PELIGROS DE LA DEMOCRACIA

Amante de la paz y progresista se dice ahora el señor Petro. Y con su voz fatigada por las hechicerías, trata de hacer olvidar los fajos de dinero que le entregó Montes en una noche de desconfianza recíproca.

Lee mas