…y se volvió a bajar los calzones.

David Ghitis

…y se volvió a bajar los calzones.

@ghitis

…y se volvió a bajar los calzones. Columna de David Ghitis Clic para tuitear

Vimos el pasado 20 de Julio algo que hacia mucho no veíamos, el trasero de Atanas Mockus.

En octubre de 1993 Mockus se bajó los pantalones frente a alumnos de la Universidad Nacional que protestaban contra la directiva de la universidad. Mockus trataba de dirigirse a ellos, pero como no podía hablar por el alboroto, ni corto ni perezoso protestó bajándose los pantalones y mostrándo el trasero a los estudiantes. En aquella ocasión Mockus dijo que ese era un recurso que puede usar un artista para poner en evidencia un malestar.

En Manizales en 1991, Mockus ya había protagonizado un acto que también generó muchas polémicas y fue conocido en los medios de comunicación como “el braguetazo”. Mockus estaba en Manizales dado que varios estudiantes, encapuchados, se declararon en huelga de hambre, tomaron la cede de la universidad y retuvieron al vicerrector. Se dice que en esa ocasión Mockus habría sacado su pene y amenazaría con orinar desde el balcón en dirección de los estudiantes.

Este 20 de julio, en el congreso después de haberse posesionado, Mockus vuelve y se baja los pantalones, esta vez buscando que los congresistas escucharan el discurso del presidente saliente del congreso, Efraín Cepeda.

Este historial de actos obscenos de Mockus ha sido justificado cada una de las veces por quienes pretenden enseñarnos a los colombianos a tolerar las excentricidades de Mockus quien las comete por intolerante. O sea, tenemos nosotros que tolerar a quien no nos tolera. Recordemos que en 1994 se enfrascó en una pelea a puñetazos con unos estudiantes en el auditorio León De Greiff.

Este historial de actos obscenos de Mockus ha sido justificado cada una de las veces por quienes pretenden enseñarnos a los colombianos a tolerar las excentricidades de Mockus quien las comete por intolerante. Clic para tuitear

Lo que ha pasado ahora con Mockus es que su nombre ya no se asocia con el ser honesto, limpio, inmaculado que durante muchos años fue faro moral del país. Su nombre ha estado asociado en los últimos años a contratos con el estado por más de $6,000 millones, entre ellos uno de $480 millones con el Fondo de Paz de la Presidencia para “lograr una movilización ciudadana en respaldo a los diálogos entre el gobierno y las FARC”. El escandalo más reciente y que es el que lo podría dejar fuera del congreso es un contrato entre la gobernación de Cundinamarca y Corpovisionarios, la fundación de la que Mockus es presidente. Este contrato se firmó en el periodo de “veda” antes de las elecciones, lo que podría inhabilitarlo. Estamos en la espera de lo que decida el consejo de estado.

Además, su estado de salud también ha generado todo tipo de dudas. El discurso de Mockus el día que entregó su apoyo a la campaña de Petro y con Claudia López parada a su lado diciéndole al oído lo que tenía que decir, ha generado en las redes sociales cientos de comentarios sobre la capacidad de Mockus de asumir la curul y las críticas a quienes lo estarían utilizando.

Mejor dicho, el Mockus de “NO TODO VALE” y de “YO VINE PORQUE QUISE, A MÍ NO ME PAGARON” ha perdido mucha de la credibilidad que tenía. Si el consejo de estado decide que si está inhabilitado para ser congresista, será su salida de la vida política, pero por la puerta de atrás.

 

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

David Ghitis

Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.

Acerca de David Ghitis 25 Articles
Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.