#UnSueñoDePenalistasEs

Iván Cancino G.

Iván Cancino G.

En busca de un sueño
Un sueño de penalistas
Nos unimos y no nos jodieron

Lo único que es cierto es que la frase que pronuncié cuando tuve el honor de presidir la asamblea constitutiva, “o nos unimos o nos jodemos”, hoy se cambia por “nos unimos y no nos jodieron”. Clic para tuitear
Iván Cancino G.

Mañana estamos de fiesta, cumplimos un año, un año repleto de emociones y buenos resultados, el día 15 de noviembre de 2019 se creó y eligió al junta directiva del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia.

Antes de que se nos critique por el nombre, déjenme decirles que en la junta directiva cumplen un papel fundamental dos mujeres: Liliana Gutiérrez y Dalila Henao, ellas son bastiones de la solidaridad de nuestro colegio con varios colegas a quienes apoyamos en momentos difíciles para solventar angustias y necesidades básicas, así como también son piezas clave en la difusión de todo nuestro trabajo, a más de sus artículos, conferencias y aportes intelectuales.

 

Nuestro colegio, y digo nuestro porque es de todos sus afiliados, ha dado un espacio muy importante a la mujer en los ciclos de conferencias y en las barras académicas, hemos escuchado a grandes profesionales como Helena Hernández, Laura Toro, Sandra Ramón, María Camila Correa Flórez, Pamela Ruiz y Carolina Chillón, entre otras, y a nivel internacional juristas de la talla de Mariana Barbita y Mirentxu Corcoy, a todas ellas las escuchamos no para cumplir alguna ley de cuotas sino por la importancia de cada una de ellas en el tema expuesto.

 

Nuestro colegio ha crecido y mucho, de menos de 1000 personas que participamos en la fundación hoy somos más de 2500. De un capítulo Bogotá y nacional, hoy tenemos capítulos en Nariño, Santander, Atlántico, Antioquia, Tolima, Boyacá y otras regiones, para 2021 soñamos con estar en cada región de nuestro país.

 

Durante este año y en las épocas más duras de la pandemia Rodrigo Parada, Rubén Acosta y Santiago Trespalacios, además de excelentes juristas, se pusieron la diez y pusieron a disposición sus conocimientos técnicos para que disfrutáramos de muchas conferencias virtuales que fueron de utilidad para todo aquel que le interesara y que aún hoy se tiene acceso a ellas con solo abrir nuestro canal de YouTube llamado “Ideas penales”.

 

Creamos el comité de solidaridad, acudimos al llamado de la Corte Constitucional para pronunciarnos sobre temas de trascendencia como la publicidad de las audiencias, la salud de los privados de la libertad y la oposición a la cadena perpetua, con intervenciones también en el Congreso de la República.

 

Nuestro colegio es joven, pero fuerte y sano. Se nos ha querido dividir, ultrajar y agraviar, pero aquí seguimos, cada vez más sólidos. Tenemos un colegio pluralista, donde todos caben, pero también en donde cada quien mantiene su derecho a opinar sin que sus posiciones vinculen al colegio como órgano, cada uno de sus miembros tiene su forma de pensar y expresarse y esto se respeta no solo para alabar sino para criticar, incluso a nuestros pares.

 

¿Qué nos falta? Nuestro objetivo primario es cumplir el sueño de Antonio Cancino y otros tantos: lograr que el estatuto de la abogacía sea una realidad, para que la abogacía este a la altura de este siglo y que nuestros pares sean quienes nos juzguen, como sucede en el mundo democrático.

 

Queremos un colegio que nos discipline, pero que también nos haga respetar y nos defienda, nos dé posibilidades de capacitación, seguridad social y seguro de desempleo. Hemos hecho mucho, pero nos faltan cosas. Lo único que es cierto es que la frase que pronuncié cuando tuve el honor de presidir la asamblea constitutiva, “o nos unimos o nos jodemos”, hoy se cambia por “nos unimos y no nos jodieron”.