Una Lucha Desigual

Eduardo Arturo Matson Barrios

Eduardo Arturo Matson Barrios

Nuestros mecanismos de defensa y derechos están siendo arrebatados por quienes han considerado que las personas pueden delinquir y luego deben ser absueltos de toda culpa para poder alcanzar la paz y la justicia social. Clic para tuitear

Eduardo Arturo Matson Barrios

Desde hace muchos lustros atrás, criminales con abundancia de poder, fruto del narcotráfico y del actuar delictivo, han venido violentando sin piedad y de frente a los ciudadanos decentes, honrados y trabajadores de nuestro país; enluteciendo la patria. Estos malhechores han hecho y deshecho lo que han querido con el país, han arrodillado al gobierno nacional, han amedrentado a la población civil, han posado de honorables congresistas de la república y han logrado lo más triste y vergonzoso para una democracia, comprar la consciencia de quienes representan el espíritu de la ley.

Anteriormente, las entidades del Estado estaban dotadas en su mayoría de personas íntegras, honorables, legales, sin cuestionamientos y, ante todo, dispuestas a crear leyes sancionatorias contra el crimen, a combatir y a impartir justicia a capa y espada en honor a las memorias de las victimas de la criminalidad.

Pongo a flote este tema porque, lastimosamente en la actualidad del país se esta viviendo una situación compleja con respecto a quienes deben juzgar los actos contrarios a la ley, para ser mas especifico, los jueces y los magistrados de la justicia. Las conductas y los fallos de dichos funcionarios han dejado ciertos sin sabores para quienes ejercen la función social del derecho y para las verdaderas victimas que tienen conocimiento de sus derechos y de como se deben llevar a cabo los procedimientos judiciales conforme a las normas; debido que al parecer estas personas que representan el espíritu de la ley no se están apegando a ella, sino que se están dejando llevar por la pasión y por las ideologías políticas al momento de impartir justicia.

Es alarmante, claro que sí, pero no podemos ignorar de donde parte este gran problema. Recordemos que desgraciadamente algunos de los legitimados para crear leyes en el congreso de la república han sido esos mismos delincuentes que tanto daño le han hecho a la nación, esos mismos que han pretendido llegar al poder para escudarse en él. Crean normas con grandes vacíos jurídicos que a la hora de ser aplicadas le brindan total discrecionalidad al juez o al magistrado para proteger al bandido. Ahora, también posan de defensores de derechos humanos para blindar al victimario, mientras que, a las víctimas, les desconocen sus derechos y las desprotegen.

No nos estamos dando cuenta que, poco a poco vamos quedando desnudos. Nuestros mecanismos de defensa y nuestros derechos están siendo arrebatados por quienes han considerado que las personas pueden delinquir y luego deben ser absueltos de toda culpa para poder alcanzar la paz y la justicia social.

POSDATA: Debemos hacerle una reforma real y transparente a la justicia colombiana; una reforma que apele a la legalidad, a las garantías procesales y a los derechos de los ciudadanos.

Eduardo Arturo Matson B.
Acerca de Eduardo Arturo Matson B. 3 Articles
Es un joven cartagenero. Estudiante de Jurisprudencia en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, ubicado en la ciudad de Bogotá, Colombia. Representante de Cuarto y Quinto semestre del “Consejo Estudiantil de Jurisprudencia” 2019, en la Universidad del Rosario. Visionario de país, en contra de la corrupción y defensor de la democracia y de las instituciones de Estado.