Un espectro se cierne sobre Colombia…

Eduardo Benítez Gaitán

@EduardoBenitezG 

Un espectro se cierne sobre Colombia... Columna de Eduardo Benítez Gaitán Clic para tuitear

No había necesidad de la revelación de la revista Semana sobre un documento secreto del Consejo de Defensa de la Nación –CODENA- de Venezuela para descubrir los nexos del régimen de Maduro con algunos sectores políticos y sociales colombianos para desestabilizar el país.

Basta con revisar los pronunciamientos y pliegos de sus principales instancias de articulación y dirección para encontrar su  alineación político-ideológica con Nicolás Maduro y sus aspiraciones de socavar la democracia colombiana para establecer un régimen fundamentado en el “Poder Popular” ¿Les suena familiar a lo planteado en Caracas?

El siguiente es el recuento de una obra de terror dividida en tres partes para socavar los cimientos del Estado y la Nación colombiana:

EPISODIO I: LA ASAMBLEA LEGISLATIVA POPULAR DE LOS PUEBLOS Y EL PARO ESTUDIANTIL

Luego de las elecciones presidenciales de 2018, las organizaciones políticas y sociales afines a Petro, y por extensión a la dictadura de Maduro, emprendieron un proceso de reorganización, el cual terminó en la conformación de la autodenominada “Asamblea Legislativa Popular de los Pueblos”.

Dicha Asamblea Legislativa se reunió entre el 9 y el 11 de octubre de 2018, congregando a movimientos que se arrojan para sí la vocería de los sectores agrarios, indígenas, afro, campesinos y sindicales con el apoyo de los petristas que se autodenominan “decentes” o “alternativos”.

Dicha organización se concibe como un “ejercicio legislativo autónomo”, el cual busca la “unidad estratégica del campo popular y concertar una agenda de movilización y acción política para el 2019.

Dicha organización se concibe como un “ejercicio legislativo autónomo”, el cual busca la “unidad estratégica del campo popular y concertar una agenda de movilización y acción política para el 2019. Clic para tuitear

La Asamblea tiene la perspectiva de construirse en un “órgano de poder popular” con bases en el territorio y sectores sociales para fortalecer gobiernos propios, planes de vida y mecanismos de defensa y protección de la vida y los territorios ¿Les suena a las comunas y colectivos venezolanos?

La Asamblea se propone confrontar la democracia colombiana a partir organizar y potenciar organizaciones y movimientos buscando su unidad estratégica, la profundización de la movilización y la construcción de poder popular.

Para ello, dicha organización presenta una plataforma programática de 15 puntos a defender y desarrollar: Defensa de “mandatos populares” en los territorios, consolidación de formas de autoprotección (campesina, indígena, cimarrona y popular), agendas populares urbanas, emancipación educativa y cultural, transición minero-energética, reforma agraria, consolidación de redes internacionales de “hermanamiento” y construcción de paz desde la concepción de los pueblos.

El objetivo de la anterior agenda va en camino a construir un Comité Coordinador Nacional de la Unidad Estratégica para conformar un Frente o Bloque Popular y Democrático, con base en la  Plataforma Programática aportada que en un primer paso llegue a candidaturas de convergencia para las elecciones de octubre de 2019.

Pero antes que nada, la Asamblea plantea como paso previo un Paro Nacional en 2019 con una agenda de 9 puntos: Paz, defensa de territorios, contra el PND, cese de violencia contra líderes sociales y defensa de derechos sociales.

A la par de dicha Asamblea asistimos a las primeras movilizaciones sociales, el famoso paro estudiantil, posicionando en la agenda pública el tema de la educación, su defensa como derecho y la presión sobre el Gobierno con la toma constante de las principales vías de las ciudades. Los efectos sobre el prestigio y la gobernabilidad fueron fatales, no es coincidencia, obedece a una agenda y estrategia planeada con anticipación.

EPISODIO 2: EL ENCUENTRO DE ORGANIZACIONES SOCIALES Y POLÍTICAS Y EL PARO DEL 25 DE ABRIL DE 2019

Cuatro meses después de la reunión de la Asamblea Legislativa, se celebra en Bogotá, los días 9 y 10 de febrero de 2019, un “Encuentro de Organizaciones Sociales y Políticas”, podría considerarse como la instancia operativa de lo planteado por la Asamblea de octubre de 2018.

Participaron 380 delegados de 170 “organizaciones sociales” en un proceso de construcción de unidad.

Del encuentro se destacan las siguientes tareas:

  • Defender la soberanía, la autodeterminación de los pueblos y un proyecto alternativo de poder.
  • Juntar esfuerzos, unir luchas a través de una agenda convergente de movilización y realización de un paro nacional.
  • 25 de abril de 2019: Gran Paro Nacional de carácter político que confronten al gobierno y su modelo económico, su agenda política, militar y social.
  • Continuar e impulsar la movilización permanente y convergente con base en una agenda unitaria de acciones de movilización, conmemoración del Bicentenario e Independencia de Colombia.
  • Construcción de un Gran Frente Popular y Democrático.
  • Frente Amplio para la confrontación al sistema y al régimen: Perspectiva de unidad y de poder.

Como novedad, el Encuentro manifiesta su solidaridad con la dictadura  cubana, el rechazo a la “intervención” de EEUU y Colombia sobre Venezuela, la invitación a no mirar la crisis desatada por el dictador Maduro y llamados al diálogo para perpetuar al tirano en Miraflores.

EPISODIO 3: LA MINGA INDÍGENA Y EL PARO NACIONAL

Articulados con lo direccionado y organizado tanto por la Asamblea Legislativa de octubre de 2018 como por el Encuentro de Organizaciones de febrero de 2019, nos encontramos con el más reciente pero no último de una serie de acontecimientos de movilización social con miras a la explosión del sistema político colombiano.

Bajo el lema “Por la Defensa de la Vida, el Territorio, la Democracia, la Justicia y la Paz”, el sector social más organizado, los indígenas del Cauca, desplegaron desde el pasado 10 de marzo una Minga, bajo el liderazgo del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y con respaldo de otras organizaciones como el Consejo Regional Indígena de Caldas (CRIDEC), el Consejo Regional Indígena del Huila (CRIHU), los pueblos nasa, misak, emberá y pijao, la Marcha Patriótica, el Coordinador Nacional Agrario y otras que también integran la Asamblea Legislativa y participaron del Encuentro de Organizaciones.

El pliego de la Minga se sintetiza en cuatro puntos:

  • Consulta previa y medio ambiente: Defensa de la consulta previa y autoridades indígenas como autoridades ambientales.
  • Autonomía y gobierno propio: Reconocimiento como gobierno, respeto a sus economías propias y formas de autoprotección.
  • Plan Nacional de Desarrollo: 4 billones adicionales a los 10 aprobados en el Plan para las comunidades.
  • Conflicto armado y líderes sociales: Respeto al Acuerdo con FARC y negociaciones con el ELN.

Por ahora la Minga entra en un estado de suspenso y de los 4 billones, los acuerdos concretaron inversiones por 800 mil millones de pesos de los impuestos de los colombianos, incluidos de aquellos ciudadanos de Cauca, Valle y Nariño afectados por los bloqueos a la vía Panamericana.

Otra particularidad alarmante de la Minga es la capacidad de organización militar de organizaciones terroristas en las principales ciudades del país teniendo como retaguardia las universidades públicas: El ataque con una bazuca hechiza contra un helicóptero de la Policía y el descubrimiento de armas, explosivos y propaganda del grupo terrorista “Juventudes del M19” (¿eres tu Petro?) en la Universidad del Valle, así como los ataques y disturbios coordinados en las principales universidades públicas de Bogotá.

EL EPILOGO

La última parte de esta obra de terror está por definirse. La aspiración de los sectores y movimientos afectos a Petro, Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro es replicar e incluso superar la magnitud del Paro Nacional Agrario de 2013 y buscar su proyección político-electoral para potenciar líderes y candidaturas para la toma del poder regional en octubre de 2019.

A partir de hoy y hasta el 25 de abril de 2019 serán insistentes los llamados para que actores estratégicos como los camioneros, cafeteros y pequeños y medianos productores agropecuarios del centro y oriente del país se unan a la agenda populista de la Asamblea y el Encuentro de Organizaciones, teniendo como impulsador el ejemplo y liderazgo de la Minga Indígena.

¿QUÉ CAMINO TOMAR?

Un espectro se cierne sobre Colombia, es el espectro del injerencismo descarado sobre nuestro sistema político. El solo hecho de que “organizaciones sociales” se reúnan para anunciar con bombos y platillos su decisión de confrontar la democracia, de minar el orden constitucional, de promover la desintegración del territorio con “planes alternativos”, “nuevas formas de organización” “mecanismos de autoprotección” (colectivos), de usurpar a las autoridades con “asambleas legislativas”, tomar el control de la autoridad ambiental o establecer “economías propias” en torno a un “poder popular”, similar al modelo venezolano, debería despertar las alarmas de los dirigentes políticos y autoridades de la República.

¿Quién los financia? ¿Cuáles son sus nexos con organizaciones como el ELN, las disidencias de las FARC o el régimen de Maduro? ¿Cuánta plata les ha entregado el Estado a dichas organizaciones  y en qué la invierten en un ritual macabro de “eutanasia a la democracia” con nuestros impuestos? Son preguntas por resolver que nos deben los dirigentes y autoridades antes  de que sea demasiado tarde.

Eduardo Alberto Benítez Gaitán
Acerca de Eduardo Alberto Benítez Gaitán 9 Articles
29 años, politólogo de la Universidad Nacional de Colombia (2012) y magister en Seguridad y Defensa Nacionales de la Escuela Superior de Guerra (2018) con diplomados en Seguridad Multidimensional de la Escuela Superior de Guerra y en Liderazgo Político Y Social de la Universidad Sergio Arboleda. Se ha desempeñado como Secretario de Gobierno y Desarrollo Social del municipio de Nuevo Colón (Boyacá).