SOY POPULAR

Argiro Castaño

Argiro Castaño
SOY POPULAR. Escrito por Argiro Castaño Clic para tuitear
Argiro Castaño

Comencemos por decir: hay personas populares, otras que tienen popularidad y unas más que son populistas.

Las personas populares generalmente están en ciudades, barrios y pueblos de toda Colombia. Se han hecho populares de diferentes maneras y por distintos motivos. Los locos, los bobos, los borrachos, el chófer de bus, el mujeriego, el gallero, el carnicero y hasta el traqueto.

Volverse popular en un pueblo de estos es realmente fácil, basta ser un borracho y dar lora cada que se toma los aguardientes y terminar por ahí cagao de jetas contra una acera, ser mujeriego y comerse el bagre de alguien importante del pueblo y que todo mundo se entere, ser loco y pararse a decir poesías en medio parque, ser bobo y ganarse el cariño de todo mundo y es que el “bobo del pueblo” tiene mucha tradición siendo popular. Ser pelionero, llegar mirando feo con la camisa abierta y mostrando el pecho a una cantina a tomar aguardiente solo. O ser traqueto y pararse a repartir plata en una esquina a todo el que se le arrime. eso es ser popular.

En Mi Pueblo han existido varios personajes muy populares a través del tiempo. Lulo, el que tocaba el tambor con mucha energía en la banda del pueblo. Bendita, el que embellece el calzado. Rafael el loco, Tiburcio, Tocayo, Rima, los marinillos y una serie de personas que por una u otra razón son populares en estos pueblos.

Mi padre Antonio José Castaño se volvió popular en su natal Cocorná Ant. de una manera muy sencilla hace más de 70 años; estaba en una cantina tomándose los aguardientes y por cualquier motivo o simplemente por las ganas de darse en la jeta con otro campeche se retaron a los puños. salieron de la cantina arremangándose la camisa a la mitad de la plaza del pueblo. ¡Pelea! Gritó algún parroquiano.  Y en un momento había un gran corrillo de personas mirando a ese par de montañeros partirse la jeta…  Como los hombres machos pelean, no hablan una vez tomada la posición. Mi padre le mandó tremendo puñetazo a su contrincante por donde no se lo esperaba. Mi padre era zurdo y tenía tremenda muñeca, producto de su vida como aserrador. El contrincante cayó de culos en media plaza con el tabique partido y a mi padre lo llevaron a la comisaría y le “multaron” la mano, la izquierda o mejor dicho “su Zurda”. Esto consistía en que en ninguna pelea podía utilizar su letal zurda so pena de terminar en un calabozo y con una multa económica. Mejor dicho, dele pata, dele con una silla, con una almádana, pero nunca con la zurda.

Se volvió popular la zurda de mi papá y cada que llegaba a tomar cerveza a la cantina los parroquianos le mandaban las cervezas a la mesa y lo miraban con asombro y respeto. Ese es Toño Castaño y tiene la zurda multada. años más adelante perdió el título en el Santuario y el que cayó de culos fue él. Hasta ahí fue un hombre popular el terrible flaco de la mano multada.

*La popularidad: Ésta si es más difícil conseguir y ha estado reservada pa` los hombres más grandes de la historia. El más grande de todos vino a la tierra hace 2.020 años y a pesar de haber muerto tan joven aún conserva intacta toda su popularidad. Científicos, cantantes, patriotas, que han marcado la historia del planeta aún siguen teniendo gran popularidad. No se la ganaron precisamente por tener la mano multada o haberse comido el bagre de algún personaje de barrio o de pueblo.

Aún y a pesar de todo el Dr. Uribe sigue teniendo la popularidad y el Cariño de millones de colombianos, pese a los ataques tan brutales de la izquierda que lo quiere ver caminando en 4 patas, pero nunca lo lograrán.

*El populista: En estos tiempos contemporáneos y producto de la llegada de las redes sociales aparecieron los populistas, no tienen mérito alguno, solo por apoderarse de las banderas de la anticorrupción, del animalismo, del ambientalismo, del progresismo y la joya de La Corona: “la bandera de La Paz”.  Los pacifistas se llaman a ellos mismos mientras siembran división y odio entre los colombianos, con este populismo han calado enormemente en la juventud. Esos inocentes ven en estos personajes una especie de mesías y la solución a todos sus problemas.

Prometen ríos de leche y miel, y siempre van dirigidos sus cantos de sirenas obviamente a los más pobres y más necesitados. Que alucinados por las bellezas de promesas caen fácilmente y engordan a estos populistas producto de sus reales necesidades y agobiados por su situación económica.

Ahí van los populistas tomándose el poder en varias regiones de Colombia; con su nadaito de perro y sin ninguna prisa. Con las banderas que todos defendemos pero que ellos hábilmente las emplean a su favor. Como si al resto de colombianos no nos importara la paz, cuidar los animales, salir a respirar aire puro y que agarren de las guevas a los corruptos y los metan presos.

Hace 20 años estos populistas obtenían 980 mil votos en unas presidenciales y celebraban 4 años seguidos, ahora el peligroso Petro se metió 8.500.000 votos al bolsillo entonces el cuento populista les está funcionando y mucho.

Son hábiles con la lengua y el resto de colombianos que no pensamos como ellos somos bandidos, nunca pierden, de pronto empatan o “despublican” alguna calumnia en Twitter por que los obligan.

Prometen y dicen tener la solución a todo. A la pobreza, al cambio climático, a la paz y tienen la fórmula para que nadie más se robe las arcas del estado (solo ellos.)

Cuando comenzó la pandemia Claudia López agarró el micrófono y meneaba el culo en los noticieros diciendo que se tenía que hacer…

– ¡Ningún bogotano tendrá hambre! ¡Yo respondo! ¡todos tendrán techo! ¡Nadie paga servicios!

Pero Dra. eso no es posible por esto o aquello. Le decían los que saben de números. – ahh bueno , entonces los pagarán por cuotas. Agarró un megáfono y se trepó a una camioneta a gritar por toda Bogotá. Parecía compradora de chatarra, “la Dama de hierro” la bautizó algún medio lameculos. Debió ser por el parecido con una compradora de chatarra.

Pero la cereza del pastel si es el alcalde de Medellín que eligieron los pelaos y algunos viejos que le comen cuento a los populistas. Se metió con tiempo a universidades a rumbear con líderes estudiantiles y profesores, con los cuales formó un tal grupo del tomate;  agarró las banderas del animalismo, del ambientalismo. y cayó sentado en la silla de la alcaldía sin tener puta idea de cómo gerenciar  semejante patrimonio.

Aprovechó muy bien el descontento de muchas personas con la clase política tradicional y se eligió alcalde. Grave error de Federico no haber abierto los ojos y ahora quiere liderar una revocatoria (ya con el conejo ido Pa` que ponerle palos al nido).

Sin mérito alguno y dándoselas de independiente arrasó con las votaciones en Medellín, solo con alguna carrera profesional y de haber sido viceministro de cualquier cosa en el gobierno Santos.  No necesitó siquiera ser popular ni haberse partido la jeta con nadie, solo fue metiéndose como populista y terminó manejando el patrimonio de los Antioqueños. Como nuestro gran orgullo EPM, con una tradición de progreso y desarrollo de más de 65 años.

Arrogante y Narciso, me cuentan que ha tenido la desfachatez de parársele de una reunión al presidente Duque por que algo no le gusta.

Claro que su cara de pendejo bien administrada con la que se ganó miles de adeptos si la deja Pa` dar entrevistas en televisión.

Siempre me pregunté cuando salió elegido este pendejo. ¿De que putas hablará un muchacho como estos sentado en una junta con los cacaos de EPM o del Sindicato Antioqueño?  De nada, solo sé que habla su arrogancia y que entendió muy bien que el que manda manda, así mande mal.

Esta semana se tiró una carambola a 3 bandas, arrancó con el anuncio de la demanda al proyecto HIDROITUANGO por 9.9 billones de pesos que desencadenó en la furia de la junta directiva de EPM.  De reflejo se llevó a los de Ruta 7 y puso en jaque a Suraméricana, la niña consentida del grupo Antioqueño una de las aseguradoras del proyecto.

Ahora el “independiente” que recibía órdenes de Petro vía Twittter mientras le aplaudía sus decisiones, se quiere traer algunos reconocidos políticos de Bogotá a que nos manejen nuestro patrimonio. ¡Todos al bus de la izquierda! son los cálculos que tienen los políticos en estos momentos, entonces eligen populistas pa` que gobiernen los de siempre.

¡¡¡Abran los ojos muchachos que esto termina siendo la misma chucha pero revolcada!!!

Hombre, Acá no se  trata de ser popular, tener popularidad o de ser populista. El punto es que el alcalde del municipio más humilde, el de la ciudad más encopetada y el presidente de una nación tiene que ser un gerente y saber del oficio. Ser un gran administrador y estar preparado para dicha labor.

¡Que se elija para gobernar por méritos y profesionalismo, Nunca por populista!

Argiro Castaño
Acerca de Argiro Castaño 24 Articles
carpintero de profesión, campesino de corazón, enamorao de mi negra y mas uribista que un putas.