¿Se marchitó el girasol?

David Ghitis

¿Se marchitó el girasol?

@ghitis

¿Se marchitó el girasol? Columna de David Ghitis Clic para tuitear

Antes de empezar debo aclarar que no soy abogado. No tengo tan noble profesión, pero eso no me impide poder opinar, así como sin ser técnicos de futbol todos opinamos sobre las decisiones de Peckerman. Es que nos duele la selección y yo opino sobre lo siguiente pues me duele el país.

Con el caso de Mockus y su posible inhabilidad de acuerdo al articulo 179 de la constitución, donde se dice que no podrán ser congresistas quienes firmen contratos en los 6 meses previos a una elección, estamos viendo la doble moral de muchos honorables y decentes personajes. Por supuesto que la lista de defensores de Mockus la encabezan los promotores de la consulta anticorrupción, pero también hemos visto trinos de muchos otros personajes. Ni el mismo presidente Santos se quedó imparcial y también envió un mensaje subliminal pidiendo al CNE que permita a Mockus posesionarse el 20 de julio.

Sí, el mismo Mockus del “No Todo Vale” y el “Yo Vine Porque Quise, A Mi No Me Pagaron”, es quien está ahora en medio de todo este embrollo. Y es que los votos de Mockus no solo le dieron una curul en el congreso, sino que además lograron, por arrastre, que otras cuatro curules le fueran entregadas a su partido, la Alianza Verde. Y este tema, de carambola, también ensucia la consulta anticorrupción.

Desde mi punto de vista, la consulta anticorrupción es solamente un despilfarro ya que, de las 7 preguntas, unas no veo como podrán aportar a la lucha contra la corrupción mientras que otras ya existen.

Desde mi punto de vista, la consulta anticorrupción es solamente un despilfarro ya que, de las 7 preguntas, unas no veo como podrán aportar a la lucha contra la corrupción mientras que otras ya existen. Clic para tuitear

Elaboraré acá mi punto de vista:

Reducción de salarios a congresistas. Personalmente, no veo como si alguien tiene un sueldo de 30 millones y además roba, va a dejar de robar si le bajan el sueldo a 20 millones. Pero no es lo único, el sindicato de empleados de la Procuraduría en días pasado, emitió un comunicado donde describe los efectos nefastos a miles de empleados ya que sus salarios se calculan a partir de los salarios de los congresistas.

Sobre la cárcel a corruptos y prohibirles volver a contratar con el Estado. Eso ya está en la ley 1474 de 2011.

Sobre la contratación transparente obligatoria en todo el país. Eso ya está en la ley 1882 de 2018, articulo 4.

Sobre los presupuestos públicos con participación de la ciudadanía. Eso ya está resuelto en la ley 1757 de 2015.

Sobre limitar los periodos de los periodos de los congresistas. Este punto es tal vez el peor de todos, pues asume que un congresista es corrupto si está mas de 3 periodos (recuerden que la consulta es “anticorrupción”). Imaginen un congresista al que se le reconoce ser muy bueno y decente, por ejemplo, el senador Robledo. Con la aplicación de este punto, privaríamos al país de sus servicios. Como este caso, seguro que hay muchos más.

Otro tema que no ha contado el grupo de promotores de la consulta es que de acuerdo a la ley 134 de 1994, la constitución no podrá ser modificada por consultas populares. (Un asunto se puede someter a consulta si cumple con las siguientes condiciones… punto 3: Que no se refiera a temas que impliquen la modificación de la Constitución Política.)

Entonces, el tema de Mockus y su aparente inhabilidad la cual pretenden ignorar los promotores de la famosa consulta anticorrupción debe mostrarnos a todos que si estos adalides de la lucha contra la corrupción están dispuestos a mirar para otro lado, no tienen altura moral para enarbolar los estandartes de la lucha contra la corrupción ni ser los campeadores de tan loable campaña.

Avatar
Acerca de David Ghitis 35 Articles
Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.