Venezuela: el lado oscuro de la luna

Eduardo Benítez Gaitán

@EduardoBenitezG

Venezuela: el lado oscuro de la luna Columna de Eduardo Benítez Gaitán Clic para tuitear

El 25 de abril de 1974 un grupo de jóvenes oficiales del clandestino Movimiento de las Fuerzas Armadas dio inicio a la “revolución de los claveles” en Portugal que finalizo con 40 años de dictadura como única posibilidad frente a un régimen cerrado a una salida política, en menos de 24 horas el ejército tomó el control de las principales ciudades e instalaciones del gobierno, uniéndose posteriormente la marina de guerra con el control de puertos y la aviación, dando tránsito a la democracia.

En diciembre de 1989  Nicolae Ceaucescu y su mujer Elena, eran fusilados luego de 24 años de dictadura comunista sobre Rumania caracterizada por su corrupción, crisis económica, escasez y represión que estalló el 21 de diciembre en una concentración a favor del régimen que terminó con chiflidos y gritos e inicios de una revolución, trataron de huir pero los militares los detuvieron y los sometieron a un juicio exprés en un tribunal militar. Cabe anotar que Ceaucescu fue el único dictador que se opuso a la perestroika de Gorbachov que obligo un tránsito hacia la democracia en el bloque comunista de Europa del Este.

Cabe anotar que Ceaucescu fue el único dictador que se opuso a la perestroika de Gorbachov que obligo un tránsito hacia la democracia en el bloque comunista de Europa del Este. Clic para tuitear

En Nicaragua la caída del dictador Somoza se debió a la derrota militar de su régimen por el Frente Sandinista en 1979, en el marco de las lógicas de la Guerra Fría, Nicaragua será centro de disputa de las dos superpotencias donde Daniel Ortega se alineará con la Unión Soviética y Cuba para su programa de reformas y afianzarse en el poder, recibiendo como respuesta militar la organización de “La Contra” para derrocarlo, lo cual, junto al empeoramiento social y económico interno, la presión regional y el ascenso de Gorbachov en la Unión Soviética llevarán a Ortega a negociar con la oposición, perder el poder en elecciones libres en 1990 y una serie de reformas como la despolitización de las fuerzas armadas que se partidirazon con el sandinismo.

Las revoluciones y protestas que recorrieron el mundo árabe entre 2010 y 2013 solo lograron un cambio efectivo de gobierno en Túnez, en Libia degeneraron en una guerra civil con la asistencia de las potencias occidentales que llevaron a la caída de la dictadura de Gadaffi (condecorado en su momento por Hugo Chávez), la caída y posterior reinstauración de un régimen militar en Egipto o la guerra civil en Siria.

Mucho se ha escrito y analizado sobre los caminos para la transición política en Venezuela a la espera de que el bravo pueblo fuerce a Maduro a entregar el poder a punta de movilizaciones pacíficas en las calles sin considerar el cinismo, la falta de escrúpulos y militarismo del régimen para sostenerse con la asistencia en primera fila de Cuba seguida del respaldo de China y Rusia.

Venezuela es un país donde las Fuerzas Armadas han tenido un gran peso en el manejo del Estado, la economía y el sistema político, un dato relevante y curioso es que, de los 64 presidentes que ha tenido Venezuela desde la independencia, 36 han sido militares, 16 abogados y 12 mandatarios con otras profesiones, es decir que el 56% de los dirigentes de Venezuela vienen de las escuelas militares, 25% de las facultades de derecho y un ínfimo 18% fueron médicos, escritores o periodistas. De ahí que la gran influencia del poder militar en Venezuela no sea un hecho reciente sino una constante estructural.

Es con Hugo Chávez que los militares vuelven a ser el centro del sistema político en Venezuela, es él quien cimienta las bases del “Nuevo Pensamiento Militar” transformando la organización y doctrina en torno a conceptos como el bolivarianismo, antiimperialismo, unión cívico-militar, defensa integral, su politización y partidización en torno un socialismo militar, todo bajo la asistencia de dictadura de La Habana.

Con Maduro el proceso de acelera hacia lo que Carlos Barrachina define como militarismo: El militarismo cubre cada sistema de pensamiento  y de valores, así como cada complejo de sentimientos con rango militar y discurre sobre los caminos de la vida civil, llevando la mentalidad militar y los modos de actuar y de decisión a las esferas civiles.

En Venezuela la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) controla alrededor del 30% del gabinete de Maduro en carteras estratégicas más allá de las de Defensa e Interior, controlan la distribución de alimentos, la infraestructura, cuentan con empresas mineras, banco, canal de televisión y recientemente tomaron el control de la estatal petrolera PDVSA, el crecimiento constante de los colectivos y milicias bolivarianas y los “ejercicios cívico-militares”.

La historia del mundo y de la misma Venezuela nos muestran un lado oscuro de la luna que se ha obviado en los análisis y planes de la transición venezolana: el rol hegemónico de los militares en la vida política, social y económica del país y consecuentemente la necesidad de desmontar ese aparato de dominación

No es casual que la oposición, en cabeza del presidente interino Juan Guaidó, enfatice en el llamado a los militares para lograr la transición, de promover una amnistía para los miembros de la FANB que apoyen el proceso y exigir explícitamente la salida de Cuba de los cuarteles y del gobierno.

La perduración del régimen de Maduro a través de la represión y asfixia de la democracia prueban que la vía del diálogo está más que agotada y que, acompañado de los cubanos y de los militares, no dará su brazo a torcer para facilitar la transición hacia la democracia; en caso de concretarse, el país hermano se vería abocado, si bien no a una guerra civil, si a un conflicto interno liderado por los residuos de la cúpula del chavismo que se resistan al proceso y congreguen en su entorno a las milicias y colectivos bolivarianos con el apoyo de los restos de las FARC y del ELN.

La perduración del régimen de Maduro a través de la represión y asfixia de la democracia prueban que la vía del diálogo está más que agotada y que, acompañado de los cubanos y de los militares, no dará su brazo a… Clic para tuitear

La transición no será del todo pacífica en Venezuela, la región y en especial Colombia, debe considerar y prepararse para dicho escenario.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 469 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo