generado el mayor caos administrativo que yo recuerde, ha minado la confianza de la ciudad en sus entidades y mandatarios y está logrando acabar con empresas e instituciones de las que siempre nos habíamos sentido orgullosos y que realmente funcionaban bien.

Pero repito, la revocatoria de Daniel Quintero en Medellín es inminente, tal vez nos tardemos un poco más de lo presupuestado, pero lo vamos a lograr.

Partiendo de este hecho me he preguntado, ¿Qué le espera a Medellín?

Claramente no podemos dar palos de ciego ni mucho menos improvisar. Es nuestro deber, como promotores de la revocatoria y como ciudadanos, pensar que sigue una vez salga Quintero de la Alcaldía.

Creo que Medellín pagó un precio alto por el descuido en las elecciones y la apatía de las personas que daban por sentado que, por malo que fuera un Alcalde, no haría tanto daño a una ciudad tan próspera y tan sólida. Quintero nos ha demostrado con creces que un mal administrador y un burócrata si pueden acabar con el progreso de una ciudad tan próspera como Medellín.

Hemos aprendido la lección y vamos a corregir el rumbo lo antes posible, por eso creo que es indispensable, desde ya, hablar de un pacto entre las posibles corrientes políticas que podrían llegar a gobernar nuestra ciudad.

Es necesario sentarnos todos, despojados de egos y sin más pretensiones que organizar la ciudad y re orientar el camino, para poder mirar de cara al futuro que vamos a hacer.
Podemos tener diferencias en algunas cosas, pero creo que en general todos queremos ver a nuestra ciudad florecer y progresar, cada uno con sus matices y métodos propios.

Pensaría que desde ya se debería tener una conversación sincera y transparente entre las corrientes políticas y candidatos de Álvaro Uribe, Federico Gutiérrez, Juan David Valderrama y demás corrientes políticas, Incluso con algún representante de Sergio Fajardo que hasta ahora no ha dicho una sola palabra sobre lo que está sucediendo en Medellín, cosa que desconcierta. Pero es que a la hora de pensar en reconstruir nuestra ciudad y organizar su rumbo, ninguna diferencia nos debería separar.

Creo que todas estas corrientes deberían participar de esa Alcaldía de transición que tendría poco más de 2 años para organizar todo el caos que va a dejar Quintero. Que cada uno ponga sus mejores fichas y no es para repartirse la ciudad como lo están haciendo en este momento, sino para que cada uno se apersone de una labor y logremos estabilizar a Medellín pensando en que el Alcalde que llegue para el 2024 pueda gobernar.

Fundamental y prioritario organizar la estructura administrativa de EPM y tal vez sea una buena oportunidad para pensar cómo se va a blindar esta empresa para evitar que cualquier Alcalde, con ínfulas de dictador, vuelva a saltarse el gobierno corporativo y manejarla como si fuera su propiedad o una secretaría más.

Importante proteger a Ruta N que la van a dejar casi desmantelada habiendo sido un importante centro de innovación y desarrollo tecnológico para la ciudad.

Revivir el jardín Botánico que está herido de muerte gracias a la reducción de su presupuesto para entregar ese dinero a contratistas amigos. El jardín botánico es un importante pulmón para la ciudad y lugar para el aprendizaje y recreación de nuestros niños, además de un importante atractivo turístico.

Revisar muy a fondo el programa Buen Comienzo, referente internacional en atención a la primera infancia, lo van a dejar muy golpeado al haber sacado a los operadores que ya conocían el programa y lo entendían, para meter a contratistas amigos de la administración.

Retomar la lucha estratégica contra la delincuencia en Medellín. El apaciguamiento en ciertos sectores de la ciudad obedece únicamente al control total de bandas criminales que regresaron con la extorsión a lugares dónde ya se había erradicado.

Avanzar en proyectos que resalten e inculquen valores a nuestros niños y jóvenes, sea en ciencia, arte, tecnología o deporte.
Hacerle un mantenimiento general a la ciudad para recuperar su cara amable, pues el deterioro en la malla vial, en los puentes, semáforos y demás es evidente.

Son muchísimas las tareas que habrá que hacer para recuperar la ciudad después del desastre que está dejando la actual administración, pero confío en que los ciudadanos, siempre enamorados de nuestra tacita de plata, vamos a ayudar y a poner nuestro granito de arena para volver a sentirnos orgullosos de lo que tenemos.

Dejemos a un lado los egos y las diferencias, vamos a actuar con grandeza y a pensar en que el propósito principal es el progreso de esta ciudad que tanto amamos y que, además, nos pertenece A TODOS!

Juan Manuel Jaramillo
Acerca de Juan Manuel Jaramillo 22 Articles
Doblemente ingeniero, orgullosamente paisa y enamorado de mi Colombia. Absolutamente agradecido con Álvaro Uribe Vélez por todo lo que hizo por Colombia, que además no me lo contaron, lo viví ! No me envolvía mucho en política hasta que en el 2011 vi que nuestro país se estaba desviando del camino de la prosperidad hacia un modelo fracasado, desde ese entonces columnista ocasional y twittero, defensor de la democracia.