¿Requisas?

IVÁN CANCINO G.

Iván Cancino G.

@CancinoAbog

¿Requisas?columna de Iván Cancino. Clic para tuitear

De vez en cuando el país debate sobre la constitucionalidad o no de las requisas que se realizan en Colombia, sobre si estas afectan o no derechos fundamentales como la intimidad y el libre desarrollo de la personalidad, además de la dignidad de las personas. Al respecto quisiera abarcar algunos puntos concretos.

La Policía Nacional puede hacer revisiones externas de las personas para prevenir o atajar actos vandálicos, de afectación de orden público o por seguridad de la ciudadanía, lo que no viola derecho alguno siempre que no se toque la esfera íntima de las personas, por esto abrir las maletas o revisar al tacto paquetes no afectaría garantías ciudadanas. De todas formas, la Corte Constitucional ha impulsado el uso de tecnología para evitar al máximo tocar a las personas. Estas requisas pueden darse en cualquier sitio público sin más requerimiento que la decisión de la autoridad del caso.

Ahora, invasiones a la intimidad siempre requieren orden de un juez, especialmente cuando se realicen sobre la base del indicio de haber cometido un acto delictivo, por esta razón cuando en los aeropuertos, por ejemplo, si se tiene la sospecha que una persona pueda tener droga en su cuerpo, no puede ser sometida a escáner o similar sin una orden judicial previa, igual sucede con la prueba de alcohol o drogas a la persona causante de un accidente de tránsito donde haya lesionados o fallecidos. La razón es simple: estas invasiones a la intimidad requieren, según la norma vigente, una orden previa por parte de un juez. Cualquier requisa o revisión en casos como los señalados no pueden ser realizados sin la respectiva autorización por parte de la judicatura o de la persona.

La Policía Nacional puede hacer revisiones externas de las personas para prevenir o atajar actos vandálicos, de afectación de orden público o por seguridad de la ciudadanía Clic para tuitear

Claro que hay otro tipo de requisas o inspecciones en los que no puedo estar de acuerdo y que me parecen contrarios a los mínimos derechos inherentes de la persona, la intimidad y la dignidad, se trata de las que hacen en ciertos establecimientos como centros comerciales, supermercados o conjuntos residenciales. Una cosa es prevenir, como lo son las requisas a la entrada, pero otra muy diferente pasa con las requisas a la salida de estos sitios. En estos casos, cuando piden ver la maleta, los recibos o las bolsas, lo que hay es una presunción de mala fe, de haber hurtado algo, y, no me salgan con que “el que nada debe nada teme”, NO, la dignidad no se negocia. Si usted debe requisar a quien le colabora en las labores domésticas es que no confía en esa persona, cámbiela, pero no la humille con una requisa donde le dice tácitamente que sospecha de ella, como si fuera un ladrón. Cualquier revisión o requisa a la salida es una presunción de mala fe, es inconstitucional.

Estamos a buena hora para que el Congreso y la Corte Constitucional, marquen el derrotero de las requisas y que, de una vez, se regule el tema de interceptaciones en procesos penales. Hoy en día se intercepta con orden judicial, pero violando de fondo garantías, como grabar a abogados con sus clientes o grabaciones personales del indiciado o investigado. Es hora de ponderar la investigación y la protección del bien común, con el respeto a los derechos ciudadanos relacionados con su intimidad.

Hoy en día se intercepta con orden judicial, pero violando de fondo garantías, como grabar a abogados con sus clientes o grabaciones personales del indiciado o investigado. Clic para tuitear