Sigamos celebrándole las cosas a Chacón

Alfredo Jones Sánchez

@alfredojs_

Sigamos celebrándole las cosas a Chacón Columna de Alfredo Jones Sánchez Clic para tuitear

Hoy escucho muchas críticas al presidente de la Cámara Alejandro Chacón, pero recuerdo cuando analistas, políticos y periodistas celebraban sus bravuconadas como decirle bachiller al presidente del Senado, sus chistes fuera de tono, sus críticas al gobierno,  el representante que fue aliado del ex alcalde Ramiro Suarez él que se vino corriendo desde el extranjero a “Cumplirle a la paz” para posesionar a Santrich, su manera tajante al atacar las objeciones,  él mismo representante que a la fuerza le quito de las manos un documento a Karen Abudinen, él mismo que el día del partido de Colombia apoyo a  los corruptos, que aprovecharon y nos metieron un golazo con el hundimiento del proyecto para eliminar la casa por cárcel para los corruptos, festejado con una parranda con Cesar Gaviria.

Chacón es un político del común de esos que detestamos tanto y por los cuales pedimos una renovación real, que vive de presionar a los gobiernos de turno, que desde la silla de presidente de la cámara mira con prepotencia las intervenciones de los otros representantes, él mismo que critica a los ministros pero a su vez se abraza con mucho afecto con ellos, cuando se supone que no hay cámaras  para grabar.

Chacón es un político del común de esos que detestamos tanto y por los cuales pedimos una renovación real, que vive de presionar a los gobiernos de turno Clic para tuitear

Debemos dejar de celebrar a personas como Chacón que con su gestión dañan más al país, lo chistoso es que hoy los que lo critican hace poco se reían y pedían una entrevista por su comentarios fuera de tono, así es nuestra política cambiante donde varios partidos salen a cantar el reggaetón de corrupción pero no votan en el congreso, la misma política cuando un político ataca a los que no nos gustan le perdonamos todo y nos reímos de todo pero cuando nos afecta ahí si lloramos y criticamos, ojala nos acordemos más de los golazos de Chacón que de sus chistes infantiles.