#Rechazo

Iván Cancino G.

Iván Cancino G.
Rechazo, una vez más y con vehemencia, que la historia de este país quiera hacer ver a Álvaro Uribe como delincuente y a Gustavo Petro o a los delincuentes de lesa humanidad de las Farc como revolucionarios preocupados por el pueblo. Clic para tuitear
Iván Cancino G.

Rechazo que unos policías agredan a ciudadanos que deberían cuidar, incluso si son delincuentes su deber es ponerlos en manos de la Ley, no agredirlos o matarlos.

 

Rechazo que los dirigentes se peloteen las responsabilidades unos a otros en vez de apersonarse de lo de su competencia y brindarnos soluciones a los colombianos.

 

Rechazo aquellas personas que se sienten con el derecho a decidir por las mujeres sobre su cuerpo y su derecho a ser madres o simplemente no serlo.

 

Rechazo los jueces que tratan a la brava de acallar la voz de la defensa y luego salen a diversos medios a confundir la opinión pensando que se les reprocha la exposición de su cuerpo, con el que pueden hacer lo que les parezca, cuando en realidad el reproche es por su constante grosería y maltrato al litigante.

 

Rechazo toda envidia y mala leche hacia Christian Daes quien no hace otra cosa que buscar el bien común. Rechazo a quienes no agradecen a Alex Char por poner a nuestra Barranquilla en el umbral de las ciudades con más desarrollo ambiental, social, industrial y económico del país y de América Latina.

 

También rechazo a aquellos que aún piensan que Junior es mejor que Millonarios, la historia dice lo contrario.

 

Rechazo que se tumben monumentos por vías de hecho, cometiendo delitos, y no se acuda a las vías legales que tienen los ciudadanos para pedir y lograr sus cometidos.

 

Rechazo todos aquellos que protestan contra la violencia del estado, es reprochable y repudiable, pero guardan silencio frente a los verdaderos agresores y delincuentes que queman bienes públicos, con autoridades dentro y agreden policías.

 

Rechazo todo acto de reconciliación que no incluya a todas las víctimas, como recientemente en Bogotá en la que se pidió perdón a un sector de la ciudadanía, pero nada se dijo de los policías muertos o heridos en las mismas confrontaciones.

 

Rechazo las limitaciones ilegales al derecho de opinión o libertad de expresión y también rechazo a quienes disfrazados de opinadores se dedican a atacar el honor y dignidad de muchos ciudadanos.

 

Rechazo que aún existan personas que rechacen a otras por su inclinación o preferencia sexual, color de piel o estrato social.

 

Rechazo a quienes se apropiaron de tierras de manera ilegal, a quienes desplazaron para apropiarse de terrenos, pero también rechazo a muchos que se quieren aprovechar de la Ley de Restitución de Tierras para dolosamente quitar terrenos a personas que los han trabajado durante toda su vida, alegando falsamente que hubo desplazamiento.

 

Rechazo a quien se oponga a la protesta pacífica, a quienes incendian al país convirtiendo la protesta en violencia y daño.

 

Rechazo, una vez más y con vehemencia, que la historia de este país quiera hacer ver a Álvaro Uribe como delincuente y a Gustavo Petro o a los delincuentes de lesa humanidad de las Farc como revolucionarios preocupados por el pueblo que tanto afectaron y atacaron, al cual aún no reparan ni dan verdad ni contribuyen a no repetir con sus reiteradas negaciones o solo dan verdades a medias.

 

Rechazo quienes critican al presidente Duque solo por que sí, sin reconocerle sus logros que son importantes y su labor en el manejo de esta pandemia.

 

Así mismo, rechazo a quienes todo lo ven bueno en el gobierno sin saber que la crítica constructiva también es ayudar a mejorar las condiciones de vida de todos, por ejemplo, cuando criticamos el manejo de la pandemia por parte del Ministerio de Justicia o a algunas propuestas laborales desde la cartera de trabajo o el abuso de ciertos bancos que descontaron sin consultar a los más necesitados la ayuda solidaria que había sido consignada en sus cuentas.

 

Rechazo el rechazo porque es vacío si no viene acompañado de propuestas. Los invito a rechazar, pero proponiendo la solución a lo que se repele. La idea es mejorar no entorpecer, echar pa´ lante y no estancarnos como país y sociedad.