¡Qué viva la fiesta brava!

Rafael Gómez Martínez

@RaGomezMar 

¡Qué viva la fiesta brava! Columna de Rafael Gómez Martínez Clic para tuitear

ANTECEDENTES TAURINOS

El origen de las corridas de toros proviene de la cultura greco latina la cual fue introducida en España durante el proceso de romanización del Imperio de Occidente, como punta de lanza para alcanzar las lejanas tierras anglosajonas.

Registros taurinos indican que varias mitologías, como la griega, comentan del Dios Taurus, Dios del amor.

Los romanos introdujeron el mito del toro durante su conquista a las tierras catalanas durante el periodo conocido como las guerras púnicas.

Desde el año 1215 existen registros de corridas de toros en la ciudad española de Segovia. Hacia 1542, Barcelona homenajea al príncipe Felipe, futuro Felipe II de España, con «luminarias, danzas, máscaras y juegos de toros».

Los que saben de toros, porque yo solamente soy un simple aficionado de a pie, comentan que el origen de la fiesta brava se da porque el toro, como animal silvestre que es, en la época del medio evo español contrataban a personas que los mataran porque atacaban a las caravanas de la corona por los caminos de herradura.

Tiempo después, se comenta que fue en la Universidad de Salamanca, fundada en el año 1218 por el Rey Alfonso IX,  siendo la más antigua de España.

En el año 1254 fue reconocida por el papa Alejandro IV como una de las cuatro mayores universidades del mundo, junto con las de Oxford, París y Bolonia. Lo que natura no lo da, Salamanca no lo presta.

Los toros de lidia como espectáculo, al parecer, comienzan a tener forma cuando a los graduandos les exigían que tuvieran que matar a un toro, con el fin de probar su valentía frente a la vida.

Los toros de lidia como espectáculo, al parecer, comienzan a tener forma cuando a los graduandos les exigían que tuvieran que matar a un toro, con el fin de probar su valentía frente a la vida. Clic para tuitear

Estos hechos suceden durante el Medievo español.

Hacia el siglo XVII comenzaron a construirse las primeras plazas de toros en España.

LA PLAZA DE TOROS DE LA SANTAMARÍA

Su principal promotor fue el ganadero don Ignacio Sanz de Santamaría quien donó el terreno en donde fue construida la plaza de toros.

En 1928, siendo la primera plaza de toros construida con cemento de arado por los ingenieros Adonaí Martínez y Eduardo Lazcano.

De tal manera que, el 8 de febrero de 1931 se presentó la primera corrida de toros: Manolo Martínez, Ángel Navas y Mariano Rodríguez, quienes lidiaron la ganadería de Mondoñedo, donde hoy queda el basurero de Doña Juana.

El 19 de marzo de 1944 se presenta en su arena la célebre rejoneadora Conchita Cintrón. En los años siguientes, figuras estelares como Antonio Ordóñez y Luis Miguel Dominguín también actuaron en la plaza.

Tenemos el grato recuerdo de Palomo Linares con la bella Marina Danko.

De Cesar Rincón en su mejor momento.

LA PRIMERA DE ABONO FEBRERO 2019

Coso taurino lleno hasta las banderas.

Algunos patrocinios de la W Radio, Caracol Radio.

Presidencia, sin alcalde, siendo el alcalde mayor de la ciudad el presidente de la junta directiva de la Corporación Taurina.

Se lidiaron 6 toros, 6, de la ganadería de don Bernardo Caicedo.

La afición taurina en Colombia es culta, sabe de toros.

Conoce lo que hay detrás de la industria del toro.

Su ambiente español hace de este espectáculo único en la faz de la tierra.

Con más toreros que toros, los cuales salieron mansurrones, cortos de manos, cortitos de cuello, desiguales en su cuerpo.

El colombiano Luis Bolívar, estuvo muy bien con su espada de tal forma que le entregaron las dos orejas.

Julián López, el Juli, no contó con suerte en su primero pero si con su segundo cortando las dos orejas.

Andrés Roca Rey, peruano, la nueva figura del toreo del siglo XXI, con toros mansos que se fueron hacia las querencias de sombra hizo lo que ningún torero haría: Sacarle partido a un toro perdido por lo cual mereció las dos orejas.

¡Que viva la fiesta brava!, ¡Que viva!

¡Abajo Petro! ¡Abajo!

¡Que viva los buenos toreros! ¡Que viva!

¡Malo ganadero!, ¡Malo!

¡Abajo, Santos! ¡Abajo.

Por lo demás, la Plaza de Toros de la Santamaría era un epicentro político, económico y social donde se medían todas las fuerzas.Era, sobre todo, un epicentro político de gran relevancia.

Para la imagen, quedó el recuerdo del Dr. Laureno Gómez sentado con su bastón, en contra barrera, con el Dr. Jorge Eliecer Gaitán, días antes de su vil asesinato por las hordas castristas.

Para la imagen, quedó el recuerdo del Dr. Laureno Gómez sentado con su bastón, en contra barrera, con el Dr. Jorge Eliecer Gaitán, días antes de su vil asesinato por las hordas castristas. Clic para tuitear

Es más, en la Plaza de Toros, el General Rojas Pinilla se llevó por delante un pocotón de gente. Su propio pueblo, gritándole a la gran capitana…

Es que no hay espectáculo más democrático que el que se presenta en una plaza de toros donde el público, de todas las clases sociales, se junta para disfrutar de un evento nacido de las más profundas creencias y costumbres españolas.

Al final, la gente contenta, a pesar de algunos animalistas que vociferaban alrededor de la plaza.

Puntilla: Lo que buscan los animalistas es, precisamente eso, acabar con las costumbres. Pero, los aficionados taurinos no nos dejaremos intimidar más. ¡Que vuelvan los toros a Medellín! ¡Que vuelvan!

Rafael Gomez Martinez
Acerca de Rafael Gomez Martinez 54 Articles
Magíster en Comercio Internacional Universidad Sergio Arboleda. Docente universitario en las áreas de micro, macro economía, economía internacional, pensamiento económico, comercio internacional en las Universidades: Sergio Arboleda, UDCA, San Buenaventura, San Martín, Jorge Tadeo Lozano. Asesor en procesos editoriales, comercio exterior y finca raíz. Columnista de opinión en El Nuevo Siglo desde 1995.