Una inseguridad rampante

Aldumar Forero Orjuela

Aldumar Forero Orjuela
Una inseguridad rampante. Columna de Aldumar Forero O. Clic para tuitear
Aldumar Forero Orjuela

La pandemia del COVID-19  no fue una excusa para que los criminales, amigos de lo ajeno, dejarán de trabajar. Este episodio que nos tiene a todos encerrados como si fuera prisión domiciliaria les facilita entre otras cosas a los ladrones realizar su “trabajo” cómodamente y más fácil. Como en las calles no hay sino una nimiedad de personas, ellos, los ladrones, pueden sin ningún problema operar. Ellos sí pueden recorrer toda la ciudad sin que nadie haga nada, ellos sí pueden observar a todo el mundo sin que las autoridades se den cuenta. Entonces, ¿de quién es la responsabilidad? 

En Bogotá aparte de tener un problema tan grave que se generó por la incompetencia e ineptitud de Claudia López, se presenta otro por la culpa e incapacidad de la alcaldía en cabeza de Claudia López. En primer lugar, la señora alcaldesa en vez de manejar con altura y grandeza la pandemia de su ciudad, se encargó desde el principio a buscar culpables para, según ella, Lavarse las manos y que todo error fuera endilgado al presidente Duque y que todo acierto se lo reconocieran a ella solamente. 

Fiel a su doctrina izquierda que solo ofrece populismo y demagogia, los bogotanos estamos ad-portas de una cuarentena estricta total porque la alcaldesa no cuidó la salud de los ciudadanos, sino que gastó cantidades de dinero de forma irresponsable en imagen personal para ella y en marketing político para su alcaldía.

En segundo lugar, la alcaldía que solamente se encargó en culpar a los demás de todo, se olvidó de todas las obras y necesidades de la ciudad, esto es, obras de infraestructura vial se congelaron, el deporte cancelado en su totalidad, proyectos como el del metro se paralizó, un sistema de salud olvidado, lo peor y lo que es fundamental, la seguridad, o mejor, la inseguridad en la capital de Colombia está rampante. Los ciudadanos se han dado cuenta durante este tiempo de confinamiento que se está más seguro saliendo – aunque también es peligroso, pero en menor medida – que estando en la casa, pues es en las residencias privadas donde los ladrones han encontrado su nuevo “nicho” de trabajo. Es inimaginable que en Bogotá quien hoy la gobierna, haya dicho que sería la jefa de policía y hoy la seguridad esté en “Unidad de Cuidados Intensivos”. 

Un hecho que se ha vuelto público fue uno ocurrido el pasado viernes en Usaquén donde un ciudadano que se dirigía a su residencia fue abordado por un grupo delincuencial. Y sí, lo alcanzaron a abordar, pero fue defendido por un héroe que en el cruce de disparos resultó herido, merece todo el reconocimiento público. Algunos dirán que estos hechos se han presentado toda la vida, y pueden que tengan razón, pero lo de ahora es sistemático, lo cual es grave. Tampoco nos olvidamos de lo ocurrido también en Usaquén cuando fue atacado un ciudadano en su carro. Indignante lo que está pasando, es en esta alcaldía que los hechos más temidos por los ciudadanos están pasando. Horrible. 

La alcaldesa Claudia López, no ha entendido todavía que manejar, dirigir y ser responsable de una gran ciudad como Bogotá merece todo el empeño posible de ella y de su gabinete. Los bogotanos pensaban que con López las cosas iban a ser diferentes, pero se equivocaron. No comprendieron que su campaña a la alcaldía de Bogotá fue en base a la crítica destructiva y no en proponer cambios positivos para la ciudadanía. Lo que ocurrió es lo que estamos viendo, una alcaldía y una alcaldesa que se ha empeñado en criticar todo lo que por iniciativa suya no sale, sino que, en vez de solucionar los problemas, los empeora. 

Me duele Bogotá, me duele que mi ciudad esté siendo maltratada por delincuentes que hoy tiene el espacio libre para cometer sus fechorías. La alcaldía se ha encargado de dilapidar dinero de todos los bogotanos en cosas que beneficia los intereses personales de la actual alcaldesa y no gestiona recursos para el mejoramiento de la seguridad. He sido crítico de la alcaldesa Claudia López, pero no por capricho, sino porque en verdad las cosas no están marchando como se debe. 

Para los lectores: esta columna no es sólo mi opinión, sino que recojo las angustias y rabias de muchos ciudadanos de Bogotá que están inconformes con el manejo que le ha dado Claudia López a la administración de Bogotá. Claudia no se preocupa de la ciudad, ella está en una burbuja donde cómodamente dicta lineamientos y da instrucciones para beneficio de sus amigos políticos, y ella que se ufanaba de ser la líder de la lucha contra la corrupción. 

Todo un desastre para la ciudad, no me imagino la hecatombe si llegara a ser presidente de Colombia (Aclaro, nunca va a llegar a hacerlo). 

Acerca de Aldumar Forero Orjuela 67 Articles
Aldumar Forero Orjuela, nací el 12 de noviembre de 1998 en Bogotá D.C., estudiante de Economía de la Universidad de la Salle. Egresado del colegio Externado Porfirio Barba Jacob de Bogotá, de este colegio soy Bachiller Técnico. Durante mis últimos años de bachiller trabaje en prácticas como "asesor" contable en la misma institución académica; técnico en Asistencia Administrativa. Miembro activo del grupo más grande de jóvenes en Colombia en materia política, Universitarios del Centro Democrático (UNICD). Mi pasión la política de mi país, mi interés la coyuntura mundial.