Siete días de Duque

Jaime Hernández

Siete días de Duque

@JimHernandezG

Siete días de Duque Columna de Jaime Hernández Clic para tuitear

Desde el 7 de Agosto el Presidente Duque se entregó a la tarea para la cual fue elegido: Gobernar. En alguna oportunidad le preguntaron a Evaristo Sourdis que era gobernar y velozmente, con la repentización y la sorna que lo caracterizaban exclamó: Firmar! Duque en estos contados días ha hecho mucho más que firmar. Ha respondido con creces a la descartiana pregunta de Echandia “El Poder para que?” Pues el Poder para hacer todo lo que está haciendo, para tomar decisiones, para hacer lo que había ofrecido en campaña.

Así lo está haciendo el Presidente Duque. Desde el primer día de su administración ha impuesto un ritmo frenético de gobierno. Se trasladó al archipiélago de San Andrés para cumplir con una promesa de campaña, la de dotar a la isla con una ambulancia aérea. Esa visita, tuvo, además, un valor de contenido simbólico adicional. Como que la presencia del Jefe de Estado constituyó un acto de reafirmación de la soberanía de Colombia sobre el archipiélago, cuyas aguas son objeto de la disputa territorial marítima promovida por Nicaragua.

Como que la presencia del Jefe de Estado constituyó un acto de reafirmación de la soberanía de Colombia sobre el archipiélago, cuyas aguas son objeto de la disputa territorial marítima promovida por Nicaragua. Clic para tuitear

En esta misma primera semana visitó la candente zona del Catatumbo; en la que hasta entonces la autoridad del Estado se percibía débil, prevaleciendo distintas fuerzas que mediante el uso de la violencia ejercían control territorial en la región y desarrollaban toda suerte de actividades ilegales y delictivas,  principalmente de narcotráfico y cultivos de coca. La presencia del Presidente  liderando la recuperación de la autoridad y la ley son una clara notificación a los grupos armados de que el Estado actuará con todo su Poder para imponerse; así como para los ciudadanos el mensaje es que el Estado está a su lado para garantizar que nuevamente imperen la Constitución y la Ley. Con esa garantía de seguridad, el Estado restablece la perdida autoridad y la libertad de circulación de los habitantes de la zona, que podrán dedicarse a sus actividades sin la amenaza de los violentos, dejando de tener la condición de rehenes de los actores armados.

En los días siguientes tomó la decisión de que Colombia deje de pertenecer a la organización de Naciones de Suramérica, Unasur, fijando una clara orientación a la política internacional del país en la región. Convocó a la Comisión asesora de Relaciones Internacionales en la que tienen asiento los partidos y los expresidentes para tratar el tema del reconocimiento de Palestina como Estado, decisión tomada por el gobierno saliente en el tramo final de su mandato.

En Tumaco, otra zona de conflicto como el Catatumbo, con seria pérdida de la autoridad del Estado, puso plazo concreto a la fuerza pública para la recuperación del puerto nariñense. En esos mismos primeros días el gobierno presentó el proyecto de ley contra la corrupción, en el que están contenidas todas las materias sujetas a consideración en la Consulta Anticorrupción, pero con mucha más profundidad, acciones claras y sanciones contundentes que aquella. En la misma dirección, la de la legalidad como eje fundamental, mantendrá la posición que sostuvo en campaña de no conexidad política de delitos como el secuestro y el narcotráfico. Acto seguido determinó que la erradicación manual de cultivos ilícitos era obligatoria. Y culminó el sábado pasado, 11 de Agosto, con un Taller “Construyendo País”, el cual sirvió para el primer acercamiento del mandatario y su equipo a los ciudadanos, y para que el país identificara las nuevas caras en los vehículos oficiales, al tiempo que tuvimos oportunidad de una primera impresión de los nuevos Ministros.

Antes del Taller en Girardot, el comentario generalizado coincidía en la idoneidad, formación y gran trayectoria de los Ministros. Pero en ese evento, en el que estuvieron todos los miembros del gabinete, los colombianos pudimos comprobar la excelencia del mismo y  las altísimas condiciones profesionales y académicas de los responsables de las  distintas carteras.

Sin pretender hacer de juez o examinador, me atrevo a calificar de sobresaliente, con una alta nota, a la joven y encantadora Ministra de Educación. Demostró  conocimiento y dominio de las “materias” a su cargo. Aquí hago un paréntesis para darle un dato a la Ministra: En la Costa Norte, la información que tenía era que existen 500.000 analfabetas. Cifra que me obliga a rectificar otra entregada por el recién designado Rector de la Universidad del Norte Adolfo Meisel – Excodirector del Banco de la República- que afirma que son 700.000 los analfabetas y no 500.000 como pensaba. En cualquier caso la cifra es monstruosa y vergonzosa. Por lo que el gobierno debe, cuanto antes, verificar la cifra y diseñar un plan para atacar ese problema.

Destacado también, el joven Ministro de Vivienda, Malagón, con intervenciones notables. Gran capacidad para entender los problemas y firme resolución para dar salidas  a los problemas. Al igual que la Ministra de Transporte, que se ve que también había estudiado los asuntos a su cargo.

No prosigo con la tentación de evaluar Ministros. Solo diré que muy alto el nivel de todos y excelentes sus intervenciones. De este recuento de las acciones del Presidente y del recorrido por todo el país se concluye cual será la dirección del trabajo del gobierno. Se ve una administración en movimiento, dinámica, como corresponde a los tiempos. Se ha dado a la tarea el Presidente de desarrollar la Agenda de su administración con los tres ejes transversales de su campaña, que además fueron fundamentales en el mensaje de campaña. La legalidad, que comprende la erradicación de cultivos ilícitos, la lucha contra el narcotráfico, la lucha contra la corrupción, el imperio de la Constitución y la Ley, y la recuperacion de la seguridad. El emprendimiento, con el que busca impulsar las capacidades y potencialidades de los medianos y pequeños empresarios; la creatividad, el desarrollo de proyectos y nuevas tecnologías, que permitan ampliar la clase media y reducir significativamente la pobreza. Y la equidad pata reducir la brecha, mejorar la educación, crear más, mejores empleos, y lograr la formalización laboral.

La apretada Agenda del Presidente Duque en esta semana no solo sugiere dedicación y responsabilidad, sino que, además, a pesar de la pobre gestión del gobierno  pasado, del cual heredó innumerables y complejos problemas, indica que el hombre por el que votamos los colombianos se apersonó desde el primer día de los asuntos urgentes y que ahora sí los ciudadanos sienten la acción del Estado.

De este recuento de las acciones del Presidente y del recorrido por todo el país se concluye cual será la dirección del trabajo del gobierno. Clic para tuitear
Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 359 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo