Se ratifica que en el debate presidencial primero las peleas y nunca las ideas. Queda así cerrado el capítulo de la propuesta de que el Partido Liberal confrontara a Gustavo Petro. Clic para tuitear

Colombia reclama cambios en todo el territorio. En cada hogar, en las calles y en los rincones más lejanos, la desconfianza es lo común frente a la espera de soluciones a los problemas sociales, de violencia e inseguridad, económicos, ambientales y de hambre que se viven a diario. El Estado parece agotado en lo mismo y envejecido por la inercia. El malestar ciudadano crece y se agota la paciencia ciudadana. Los cambios van más allá de los intereses de los partidos y de los políticos, que se concentran en salvarse solo ellos mismos.

El mundo está enamorado de las ideas liberales y progresistas. Y vienen triunfando en todas las democracias, y muy especialmente en América Latina, que es el continente de las desigualdades y las brechas sociales más grandes entre ricos y pobres. El problema no son los pobres, el problema está en las economías tradicionales que hacen más ricos a muy pocos, que acumulan sin medida, arrasando con las oportunidades para los demás y evitando que millones de ciudadanos luchadores salgan de la miseria. Se necesitan nuevas economías para que los colombianos tengan confianza que el futuro es de todos.

Tengo la firme convicción que las ideas liberales van a reconstruir con éxito la nueva historia de Colombia. Con el propósito de rejuvenecer los ideales liberales, que han sido mi guía, propuse hace varios meses, que el partido liberal escogiera un candidato, con el fin de enfrentar con argumentos progresistas a Gustavo Petro y al Pacto Histórico el próximo 13 de marzo, día en el que los colombianos elegiremos nuevo Congreso de la República. De esa confrontación democrática saldría un candidato progresista, único y común, que muy seguro, sería el nuevo Presidente.

Mi propuesta generó agresivas reacciones de la izquierda y la derecha. Todos dispararon insultos y falsos argumentos en contra de lo que pudo haber sido un enriquecedor debate Una vez más, se impone la polarización extrema que carcome a Colombia. No se acepta que en Colombia a la Derecha le falta más izquierda y a la Izquierda le falta más derecha. Se ratifica que en el debate presidencial primero las peleas y nunca las ideas. Queda así cerrado el capítulo de la propuesta de que el Partido Liberal confrontara a Gustavo Petro.

Así las cosas, el movimiento independiente a la Presidencia «Colombia Piensa en Grande» con LUIS PÉREZ seguirá liderando la Revolución de las Regiones, apoyado en las ideas liberales y sociales que la gente desesperadamente sigue reclamando. La meta es un Gobierno con fuerte Mano Izquierda para llenar de oportunidades a los Pobres y vigorosa Mano Derecha para combatir a los corruptos y a los delincuentes que nos están robando el derecho a vivir sin miedo.

Luis Pérez G
+ posts

Luis Emilio Pérez Gutiérrez (Cañasgordas, 30 de noviembre de 1951) es un político colombiano. Se ha desempeñado como gobernador del departamento de Antioquia, alcalde de la ciudad de Medellín, Director del ICFES, y Rector de la Universidad de Antioquia.

Comparte en Redes Sociales