Soy Bodeguista

ALEJANDRO CORRALES

Alejandro Corrales

@AlejoCorralesCD

Soy Bodeguista Columna de Alejandro Corrales Clic para tuitear

Luego de la gran polémica armada por algunos medios de comunicación en contra de un chat dedicado a promulgar éxitos del Gobierno Nacional y noticias de coyuntura, varias personas salieron a condenar una acción que partidos políticos, movimientos e incluso influencers han realizado durante años.

Como Uribista comprometido he apoyado y seguido el trabajo de mi colectividad al igual que muchos otros, por facilidad y rapidez a mi celular llegan noticias que me mantienen al tanto de lo que sucede a nivel nacional, amigos de todas partes me ayudan con eso.

Mis ideales los defiendo en la vida real y en redes sociales, sigo las tendencias que son de mi agrado y apoyo a otros usuarios con quienes comparto ideas, ese tipo de colaboración y de apoyar en lo que creo me convertiría entonces para los medios en un Bodeguista.

Siendo así, a nivel nacional hay millones de bodeguistas que creen en un país mejor, justo, trabajador y de la mano con la legalidad. Esas personas no hacen nada más que defender sus ideales y soñar con un mejor país para sus hijos.

sigo las tendencias que son de mi agrado y apoyo a otros usuarios con quienes comparto ideas, ese tipo de colaboración y de apoyar en lo que creo me convertiría entonces para los medios en un Bodeguista. Clic para tuitear

Todos estos bodeguistas son personas reales, conscientes del legado que representa el Centro Democrático y leales a su convicción, ellos son el motor y el apoyo de nuestro Partido, lo cual nos ha impulsado a ser el Partido con más Congresistas del Congreso. 

Ningún medio o periodista podrá quitarnos las ganas de trabajar por este país, de defendernos de las infamias y denuncias sin sustento con las que nos atacan todos los días. Somos bodeguistas comprometidos con el país.

Alejandro Corrales
Acerca de Alejandro Corrales 10 Articles
Nací en Belén de Umbría, soy caficultor y tengo 42 años, soy ingeniero agrónomo de la Universidad de Caldas y disfruto mis días de descanso en familia, cogiendo café, contemplando el hermoso valle de Risaralda, jugando cartas y con un almuerzo que usualmente lo conforma un delicioso asado o un sancocho bien montañero. Trabajé en el servicio de extensión de la Federación Nacional de Cafeteros, fui representante gremial del departamento, de los comités municipal, departamental y nacional, sobre la crisis cafetera me afana que no tenemos empalme, ni relevo generacional, porque por un lado los jóvenes no ven que se puedan jubilar en el campo y en segundo lugar no tienen una actividad rentable. Hay que estimular y no regalar. Decidí incursionar en la política porque considero que el sector caficultor es uno de los más importantes, pero poco tenido en cuenta; soy un convencido que el Congreso es una oportunidad para que líderes de diferentes gremios participen y aporten; además siento profunda preocupación porque considero que Colombia no va por buen camino, por eso quiero seguir trabajando para brindarle un mejor país a mis dos hijos. Sueño con retirarme y jubilarme como cafetero, no como político y espero cumplir el objetivo por el que llegué al Senado de la República: hacer política bien hecha y sacar adelante un país que no es de pocos, sino de todos.