Una Carta para tí, Mujer

Eduardo Arturo Matson Barrios

Eduardo Arturo Matson Barrios
Una carta para ti, mujer... Clic para tuitear

 

Mujer,
Desde la antigüedad se te ha venido maltratando física y psicológicamente por el simple hecho de ser una dama, aunque algunos miembros alelados de la sociedad lo quieran maquillar, desacreditar y justificar poniendo a la carta sus leyes morales, ideologías políticas, creencias o cultos religiosos; no importa, siempre ha sido y será una conducta irremisible e injustificable porque gran razón tiene el viejo refrán que dice “a la mujer no se le maltrata ni con el pétalo de una rosa”.

Para refrescar algunas memorias insensibles, recordemos lustros atrás donde a ti, mujer, no te permitían participar en política, no tenías acceso a una educación integral, no te dejaban divorciar, no te amparaban legalmente para decidir sobre el aborto, no te daban el placer de planificar tu familia, no te daban el lujo de vestir como quisieras, entre otras muchas cosas… ¡Ahora, yo me preguntó! ¿En qué y cómo le ha afectado a la comunidad machista la concesión de esos derechos correspondientes por naturaleza a las mujeres? La única respuesta prudente que podría escuchar sería: “haciéndonos más felices, más eficientes y grandes; lo cual es correcto, pero no responde a la pregunta. También me pregunto ¿Cuál es el afán del hombre en cohibir y limitar a la mujer, acaso son sus dueños? ¡Pues la respuesta es no, contundentemente!

Ahora bien, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, consagró la «igualdad de derechos entre hombres y mujeres» y se refirió más allá de la igualdad, incluyó temas de justicia. Sin embargo, deberíamos cuestionarnos sobre si ¿es suficiente el solo reconocimiento de tales derechos? La respuesta es nula, no es suficiente. En la actualidad, aunque suene cliché, “en pleno siglo 21” no solo se desconocen los derechos de las mujeres sino que también se siguen cometiendo las mismas prácticas abusivas en su contra. ¿Cómo es posible que una mujer se cohiba en la forma que desea vestirse porque la sociedad la juzga? Para ser sincero, no saben qué es lo bello. ¿Que sean pordebajeadas por sus vidas sexuales y estados civiles? Seguramente no saben lo que es soportar a alguien!. ¿Que las traten de homicidas por decidir no traer una vida no deseada al mundo? ¡Wao! “Te doy control sobre tu propio cuerpo pero tienes que hacer con él lo que yo creo que es bueno”, que incoherencia. ¿Que unas merezcan menos respeto que otras por sus conductas? Me causa gracia, quizás son perfectos.

La doble moral de la sociedad amarga lo dulce, no hay nada más bonito que una dama empoderada y que irradie su propia luz. La mujer es un ser divino que merece respeto sin importar su honra, honor, creencia, libertad sexual, reputación y por desgracia, su trágico pasado. En conclusión, hombres, no tienen ningún derecho sobre las mujeres. Y tú, dama hermosa que llegaste hasta el final de esta carta, no tienes que ser quien la sociedad quiere que seas, sé tú, eres única e inigualable.

Eduardo Arturo Matson B.
Acerca de Eduardo Arturo Matson B. 4 Articles
Es un joven cartagenero. Estudiante de Jurisprudencia en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, ubicado en la ciudad de Bogotá, Colombia. Representante de Cuarto y Quinto semestre del “Consejo Estudiantil de Jurisprudencia” 2019, en la Universidad del Rosario. Visionario de país, en contra de la corrupción y defensor de la democracia y de las instituciones de Estado.