Reflexiones sobre las manifestaciones

JORGE LUIS CALLE

Reflexiones sobre las manifestaciones Columna de Jorge Luis Calle Clic para tuitear

El pasado jueves 21 de noviembre, cientos de miles de colombianos se concentraron en las principales ciudades del país, para manifestar su inconformismo frente a diferentes temas de la actualidad nacional. 

Sobre esto, quisiera plantear las siguientes consideraciones:

  1. La mayoría de marchantes expresaron su descontento de forma pacífica, sin embargo, se presentaron muchas alteraciones de orden público, especialmente en Cali y Bogotá. Los protagonistas de estos actos, deben ser individualizados y sancionados ejemplarmente, pero ¿Es responsable seguir incentivando la protesta a sabiendas de que los vándalos y delincuentes pueden aprovecharse de ella como ya lo han hecho tantas veces?
  2. Entiendo que una de las razones para protestar, era rechazar el asesinato de niños y líderes sociales. Me llevé una sorpresa enorme cuando vi a varias personas haciéndolo con complacencia y además tomándose fotos junto a Timochenko en Medellín. ¿Acaso olvidaron que su compañero de marcha no hizo más que asesinar colombianos y violentar derechos de menores durante muchos años? Elijamos bien a nuestros referentes, seamos respetuosos con millones de víctimas y no confundamos el perdón y la reconciliación con el cinismo.
  3. Son muchos los retos y las dificultades que enfrentamos como país, pero no son nuevos y no se resuelven de un día para otro. No puedo evitar preguntarme ¿Dónde estuvieron los manifestantes durante los 8 años anteriores?   Elijamos bien a nuestros referentes, seamos respetuosos con millones de víctimas y no confundamos el perdón y la reconciliación con el cinismo. Clic para tuitear
  4. Algunos marchantes salieron a las calles para exigir el cumplimiento del  acuerdo de la Habana. Debo recordarles que lo pactado con las Farc fue negado en las urnas, y que posteriormente los colombianos eligieron un Presidente que prometió modificar lo acordado, no obstante, quiero  contarles que hoy hay 2 billones de pesos en ejecución del proceso, y que de los 13.000 excombatientes, 5.000 tienen empleo o desarrollan proyectos productivos. 
  5. La muerte de Dilan es lamentable y dolorosa. Si algún uniformado actuó por fuera de la ley, debe ser investigado y sancionado según corresponda. Sin embargo, es prioritario inculcar en las nuevas generaciones, respeto y admiración hacia quienes arriesgan sus vidas para defender las nuestras. En las democracias sólidas, los miembros de las Fuerza Pública son altamente reconocidos y apreciados por la comunidad, no son maltratados y pueden defenderse con ímpetu y autoridad cuando alguien los agrede. Es muy triste que más de 300 policías hayan resultado heridos durante las protestas. 
  6. El ESMAD es un escuadrón antidisturbios que solo opera cuando se presentan desmanes, bloqueos de vías, daños a bienes públicos y privados, o actos violentos en general. Si una marcha transcurre de forma pacífica, sin la ocurrencia de los elementos mencionados, la Fuerza Pública solo la acompañará para garantizar el orden, pero no se verá forzada a intervenir.
  7. Celebro que el Presidente Duque haya anunciado la apertura de un canal de diálogo para escuchar los diversos reclamos y encontrar soluciones conjuntas, pero es fundamental entender que los colombianos eligieron una agenda de país en las elecciones del año anterior, que el modelo de sociedad se define en las urnas, y que si bien es importante gobernar para todos, el primer mandatario debe priorizar las propuestas que lo llevaron a la presidencia. Me extraña, por otro lado, que agitadores de la protesta, como Petro, hayan pedido que se rechace la invitación a dialogar que llegó desde presidencia. ¿Quieren aportar o desestabilizar?
  8. Finalmente, una invitación: mantengamos el anhelo de una sociedad con mayores y mejores oportunidades para todos, no olvidemos ese sueño y luchemos por construirlo, pero entendamos que los cambios toman tiempo y no dejemos que los ánimos incendiarios y antisistema de unos pocos, contaminen el deseo mayoritario de progresar como país.Si una marcha transcurre de forma pacífica, sin la ocurrencia de los elementos mencionados, la Fuerza Pública solo la acompañará para garantizar el orden, pero no se verá forzada a intervenir. Clic para tuitear

Y una última reflexión: mientras el país entero hablaba de la protesta, tres Policías fueron asesinados en Santander de Quilichao. ¿Cuándo marcharemos para rechazar el asesinato de nuestros héroes y exigir que todo el peso de la ley caiga sobre los responsables de que esto ocurra? 

Jorge Luis Calle
Acerca de Jorge Luis Calle 3 Articles
Administrador de Negocios, especialista en Mercadeo y en Comunicación Política. Opinador de temas de país.