Sobre una Renta Básica Universal

Julio Mario Salazar

Julio Mario Salazar

@JulioMSalazarR

Sobre una Renta Básica Universal columna de Julio Mario Salazar Clic para tuitear

Cuando se habla de una renta básica universal, la idea que se presenta en la literatura vigente, es que todos los miembros de una comunidad tengan el derecho a recibir un monto mensual ¡Qué sea SIN condiciones! El costo de una renta para 50 millones de colombianos por valor de 250 mil pesos mensuales (que es el mínimo para no ser pobre en Colombia) sería de 150 billones al año. Un programa así no podemos ni discutirlo: simplemente no podemos hacerlo porque ese es el valor de todos los impuestos de la nación en 2020.  Lo que sí podemos discutir, es tener una renta que COMPLEMENTE los ingresos, y así sí, garantizar que todos puedan suplir sus necesidades básicas. 

Imaginemos un país en el que todos los colombianos puedan vivir sin el miedo a que deje de haber comida para sus hijos… aun cuando las cosas salgan mal dentro de la economía familiar. En la última década, 4 millones de colombianos han logrado salir de esa situación en la que no pueden consumir una canasta básica de bienes; pero con la pandemia, se estima que serían 6 millones los que podrían volver a ser pobres (algunos llegarían a serlo por primera vez). Política y socialmente eso es intolerable. Una cosa es haber sido pobre toda la vida, y otra muy distinta, serlo de repente.

Los detractores de esta idea dirán que cuando a la gente le regalan las cosas, no las valoran; que se emperezan y se dedican a vivir de esa renta para no trabajar nunca más. No me cabe duda que habrá un segmento de la población que se comportará de esa manera, pero la evidencia proveniente de otros proyectos como este,  es que la proporción es bastante baja. Por supuesto, la idiosincrasia y cultura de cada nación es diferente, y habrá algunas comunidades que se aprovecharán más que otras de un programa como estos.  En todo caso, quiero imaginarme lo que significaría para nuestro país quitarle ese miedo a los colombianos. 

En mis pasados artículos he insistido mucho sobre la amenaza del populismo en el poder. El sólo hecho de quitarle a la población el miedo de que sus hijos pasen hambre, despoja a los políticos populistas de su principal argumento de manipulación. Alimentarle el corazón a una persona, con odio y resentimiento, es muy fácil cuando esa persona está asustada por no saber cuál será su sustento. No digo que esto sería la solución a todos los problemas del país; pero si podemos construir un estado capaz de garantizarle a sus ciudadanos que en Colombia no haya pobreza, seremos una nación que empiece a elegir a sus líderes con un poco menos de hígado y un poco más de cabeza. Es un paso muy importante para empezar a bajarle a la violencia, a salir de esta polarización que tanto nos impide tener un proyecto de nación, y que nos tiene tan lejos de desarrollarnos adecuadamente.

El solo hecho de quitarle a la población el miedo a que sus hijos pasen hambre, despoja a los políticos populistas de su principal argumento de manipulación. Clic para tuitear

Entonces… ¿Esto se puede? ¿Qué se necesita para lograrlo?

Lo primero es que el estado tiene que conocer en detalle a su población. Dada nuestra precaria situación fiscal, sólo podremos implementar algo parecido, si de verdad aprendemos a darle el subsidio SOLAMENTE a los que estén debajo de la línea de la pobreza. Ya hemos avanzado mucho con el sistema de puntos del SISBEN. Como estar en la pobreza es una situación dinámica, tener constantemente actualizadas las bases de datos es una tarea fundamental e imprescindible para que esto funcione. Estamos tarde en poseer una vista única que permita cruzar todas las bases de datos que sobre los colombianos, tienen las diferentes entidades gubernamentales. El DANE debe liderar un proyecto tecnológico para que la información que fluye por la Registraduría, la DIAN, Colpensiones, el DNP, las encuestas del SISBEN, Familias en Acción etc. y las diferentes entidades territoriales; converjan bajo unos criterios de Gobierno de Datos hacia un sistema de consultas unificado. Las frase clave aquí es “Gobierno de Datos”…  y hay que entender que proyectos así, NO son liderados por los jefes de tecnología. Se requiere que los líderes de los procesos misionales a través de los cuales se captura la información, estén totalmente involucrados. Este proyecto requeriría una inversión por el orden de 50 mil millones de pesos; pero dada la magnitud del impacto social que se tendría, el retorno sería impresionante. Los modelos analíticos que se pueden hacer con esta base de datos servirán muchísimo para ponderar las variables que influyen en que la gente salga adelante por sus propios medios.

La segunda parte de este proyecto, es encontrar la financiación para las transferencias mensuales. En Colombia hay 13 millones de personas con ingresos por debajo de 250 mil pesos mensuales. De estos, 4 millones están en pobreza extrema con ingresos inferiores a 125 mil. Como lo que queremos es lograr un subsidio que vaya disminuyendo progresivamente según los ingresos (o puntaje en el SISBEN), no transferiríamos 250 mil pesos a cada persona. La idea es complementar sus ingresos para que nadie viva con menos de 250 mil pesos mensuales. Haciendo números redondos (que habrá que revisar con esa vista única) estamos hablando de unos 15 a 20 billones de pesos al año. ¡Duro! Pero totalmente lograble. Es menos de la mitad de lo que gastamos en las pensiones de 1.4 millones de colombianos (43 billones de pesos). 

El reto estará en motivar a la gente para que quiera lograr pararse sobre sus propios pies y siempre estar buscando la manera de conseguirse un trabajo formal. Sin estigmatizar a quienes reciban una renta básica, el mensaje debe ser que es una cuestión de honor y de responsabilidad con la patria, hacer lo posible por no depender para siempre de recibirla, pero que el subsidio estará ahí siempre para todo el que lo necesite… además de ayudas para conseguir empleo. Una conversación nacional en estos términos, es mucho más constructiva que la que se está planteando por la política populista que hay en el país.  

Sin estigmatizar a quienes reciban una renta básica, el mensaje debe ser que es una cuestión de honor y de responsabilidad con la patria, hacer lo posible por no depender para siempre de recibirla. Clic para tuitear
Julio Mario Salazar
Acerca de Julio Mario Salazar 12 Articles
Vivir muchas y diversas experiencias con algo de hedonismo, enriquecerse con lecturas de todo tipo. Estimular la mente y compartir… porque la existencia es una aventura totalmente interior e individual, pero el significado de la misma lo encuentras en tu relación con los demás. Ingeniero Industrial de La Universidad de los Andes y MBA del Instituto de Empresa, pero Economista Político por pasión. Desde VP de multinacional grande, cabeza de empresas tecnológicas pequeñas, hasta funcionario público por puro amor al servicio. He vivido en Estados Unidos, España y Alemania solo por experimentar, ¡pero siempre vuelvo queriendo más a Colombia!